Merengue Suizo – Cómo hacer Merengue Suizo

¿No sentís la tentación de pasar un dedo por esa crema blanca y llamativa que se encuentra decorando pasteles en vuestra pastelería, y llevároslo directamente a la boca? El merengue es una de las cremas más utilizadas para decorar pasteles, pero también hay otras muchas formas de usarlo, por ejemplo para decorar otro tipo de repostería como los cupcakes, para rellenar pasteles, o incluso crear postres deliciosos cuya base sea el merengue y realizar una combinación con otros tipos de manjares, como las frutas.

Además, el merengue puede quemarse (con la ayuda de un soplete) para lograr una visión caramelizada, se puede tostar en el horno (lo cual es genial para hacer los típicos y tan ricos “mimos”, tortitas de merengue, y muchas más recetas deliciosas), también se puede bañar y decorar con siropes, o con chocolate fundido…. En fin, el merengue es una de esas cremas básicas que debemos saber hacer sí o sí, ya que es muy versátil y nos viene genial en el mundo de la repostería.

Si deseas saber cómo hacer merengue Suizo y empezar a decorar tus deliciosas recetas o usar esta crema como relleno o incluso inventarte tu propio postre con merengue, sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a enseñarte algunos trucos y el paso a paso para que elabores tu propio merengue Suizo casero.

El merengue

El merengue es un tipo de crema de repostería, que en ocasiones puede resultar tedioso de hacer, no por el proceso en sí, que no es tan complicado, sino que muchas veces no se consigue montar las claras como es debido, y si se consigue, es posible que dure así poco tiempo y después de desmonten dejándonos una visión de líquido y restos de algo que pudo ser crema derretida.

El merengue se puede conseguir hacer en casa de forma fácil siempre que se respeten algunas condiciones, la temperatura y las proporciones de los ingredientes.

El merengue se consigue por la mezcla de claras de huevo y azúcar principalmente y, según el proceso escogido se montarán de una u otra forma para obtener este delicioso resultado.

Aquí te dejamos otra receta de Merengue Suizo que seguro te gustará.

Tipos de merengue

El merengue en sí es el mismo, quizás podemos notar diferentes matices, pero  lo que realmente diferencia los distintos tipos de merengue es su forma de preparación. Podemos encontrar tres tipos de merengues: por un lado el merengue Francés, el merengue Italiano y el merengue Suizo.

El merengue Francés se considera básico, no es tan consistente como el resto, pero si deseas una crema de merengue un poco más ligera y no tan densa como las otras, esta es la mejor opción.

El merengue Italiano suele considerarse el más complicado de hacer, aunque también se puede hacer en casa sin problema. En este caso se montarán las claras, pero en vez de con el azúcar se deberá preparar primero un almíbar y a continuación añadirlo al batido de las claras. Este es el merengue más estable de los tres.

Por último encontramos el merengue Suizo, el cual es mucho más estable y consistente que el merengue Francés, lo que lo hace ideal para hacer moldeados y decoraciones con formas con él, así como para hornearlo y que aguante bien su consistencia.

Qué se necesita para hacer merengue Suizo

En este caso también vamos a necesitar las claras de huevo y azúcar blanca, pero también es conveniente añadirle unas gotas de zumo de limón ya que nos ayudará a darle mayor estabilidad al merengue ya montado.

Si vas a usar el merengue para hornearlo más tarde, se recomienda que la cantidad de azúcar que vayas a usar sea un poco menor, y que el peso del azúcar sea similar al de las claras. En cambio si lo deseas para usarlo como relleno o para realizar decoraciones puedes aumentar la cantidad de azúcar hasta un máximo de 400 gramos, de esta forma el merengue quedará un poco más suave.

Será importante contar con un bol grande donde podamos batir y montar las claras sin que se salga nada por fuera y unas varillas manuales, aunque también las puedes usar eléctricas, lo que suele ahorrar mucho esfuerzo.

El cazo y el termómetro también serán importantes, puesto que para hacer el merengue Suizo debemos calentar las claras hasta alcanzar la temperatura ideal para montarlas después.

Para que no tengas ningún tipo de problema a la hora de montar las claras es realmente importante que todos los utensilios estén bien limpios, sin ningún tipo de resto de grasa y también bien secos.

Paso a paso para hacer merengue Suizo

Para empezar a preparar nuestro merengue Suizo debemos empezar por separar las yemas de las claras con mucho cuidado y procurando que no nos quede ningún trozo de cáscara o que nos quede el más mínimo resto de yema, si no las claras no se montarán después. Pon las claras en un bol que pueda soportar altas temperaturas, en general el propio recipiente de la batidora eléctrica suele soportar este calor, pero dependerá de tu modelo.

A continuación dejaremos medida la cantidad de azúcar que vamos a usar para preparar nuestro merengue Suizo.

Cogeremos un cazo o una olla que permita que el bol quede ajustado en él. Le añadiremos un poco de agua (aproximadamente un dedo) y lo pondremos al fuego a temperatura alta esperando que hierva.

Una vez que el agua esté hirviendo añadiremos a las claras el azúcar y cogeremos el bol para ponerlo dentro del cazo. Es importante que esté bien ajustado por que el bol no puede tocar el agua hirviendo, sino, las claras se cuajarían y se cocinarían rápidamente.

Mientras tenemos las claras calentando debemos usar unas varillas para remover sin parar. No es necesario que batas, simplemente debemos remover la mezcla para que las claras se calienten por todos lados de la misma forma. Siempre debemos mantener bien controlada la temperatura, puesto que las claras no deben llegar a superar los 60 grados centígrados de temperatura. De ahí que el uso de un termómetro de cocina sea tan importante. (Existen unas lenguas de cocina que incorporan la pantalla del termómetro en el mango, lo que te puede resultar útil para remover y controlar la temperatura al mismo tiempo).

Una vez que las claras hayan alcanzado la temperatura indicada retiraremos el bol del baño maría con mucho cuidado de no quemarnos, dejamos que se enfríe un poquitín durante dos minutos y procederemos a añadir unas gotas de limón y después a batir a velocidad media las claras para montarlas. Para ello puedes usar unas varillas manuales, una batidora eléctrica para repostería o un robot de cocina. Es importante que empieces a batir a una velocidad media hasta que las claras empiecen a montarse y coger consistencia, después iremos aumentando la velocidad de la batidora hasta batirlas a una gran velocidad hasta que el merengue quede perfectamente montado.

Sabrás que el merengue ya está en su punto y perfectamente montado cuando el merengue se haya enfriado por completo, y que su textura sea firme y brillante.

Un truco para saber que la textura es firme es fijarnos en la punta de la varilla y si el merengue forma un pico ahí. Otro truco un poco más arriesgado es dándole la vuelta al bol del merengue, si no se cae es que ya está perfecto.

Y ¡ya está! Ya tenemos listo nuestro merengue Suizo y podemos usarlo con nuestra repostería, pero debes recordar que, aunque el merengue Suizo es más estable que el Francés, se debe usar preferiblemente el mismo día, ya que no aguantará mucho tiempo antes de empezar a perder agua mientras se conserva. No obstante, puedes guardarlo siempre en un recipiente de cristal con tapa, y si no tiene, usa papel film para taparlo. En general el merengue puede aguantarte así unos dos o como muy máximo tres días.

Merengue con toque especial

Si deseas que el merengue tenga un toque especial y un ligero sabor, siempre puedes añadirle unas gotitas de esencia de sabores, las más usadas son las de canela, la de limón y la de vainilla. De este modo le darás más sabor al merengue si deseas meterlo en el horno, y además puedes hacer combinaciones deliciosas con tu merengue de sabor y tus pasteles, solo debes tener cuidado de que estas combinaciones queden bien. La esencia la podremos añadir cuando las claras ya comiencen a cuajar y aumentemos la velocidad de batido.

Una combinación ideal del merengue es usarlo con postres o pasteles de limón. La mezcla entre el dulce del merengue y el ácido del limón los convierte en compañeros idóneos para tus postres.

Ahora que ya sabes cómo hacer merengue Suizo puedes empezar a presumir de hermosas decoraciones en tus pasteles y cupcakes, e incluso rellenar pastelitos o hacer postres de merengue. Saca tu imaginación a relucir, el merengue combina muy bien con una gran infinidad de productos.

¿Que necesitas para Merengue Suizo – hacer Merengue Suizo?

Ingredientes y utensilios

  • 200 gramos de claras de huevo
  • 300 gramos de azúcar blanca
  • Unas gotas de limón
  • Un termómetro de cocina
  • Una cazo
  • Un bol grande
  • Unas varillas manuales o una batidora eléctrica
¿Te ha gustado?
12 usuarios han opinado y a un 83,33% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.