Cómo hacer verduras al vapor

Las verduras son una parte esencial de una dieta equilibrada que aporte todos los nutrientes que necesitamos diariamente, incluidas las vitaminas que sólo podemos obtener por la alimentación. Una de las maneras más sanas de comerlas es cuando las preparamos al vapor, en lugar de rebozarlas y freírlas o prepararlas en salsas. Además es una de las técnicas de preparar hortalizas más rápidas, pues estarán listas para comer en pocos minutos.

Es sencillo preparar unas verduras al vapor, pero te daremos algunos consejos para que lo hagas en las mejores condiciones y que no pierdas ninguno de los elementos nutritivos en el proceso, a la vez que las puedas disfrutar con la mejor calidad de sabor, textura y color.

Lo mejor es que escojas una amplia variedad de verduras para que la presentación sea la más apetecible a la vista, a la vez que a la boca. No las pases de cocción y realza el sabor todavía más con un buen aceite de oliva virgen, o con hierbas y especias, o con aceites aromatizados, y disfrutarás de una comida de primer nivel, en absoluto aburrida o sosa, sino plena de sabor.

¿Que necesitas para hacer verduras al vapor?

  • Verduras variadas
  • Una vaporera con su cesta
  • Una cazuela
  • Un colador metálico
  • Aceite, especias y hierbas
  • Sal y pimienta

Cómo hacer verduras al vapor

Instrucciones para hacer verduras al vapor

  1. Lavar y cortar. Lava muy bien las verduras con agua fresca, y si quieres, para mayor seguridad, hazlo en un barreño con unas gotas de lejía apropiada para la desinfección. Después córtalas en tiras o pequeños trozos, del tamaño de un bocado, cuando sea posible, como pueden ser el brócoli, los pimientos, la calabaza, la coliflor, las zanahorias y otras. En otros casos, como las alcachofas, quítales todas las hojas que puedas -si quieres, cuécelas también, y cómelas raspándolas con los dientes- y tíralas, y corta el corazón. En algunos casos se tratará de pelarlas, como las zanahorias o las patatas o la calabaza. Se trata de que en lo posible, los trozos de verdura no sean muy grandes para que se hagan al vapor de forma igual y no quede ninguna demasiado cruda o demasiado blanda.
  2. Vaporera o cazuela. Llena la vaporera de agua, o la cazuela en su caso, y la llevas a ebullición a fuego fuerte, y cuando comience a hervir, lo bajas para que la cocción sea la suficiente. En la cazuela o vaporera pondrás la cesta que lleve o un colador metálico por encima del agua bullente, para que no se mojen las verduras y realmente se hagan al vapor.
  3. Bien colocadas. Dentro de la cesta sitúa en el fondo los trozos de verduras más grandes y más pesadas, pues son las que más tiempo precisan o en cambio más intensidad calorífica. Encima coloca las más ligeras y más pequeñas, repartiéndolas bien por la capa superior. También puedes añadir arriba las hortalizas de sabor más intenso, como el ajo y la cebolla, aunque es recomendable que pongas cantidades mínimas de estas, porque su sabor es fuerte e impregnarán rápidamente al resto de verduras.
  4. Añade hierbas y especias. Mientras empieza la cocción al vapor, puedes añadir aceite de oliva con un pincel para que le llegue a todas las verduras, y es el momento de salpimentar y de adicionar otras hierbas y especias en polvo, como puede ser el tomillo o el orégano. Sin embargo, algunas hierbas son más delicadas, como el cebollino o el cilantro, y si las pones en este momento, su sabor se perderá bajo el resto de sabores.Cómo hacer verduras al vapor
  5. Tapar y cronometrar. Coloca una tapa sobre la cesta o colador donde se están haciendo al vapor las hortalizas, para que no escape el vapor. Esta es una técnica húmeda que necesita todo el vapor para no alargar el proceso y para evitar que las verduras no se hagan uniformemente, crudas por un lado y pasadas por otro. El tiempo que deben estar al vapor dependerá un poco del tipo de las verduras puestas a cocer, pero en general, estará entre cinco y diez minutos como mucho. La regla de oro es que estén al dente, algo crujientes pero que al hincar el diente, el centro de la pieza no esté duro.
  6. Tiempos. Te damos unos tiempos más ajustados a cada verdura, de las más comunes para comer hechas al vapor: Espárragos, de 5 a 8 minutos; brócoli, los tallos, 7 minutos, y las ramilletes, 5 minutos; las zanahorias, de 10 a 15 minutos, según el tamaño; coliflor, los tallos, 7 minutos, y los ramos, 5 minutos; mazorcas de maíz en trozos, de 8 a 10 minutos; patatas en trozos, diez minutos; espinacas, tres minutos.

Consejos para hacer verduras al vapor

  • Si quieres cocinar al vapor sin vaporeta este consejo seguro te interesará Cómo Cocinar al Vapor sin Vaporeta
  • Si vas a mezclar verduras duras con otras más delicadas, como las de hoja verde, puedes añadir estas últimas a mitad de la cocción de las primeras.
  • Los vegetales los puedes recalentar varias veces después de cocerlos al vapor, o usarlos para preparar otros platos, saltearlos… Sólo tienes que guardarlos tapados en el frigorífico.
  • Una vez cocinadas las verduras, además del aceite de oliva, especias y hierbas, también puedes usar el zumo de limón o el vinagre, tanto el de jerez como el balsámico, de manzana, etc., para darles sabor.

Cómo hacer verduras al vapor

¿Te ha gustado?
44 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.