Cómo hacer empanadas

Las empanadas son un plato tradicional presentes en muchas gastronomías. En España las empanadas más conocidas son las gallegas y las asturianas. Existen muchas formas de hacer empanadas. La idea básica de una empanada es realizar un guiso con varios ingredientes y colocarlos dentro de una masa de pan o de hojaldre. Como podrás imaginar existen cientos de recetas de empanadas con ingredientes muy variados. En este artículo te enseñaremos a hacer empanadas de atún que son, junto con las de carne, las más habituales.

Las empanadas son una comida muy nutritiva y saludable. Aportan todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita y además…¡son deliciosas! Además este alimento es uno de los preferidos por los jóvenes y los niños ya que se come con las manos. Por esta razón se convierte en un plato perfecto para la merienda o para llevar a las excursiones. Si deseas aprender a hacer empanadas presta mucha atención a lo que viene a continuación.

¿Que necesitas para hacer empanadas?

Para la masa:

  • 750 gramos de harina
  • 250 gramos de agua
  • 25 gramos de sal
  • Aceite
  • 25 gramos de levadura fresca
  • Un vaso de vino blanco

Para el relleno:

  • 750 gramos de cebolla
  • Un pimiento rojo y uno verde
  • 400 gramos de bonito en conserva
  • 250 gramos de salsa de tomate

Instrucciones para hacer empanadas

  1. Lo primero que debes decidir es el tipo de empanada que quieres hacer. Los ingredientes de esta receta son los necesarios para cocinar una empanada para seis comensales. Puedes hacer una empanada grande de forma cuadrada o redonda o varias empanadillas pequeñas, eso que da a tu elección, aunque si no estás acostumbrado a hacer este tipo de platos será mejor que hagas una única empanada más grande en lugar de varias pequeñas.
  2. Comenzaremos realizando el relleno que tendremos que sofreir.
  3. Pela las cebollas y córtalas en juliana (en forma de pequeños cubos). Lava muy bien el pimiento y pártelo de la misma forma que las cebollas.                                                                         bell-pepper-569070_640
  4. Echa bastante aceite en la sartén, hasta cubrir toda la base y ponla al fuego. Cuando el aceite esté caliente vierte las hortalizas. Debes dejarlas pochar durante unos veinte minutos a fuego lento. El fuego debe estar bajo para que la cebolla y el pimiento no se quemen. Te darás cuenta de que el sofrito está listo cuando la cebolla comience a verse transparente. Vigila el proceso para asegurarte de que no se queman ni se pegan a la sartén.
  5. Cuando estén listas retíralas de fuego y escúrrelas muy bien. En una sartén limpia debes verter toda la salsa de tomate. Lo ideal es que utilices una salsa casera. De esta forma la empanada estará más rica y será mucho más saludable. Cuando la salsa comience a calentarse añade las cebollas y el pimiento y el atún, asegurándote de que no añades el aceite del bonito en conserva. Déjalo todo a fue muy lento durante unos diez minutos. De esta manera los sabores se irán mezclando. Cuando esté listo retíralo del fuego y déjalo enfriar.
  6. Ahora vamos a ponernos a hacer la masa.
  7. Coge un bol lo suficientemente amplio para que quepan en él todos los ingredientes.
  8. Introduce la levadura en uno de los lados del recipiente. Debes asegurarte de que la desmenuzas muy bien hasta que solo quedan migas. En otro lado del recipiente, sin que ambos ingredientes se junten por el momento, coloca la sal. Añade la harina, el aceite y el agua. También debes añadir en estos momentos el vino blanco. Asegúrate de que tanto el agua como el vino están templados o a temperatura ambiente ya que de otra forma no mezclarán bien con el resto de ingredientes.
  9. Mezcla todo muy bien con la única ayuda de tu mano. Al principio la masa estará un poco pegajosa pero a medida que vas mezclando todos los ingredientes la masa irá adquiriendo cuerpo.
  10. Cuando la masa esté consistente será la hora de comenzar a amasarla sobre una superficie plana. Espolvoréa harina en abundancia sobre la encimera o mesa sobre la que vas a apoyarte. Esta operación es importante para que la masa no se pegue.                                                                                 bread-417801_640
  11. Amasa con ambas manos durante unos quince minutos. Si no estás acostumbrado a hacer este tipo de trabajo seguramente te cueste bastante amasar y es posible que te duelan los brazos pero el amasado es fundamental ya que es lo que consigue que el pan presente una textura suave y homogénea.
  12. Cuando hayas terminado forma una bola con la masa y déjala reposar. Cúbrela con un paño mojado y espera aproximadamente una hora para que la levadura haga efecto. Cuando la descubras observarás que la masa ha aumentado aproximadamente el doble.
  13. Pon a precalentar el horno a una temperatura de doscientos grados durante unos cinco minutos.
  14. Mientras el horno se precaliente vas a terminar de montar la empanada. heat-248231_640
  15. Coge la masa y amásala durante unos minutos hasta que puedas manipularla con facilidad. Divídela en dos partes del mismo tamaño y expándelas con la forma que desees (circular o rectangular).
  16. Coloca la base sobre la bandeja del horno y vierte el relleno sobre ella. Debes extenderlo por toda la superficie de la masa salvo por los bordes. Debes dejar varios centímetros libres de relleno para poder doblarlos con posterioridad. Una vez hecho esto coloca la otra parte de la masa sobre el relleno.
  17. Ahora debes cerrar la empanada. Para ello dobla los bordes y enróllalos sobre sí mismos. Para que no se abran los bordes durante la cocción aplástalos con un tenedor.
  18. A continuación realiza un corte en el centro de la empanada y pincha toda su superficie con un tenedor. Esto permitirá que la empanada “respire” mientras se cocina.
  19. Por último pinta toda la superficie de la empanada con yema de huevo para que se dore.
  20. Introduce la empanada en el horno. Debes cocinarla durante unos 45 minutos a una temperatura de 180 grados. Recuerda que cada horno es diferente y el tiempo que te ofrecemos aquí es unicamente orientativo, ya que el resultado final dependerá de tu horno en particular. Vigila todo el proceso y apaga el horno cuando la empanada esté lo suficientemente dorada. No la saques aún del horno. Abre la puerta del mismo para que se enfríe y deja que la empanada repose en su interior adaptándose a la temperatura ambiente.

Consejos para hacer empanadas

  • Recuerda que la empanada aguanta en buen estado durante varios días, de forma que si te sobra empanada no debes preocuparte. Simplemente resérvala en un plato para consumir al día siguiente.
¿Te ha gustado?
28 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.