Cómo hacer pisto manchego

El pisto manchego es un plato con fuerte sabor a pimiento verde por lo que podemos encontrar quienes aman este plato y quienes lo odien. El pisto manchego es un típico plato de Andalucía que consiste en un sofrito de verduras en aceite de oliva, con calabacín, pimiento verde, cebolla y tomate.

El pisto manchego recibe su nombre porque es típico del territorio manchego. La receta tradicional se fue extendiendo por toda España incorporando distintas verduras, por este motivo según la zona que visitemos nos ofrecerán recetas diferentes aunque la base es siempre la misma. Algunas recetas incorporan berenjenas por ejemplo.

Lo más importante es que el pisto se elabora con productos de la huerta y que van muy bien acompañando carnes, huevos fritos, jamón, etc.

Desde remotos tiempos el pisto ha ido cambiando, diversificándose con gran variedad de recetas y ha llegado al extremo de venderse preparado y envasado en latas. Claro que el sabor de lo casero no es igual a lo que se compra envasado pero para los fanáticos del pisto manchego que no tienen tiempo para dedicarse a la cocina encuentran así una buena solución.

El calabacín es uno de los ingredientes principales. Muchas personas cultivan sus propios calabacines con la idea de hacer su pisto manchego súper casero y sano. La huerta en casa te da grandes posibilidades de cocinar mejor, con más sabor y con la particularidad que le da el sabor de lo casero.

Hoy te daremos la receta paso a paso para que sepas cómo hacer pisto manchego de la forma más casera y tradicional.

¿Que necesitas para hacer pisto manchego?

  • Cebolla: una grande
  • Pimiento verde: 1
  • Pimiento rojo: 1
  • Calabacín grande: 1
  • Ajo: 1 diente
  • Tomate triturado: 400gr.
  • Vino blanco: 50 ml
  • Aceite de oliva: cantidad necesaria
  • Sal al gusto

Instrucciones para hacer pisto manchego

  1. En primer lugar debemos cortar la cebolla en daditos.  El calabacín debe lavarse muy bien y cortarlo en dados un poco más grandes que la cebolla con la piel incluida.  También debemos pelar el ajo y picarlo bien finito. Los pimientos deben limpiarse bien por dentro, quitándoles toda la parte blanca y cortarlos en daditos. pisto1
  2. En segundo lugar debes preparar los tomates. Debes pelarlos y quitarles las semillas y picarlos muy bien, también pueden pasarse por la licuadora o procesadora para que queden bien triturados.  Otra opción más sencilla es comprarlos en latas triturados o también puré de tomates.
  3. En una sartén o cazuela colocamos aceite de oliva según la cantidad de verduras que preparemos y lo dejamos calentar a fuego medio. Colocamos la cebolla picada y sofreímos hasta que se torne transparente. Luego agregamos el pimiento y el ajo, continuamos sofriendo hasta que el pimiento se ponga tierno y cambie de color.
  4. En este momento incorporamos los dados de calabacín y continuamos con la cocción hasta que se ablande. Vamos removiendo la preparación con una cuchara de madera sólo de vez en cuando  para que no se desarme el calabacín.PISTO-2
  5. Cuando el calabacín esté tierno agregamos el tomate triturado junto a un chorro de vino blanco. Se sigue cocinando la preparación hasta que el tomate cambie de color. En este punto debe tenerse en cuenta el gusto de quienes comerán el pisto manchego, si les gusta con jugo más líquido o más espeso, de esto depende el tiempo de cocción.
  6. El último paso es cocarle sal a gusto, esto se hace cuando ya está casi listo y se deja don minutos más para que se absorba.pisto2
  7. El pisto manchego así preparado es un plato que gustará a todos. Admite muchas variaciones y acompañamientos. Es ideal para comerlo con unos huevos fritos, acompañar carne de res o atún. El pan es un gran amigo del pisto manchego porque su jugo más o menos espeso provoca un incontenible deseo de introducir un trozo de pan y saborearlo sin parar.

Consejos para hacer pisto manchego

  • Puedes cocinar los calabacines en otra sartén para que no se pase ya que las otras verduras tienen tiempos de cocción diferentes.
  • Esta preparación lleva  su tiempo ya que las distintas verduras tienen distintos tiempos y momentos de cocción, nunca pongas todo junto porque así tendrás  verduras crudas o duras y otras desechas por exceso de cocción.
¿Te ha gustado?
16 usuarios han opinado y a un 87,50% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.