Receta de lentejas con pollo.

Si de platos clásicos se trata, las lentejas con pollo pueden catalogarse como una de esas comidas de toda la vida. Además de ser de esas recetas que son muy completas, gracias a las lentejas tendremos un aporte de fibra y hierro considerable. Y si complementamos eso con el pollo, el cual es una carne blanca, tendremos del mismo un buen aporte de proteína, sin mencionar que es un alimento bajo en grasa. Es así como tenemos de resultado un plato completo, el cual al ser surtido de verduras recibiremos las vitaminas que se necesitan.

Lentejas con pollo

Es posible que os interese leer “Cómo cocinar lentejas con la Thermomix”.

Ingredientes para preparar las lentejas con pollo.

Para poder realizar esta receta de lentejas con pollo, solo debemos de disponer de los siguientes ingredientes como requisito indispensable. Cabe mencionar que las cantidades que estarán presentes en el siguiente listado. Son el equivalente para cocinar dos platos, por lo que i queréis cocinar más o menos de esa cantidad. Tenéis que hacer sus respectivos cálculos.

  • Dos vasos de caldo de pollo o agua.
  • Doscientos (200) gramos de lentejas.
  • Doscientos (200) gramos de tomates triturados.
  • Trecientos (300) gramos de pechuga de pollo.
  • Cuatro dientes de ajo.
  • Una cebolla.
  • Un pimentón verde.
  • Dos cucharadas de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva.

Esos son todos los ingredientes que vamos a necesitar para la elaboración de esta receta. Claro está que como todo platillo, se pueden usar otros ingredientes a modo de sustituto (en caso de no tener los especificados en la lista). Eso a fin de cuenta es lo que hace bonito el cocinar, la posibilidad de poder experimentar y realizar nuevas mezclas de sabores.

Es posible que os apetezca leer nuestro artículo sobre “Cómo hacer croquetas de pollo y jamón”.

¿Cómo preparar esta receta?

Sigue las instrucciones que se recitan a continuación para poder cocinar este plato de lentejas con pollo. Cabe mencionar que se pueden usarlas lentejas tradicionales de toda la vida o bien las lentejas pardina, las cuales son un poco más pequeñas que la estándar. Además se cuenta con la ventaja de que no hace falta dejarlas en remojo durante la noche, por lo que se puede ir directo a cocinarlas.

  1. El primer paso consiste en pelar y picar tanto la cebolla como los dientes de ajo. Los picaremos en trozos muy pequeños, y de esa manera podremos empezar a pocharlos. Se hará exactamente lo mismo con el tomate, aunque para esta receta emplearemos los tomates triturados. Es toes simplemente tomar un tomate cualquiera y hacerlo puré. Y finalmente tenemos el pimentón, el cual también se limpiara y troceara en pedazos pequeños. De esa manera completaremos este sofrito.
  2. El orden en el que se tiene que cocinar el sofrito es echando primero la cebolla y el ajo. Cuando se logren ablandar o poner tiernos, es que procederemos a añadir el pimentón picado. Este ingrediente se demora un poco más que el tomate, el cual será el último en añadir.
  3. Mientras se hace el sofrito, tendremos el pollo cerca, pues debemos picarlo en trozos de aproximadamente el mismo tamaño. Los cuales los iremos añadiendo al sofrito
  4. Condimentaremos el sofrito añadiendo sal y pimienta a vuestro gusto. Para luego dejar cocinar por aproximadamente unos doce minutos.
  5. Pasado el tiempo especificad, solo nos resta añadir el caldo de pollo y las lentejas. En caso de ser necesario, de puede añadir un poco más de agua, para poder dejar que las lentejas se cocinen a fuego lento, con todos los ingredientes que están dentro de la olla. Cabe mencionar que este es un plato el cual se recomienda consumir caldoso. Por lo que asegúrate que tus lentejas estén siempre bien hidratadas.
  6. Una vez las lentejas ya estén cocinadas, solo queda apagar la estufa y dejarlas reposar por aproximadamente unos cinco minutos, antes de comer en caliente.

De esta manera concluimos con la preparación de esta receta de lentejas con pollo.

Lentejas con pollo

¿A qué hora se recomienda consumir este platillo?

Esta es una receta que se recomiendo consumir en la hora del almuerzo. Ya que es una comida abundante y que puede generar algo de gases (dependiendo del tipo de lentejas que se usen). Por lo que la mejor hora del día para degustar este plato de lentejas con pollo es en el almuerzo. Es su defecto se puede guardar un poco para la merienda, si así lo prefieres.

Sin más que aportar a esta entrada, solo nos queda recomendarte seguir leyendo otro de nuestros artículos perteneciente a la sección de “Recetas” en el blog. En dicha sección hallaras entradas como la siguiente “Cómo hervir lentejas”. Además de descubrir infinidad de platillos y recetas, tanto con lenteja como con pollo.

También nos gustaría invitarlos a que comenten que les ha parecido esta entrada, y sobre todo. Si os ha quedad bueno su plato de lentejas con pollo.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.