Cómo hacer mostaza Dijon

¿Qué es la mostaza Dijon?

La mostaza Dijon es una salsa que procede de Francia, concretamente se remonta al siglo XIV, a la época de los duques de Borgoña. Tiene un color más amarillento que las demás y tiene un sabor más fuerte. Esta mostaza es más densa que las demás variedades, toma forma de pasta, y fue el primer tipo de mostaza que se preparó.

Suele utilizarse para acompañar a carnes o emplearse en otro tipo de salsas como la tártara, algunos tipos de mayonesa o la vinagreta. Si la vas a utilizar para elaborar estas salsas, añade poca cantidad. Con una cuchara pequeña o de café bastará.

Esta salsa la puedes comprar ya preparada en cualquier supermercado. El método de fabricación consiste en triturar el grano de mostaza, el grano de la mostaza negra y amasarlo todo con agraz, una mezcla de vinagre, agua y sal. Pero aquí te enseñaremos a hacerla en tu propia casa. Para empezar, hay dos tipos de receta: la clásica y la de grano entero.

En la actualidad, hay varios tipos de esta mostaza, presentando múltiples aromas: coñac, queso azul, nuez… dependiendo de las cosas que se le agreguen.

¿Cómo se prepara la mostaza Dijon?

¿Que necesitas para hacer mostaza Dijon?

Para la receta clásica:

  • 1 taza de cebolla bien picada (85 gramos aproximadamente)
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 dientes de ajos bien picados
  • 115 gramos de mostaza seca
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 2 cucharaditas de sal
  • 4 gotas de salsa de Tabasco
  • 2 tazas de vino blanco seco

Para la receta con grano entero:

  • 45 gramos de semillas de mostaza marrón
  • 45 gramos de semillas de mostaza amarilla
  • 1/4 de taza de vino blanco seco
  • 1/4 de taza de vinagre de vino blanco
  • Una pizca de sal Kosher
  • 1 cucharadita de azúcar moreno

Antes de empezar, es necesario apuntar que hay dos tipos de semilla de mostaza que puedes encontrar en el mercado: la blanca y la negra. La semilla de mostaza blanca es mucho menos picante, por lo que si eres una persona que no tolera bien las comidas picantes, puedes utilizar ésta variedad. Por el contrario, la negra es mucho más picante y está recomendadas a personas que les guste mucho. Si ni te gusta en exceso pero lo puedes soportar, una buena opción es que mezcles ambos tipos. Una proporción de 7 partes de semillas de mostaza blanca por 1 parte de semillas negras es una buena combinación para que tenga un toque de picor pero no sepa demasiado.

Imagen de: http://paleomoderna.com/
Imagen de: http://paleomoderna.com/

Instrucciones para hacer mostaza Dijon

Para la receta clásica:

  1. Para empezar, coge una olla o cacerola pequeña y pon el vino, el ajo y la cebolla. Pon la cacerola a fuego alto y espera a que empiece a hervir.

    Imagen de: http://www.esbieta.com/
    Imagen de: http://www.esbieta.com/
  2. Cuando esté hirviendo, baja el fuego hasta el medio y deja pasar 5 minutos. No tapes la cacerola. Cuando pase este tiempo, quítala del fuego y vierte la mezcla en un recipiente que sea un poco más grande. Déjala enfriar.
  3. En otra olla pequeña, pon la mostaza seca. Ahora, pasa por un colador la mezcla del vino, la cebolla y el ajo ya fría que hemos elaborado antes. Con una cuchara de madera, remueve todo muy bien hasta que consigas una mezcla homogénea. Cuando la tengas, añade las gotas de Tabasco, la sal, el aceite y, por último, la miel. Y vuelve a mezclar todo muy bien.
  4. Pon esta mezcla en una cacerola a fuego lento. Mientras se esté cocinando, remueve constantemente hasta que coja espesor. No dejes de batir la mostaza en este paso, porque si no lo haces podría cortarse y se echaría a perder todo el trabajo que has hecho. Sigue moviendo con la cuchara hasta que tenga la consistencia adecuada de una mostaza.
  5. Cuando la mezcla esté espesa, es hora de retirarla del fuego. Guárdala en un envase de plástico o de cualquier otro material, menos de metal. Métela en el frigorífico dos días antes de empezar a consumirla. Esta mostaza te puede durar hasta ocho semanas.

Para la receta de grano entero:

  1. En un recipiente, añade todos los ingredientes y remuévelos hasta que queden todos mezclados. Cuando lo tengas, cubre el bol con papel film bien apretado de forma que no entre el aire. También puedes utilizar una tapadera siempre que esté justa y no entre aire. Deja esta mezcla reposando a temperatura ambiente durante dos días. Este es el paso más importante de esta receta, ya que los ingredientes deben quedar bien combinados para que los sabores se vayan mezclando y cogiendo todos los aromas.
  2. Cuando hayan pasado los dos días, quita el plástico. En otro recipiente a parte, vierte la mezcla y bátela. Puedes hacerlo con una licuadora o con una batidora. Con este tipo de mostaza no vas a conseguir nunca una mezcla totalmente homogénea, tenlo en cuenta. Dependiendo de la consistencia que tu quieras que tenga, licúala más o menos. Si la quieres más densa, debes estar menos tiempo batiéndola.
  3. Una vez hayas terminado, vierte el contenido en un envase hermético. Déjala en el frigorífico durante tres meses aproximadamente. Este es el principal inconveniente de esta mostaza, todo el tiempo que tarda en macerarse hasta poder consumirla. Cuanto más tiempo pase en el frigorífico, más suave te quedará el sabor.

 

¿Qué propiedades tiene la mostaza?

Para terminar, parece interesante informar de las distintas propiedades que puede obtener con el uso de la mostaza:

  • Contiene unas sustancias llamadas mucílagos, que tienen cualidades laxantes.
  • La mostaza blanca es reconstituyente gracias a todas las proteínas, aceites vegetales, calcio, potasio y magnesio que tiene.
  • Las semillas de la mostaza tiene características antiinflamatorias.
  • Consumir semillas de mostaza, ya sea en agua tibia o utilizadas en recetas naturales como esta, aumenta la presión arterial. Además, también estimula la circulación sanguínea.
  • Otra utilidad de las semillas de mostaza blanca y negra es que se utilizan en tratamientos de dificultades respiratorias con cataplasmas.

Como ven, es una receta que, más que elaboración, necesita tiempo de espera. Por eso se recomienda que se haga gran cantidad para que no tengas que estar esperando demasiado cuando quieras comerla. Tiene muchas salidas a la hora de condimentar los platos. Ya no solo en hamburguesas o perritos calientes. En carnes y demás da un toque de alta cocina que sorprenderá a todos tus invitados.

Por último, les dejamos estos breves consejos:

Consejos para hacer mostaza Dijon

  • Puedes utilizar vinagre de manzana, que es el que más suele usarse. Pero también puedes escoger el vinagre balsámico. E, incluso, si quieres utilizar los dos puedes hacerlo. Para ello, mezcla tres partes de vinagre de manzana y una de vinagre balsámico.
  • Cuando guardes la mostaza terminada hazlo en envases bien cerrados. Una opción idónea es utilizar tarros de cristal con una tapa bien cerrada. Cuando lo tengas en el frigorífico, pueden durar hasta 8 semanas, a veces incluso 12. Pero, cuando abras un tarro, debes consumirlo en un mes. Si pasa más tiempo desde que se abrió, puede ponerse mala y no sería recomendable su consumición.
  • Por esto mismo, es recomendable que envases la mostaza en varios tarros pequeños, que en uno grande.

Esperamos que le haya resultado útil este post y que haga muchas veces esta fabulosa receta.

¿Te ha gustado?
61 usuarios han opinado y a un 95,08% le ha gustado.
4 Comentarios
  1. Hernán dice

    Hola a todos. Me parece que esta receta es muy buena, en cualquier momento la preparo y le digo si es realmente recomendable. Gracias.

  2. Hernán dice

    Algo que se me pasó de largo, la sal Kosher,en la zona de La Plata, Argentina, no se consigue, pero creo que con sal común (entrefina), se puede preparar sin alterar demasiado el sabor.

  3. Kalistenes dice

    Es absolutamente necesario que la sal sea kosher? no se puede hacer con sal marina común?

  4. Màximo Ramirez dice

    Me gusta esta interesante la receta,soy persona que gusta de buscar diferentes recetas la voy a prepar gracias. Dios te bendiga!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.