Cómo hacer mejillones al vapor

Los mejillones son un tipo de marisco el cual tiene un sabor delicioso. El mejillón es un animal de la familia de los moluscos con una forma muy característica, estando en el interior de dos cáscaras alargadas de color negro.

Comer mejillones al vapor tiene grandes ventajas, en primer lugar es una forma de cocinar muy sencilla que no requiere demasiado tiempo, en segundo lugar te permite aprovechar al máximo las propiedades nutritivas de los mejillones, los cuáles te dan mucha proteína, vitaminas y minerales a cambio de solo unas pocas calorías.

Además luego de que estén preparados puedes servir los mejillones en la variante que más te guste, ya que pegan bien con casi todo.

Si quieres aprender a preparar mejillones al vapor, continúa leyendo ésta receta en la cual vas a ponerte morado a mejillones y por muy poco dinero.Si eres poco amante de la cocina laboriosa no te asustes, ya que la receta de hoy es muy sencilla de hacer y no vas a tardar demasiado en prepararla

¿Que necesitas para hacer mejillones al vapor?

  • Un montón de mejillones con cáscara crudos.
  • Un bote de salsa picante.
  • Una pizca de sal.
  • Agua.
  • Cuchara de madera.
  • Limón.
  • Olla

Instrucciones para hacer mejillones al vapor

  1. Conseguir los mejillones:
    Ahora vamos a acudir a una marisquería o a una pescadería a comprar los mejillones. Compra bastante cantidad ya que de una sola vez se pueden hacer bastantes y están bastante buenos. Compra los mejillones limpios, cerrados y frescos, es decir, que les hayan quitado toda la suciedad que traen cuando son pescados. Si vives  cerca de la costa,en el mar y tu ciudad lo permite, puedes coger mejillones de las paredes de los acantilados, eso sí, tendrás que realizar tu mismo la limpieza de los mismos aplicando agua limpia a toda su superficie para limpiar toda la zona de algas y de restos de alimentos.
    Cómo hacer mejillones al vapor
  2. Preparar la olla:
    Vamos a coger una olla grande y vamos a echar un poco de agua, como la décima parte de un litro aproximadamente. La razón de echar tan poca agua es que vamos a echar lo justo para que suelte un poco de vapor. Una vez tengamos el agua vamos a echar la sal, removeremos con una cuchara de madera para que se reparta de forma equitativa y echaremos todos los mejillones. Una vez realizado pon la tapa a la olla y enciende el fuego.
    acreite en una olla
  3. Apertura:
    Aquí ahora solo tendremos que esperar, el agua comenzará a hervir en unos 10 minutos y a partir de ahí tendremos que esperar otros 10 para que el vapor haga efecto y abra los mejillones, dando un total de 20 minutos a la espera que tenemos que realizar. Sabremos que están listos cuando se hayan abierto las conchas por la parte delantera y quede al descubierto la parte de nuestro mejillón.
    Cómo hacer mejillones al vapor
  4. Dejar el mejillón al descubierto:
    Por motivos de estética y comodidad, los mejillones se suelen dejar solo con la concha a la que están pegados, tirando la otra concha a la basura. Hay otras personas que directamente quitan las dos conchas, dejando los mejillones desnudos para comer con tenedor. Personalmente me gusta dejar la concha a la que están pegados ya que son muy cómodos de comer.
    Cómo hacer mejillones al vapor
  5. El picante:
    Primero vamos a echar unas gotitas de limón sobre la base del mejillón, el limón tiene un efecto mágico sobre todo tipo de marisco ya que hace que tengan un mejor sabor. Una vez estén listos, vamos a proceder a echar salsa picante sobre los mismos ya que así tendremos los mejillones a la escocesa los cuáles están buenísimos. Si a tu familia no le gusta el picante y a tí si, puedes optar por echar mejillones solo a algunos y dejar los otros desnudos.
    Cómo hacer mejillones al vapor

Consejos para hacer mejillones al vapor

  • Cuidado: Hay veces que notarás como no todos los mejillones se han abierto. Algunos permanecerán cerrados.Ésto podría ser o bien porque no les ha llegado el calor o bien porque son mejillones que están en mal estado porque se han muerto antes de tiempo. Nosotros vamos a ser precavidos y en vez de intentar abrirlos forzadamente vamos a tirarlos a la basura siempre, ya que así vamos a evitar males mayores y no nos va a ocurrir nunca nada.
  • Modo fácil: Dudo que ésta receta te parezca difícil, pero sin embargo, hay veces que por lo que sea no nos apetece cocinar pero apetecen mejillones. Aunque no tengan el mismo sabor ni la misma calidad, puedes optar por mejillones congelados y sin cáscara, los cuáles puedes mezclarlos con la salsa picante y comértelos con tenedor.
  • Variantes: Si no te gusta el picante, puedes optar por comer los mejillones de varias maneras, todas más o menos deliciosos.
    • Vinagreta: Mejillones que se mojan en salsa vinagreta puesta aparte para que se sirva la cantidad que se quiera.
    • Mejillones con mayonesa: Los mejillones con mayonesa están bastante buenos, el sabor me gusta bastante porque la mayonesa es suave.
    • Mejillones con tomate: Sustituye la salsa picante con tomate frito y lograras un sabor bastante más suave pero igual de delicioso.
    • Mejillones solos: Sin picante, solo con una pizca de limón, simples pero deliciosos.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.