Cómo tostar castañas

Las castañas dulces o españolas son un alimento bastante saludable, y es el comestible por excelencia en el otoño; tienen unas cualidades únicas y sorprendentes que permiten que se les de unos innumerables usos dentro de la cocina; son ideales para aportar sabores excelentes según el uso que se haga de ellas; por otro lado este alimento es recomendado por diferentes médicos y dietistas, quienes por lo general las incorporan dentro de sus diferentes recomendaciones dietarias; son especiales para aquellas personas que tienen un peso que está desmedido, ya que las castañas tienen un bajo nivel de grasa y la proteína es de aproximadamente entre el 2 y el 3 por ciento;  también son muy acogidas en las dietas alimenticias nutricionales por la riqueza de sus otros nutrientes, como vitaminas, calcio, potasio y su alto contenido de fibra.  Su consumo es tradicional en Europa, especialmente en España.

Las castañas, al cosecharlas, deben ser oreadas o secadas mínimo por una semana aproximadamente; después de seleccionarlas lo primero que se debe hacer es coger un cuchillo bien afilado y realizar uno o dos cortes en cualquier sitio, sin pasar de lado a lado, como si fuera una tapa; otras personas toman un cuchillo delgado y realizan una sola incisión semiprofunda en el centro, para así evitar que al momento de tostarlas en la forma o medio escogido, salten o exploten debido a  los vapores internos que se forman ellas.

Las castañas, para cualquier proceso alimentario o industrial, siempre se deben tostar para retirarles el recubrimiento o cáscara; existen varias técnicas para lograr esto; especialmente se practica la del proceso de asar, en el que encontramos técnicas ancestrales y tradicionales; también hay métodos más modernos. A continuación te explicaremos diferentes procesos de Cómo tostar castañas.

Sartén para tostar castañas

Primero debes preparar las castañas y hacer los cortes de cuchillo que explicamos al inicio del artículo, luego toma un sartén que no tenga recubrimientos antiadherentes o  mejor que esté viejo, pues se podría dañar; toma tu sartén y llévalo al fuego directo, deberá estar en alto durante dos minutos, pasado este tiempo agrega una cucharada de sal e incorpora las castañas que preparaste previamente, procede a revolver un poco y observa cómo se van dorando o tostando, deberás irlas moviendo para que el asado quede parejo, esto puede tardar aproximadamente entre 20 y 30 minutos; lo que se debe buscar, y es importante en este proceso, es que las castañas se tuesten solamente por fuera, ya que la esencia para hacer bien las castañas es que no se quemen por dentro, ya que tomarían un sabor amargo. Al final se retiran y así calientes se pelan y se sirven.

Sartén perforado (en España agujereado)

En las regiones de cosecha, de mucho consumo de castañas, o donde las preparan muy seguido, mantienen un sartén especial para el asado de ellas, es un sartén viejo sin antiadherentes que previamente ha sido perforado en el fondo con decenas de pequeños huecos que miden entre 3 a 5 milímetros, se busca que quede como una hornilla, donde se hace un procedimiento igual al anteriormente descrito, pero con la diferencia que el fuego de la llama puede entrar un poco dentro del recipiente,  logrando así dar mejor sabor a las castañas. Para prepararlas en este sartén, sigue los mismos pasos anteriores.

Plancha

Es un sistema que se usa más en ambientes externos, como por ejemplo asados, cocidos de verano o el tradicional BBQ americano; para hacer este proceso se debe tomar una plancha de hierro dulce o de asado, luego calentarla directamente a fuego alto el cual puede proceder de carbón, leña o gas, luego se aplica sobre ella la misma técnica del sartén; se debe tener mucho cuidado de no ir a quemar las castañas, ya que su calor es difícil de controlar.

En horno convencional

En cualquier horno casero se pueden tostar castañas, lo primero que deberás hacer es precalentar el horno a 180 o 200 grados centígrados; cuando la temperatura esté pareja, enciende sólo la parte de arriba del horno.

Hazles el corte o la incisión enseñada al principio del documento y luego ponlas en una bandeja para hornear o un refractario abierto; fíjate que queden bien repartidas, no deberán estar apretujadas ni apiñadas; luego toma la bandeja y sitúala en la parte alta del horno, busca que queden lo más cerca posible de la fuente de calor,  hornéalas aproximadamente entre 20 y 30 minutos de acuerdo al horno; muévelas de vez en cuando, retíralas, pélalas y sírvelas.

Algunos usan la técnica de colocar un pequeño recipiente con un poco de agua dentro del horno para que se caliente al mismo tiempo con las castañas  y así evitar que se sequen mucho.

Horno Microondas

Esta técnica permite asar las castañas de una manera práctica y rápida; este método puede variar de acuerdo al microondas, su edad o potencia, pero esta fórmula es básica y cada persona puede ir adecuándose a su equipo.

Primero deberás seleccionar un grupo de castañas que no sean muy grandes, hazle los cortes o incisiones necesarias, luego ponlas en un recipiente refractario especial para microondas y pon allí las castañas, no deberá ser mucha cantidad, procede a rociarles unas cuantas gotas de agua y espárceles un poco de sal, cubre el recipiente con papel film velando porque quede bien sellado, luego introdúcelo en el microondas a temperatura máxima y deja tres minutos; retíralo del horno y deja reposar otros tres minutos; el papel film se puede ver en algunos casos pegado de las castañas, pero eso no es problema, retira el papel film con la precaución de no quemarte con el vapor, saca las castañas y procede a pelarlas con las manos o ayudado por un trapo o pedazo de tela para que no te vayas a quemar, sirve inmediatamente.

En agua

Para usar esta técnica toma una olla o un recipiente, echa agua y ponla a hervir con un poco de sal y una cucharada de aceite, luego introduce las castañas (poca cantidad) y déjalas hervir por aproximadamente tres minutos; recuerda  que previamente se les debe haber hecho una incisión o corte con el cuchillo en todo el diámetro de cada castaña; luego de que pase el tiempo deseado, retira y pélalas calientes y dale el uso que quieras.

El Soplete culinario

El soplete culinario es una herramienta muy usada hoy en día por los chef y aficionados en la cocina; este soplete utiliza gas combustible como el butano, y en algunos casos gas propano.

Este soplete es usado generalmente para caramelizar postres, dorar carnes y gratinar rápidamente, entre otros, al momento de servir.

Estos sopletes pequeños y manuales pueden alcanzar muy altas temperaturas de acuerdo al gas que se esté utilizando; un ejemplo de ello son los de butano que pueden alcanzar temperaturas hasta de 1400 grados centígrados, por lo cual se recomienda ser utilizado sólo por personas que posean la experiencia.

Hay otros métodos que se usan, pero nosotros no los explicamos aquí, porque consideramos que son algo peligrosos por su manejo y difíciles de controlar para lograr el objetivo; además pueden sobre asarse las castañas o quedar con poca cocción.

¿Te ha gustado?
19 usuarios han opinado y a un 84,21% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.