Si alguna vez te has preguntado cómo hacer gachas o has pensado que sería buena idea hacerlas, estás de suerte. En este artículo te vamos a enseñar cómo preparar unas auténticas gachas. Pero, antes de empezar a cocinar, ¿sabemos qué son las gachas?

¿Qué son las gachas?

Las gachas están hechas con una base de trigo o harina tostada. Tienen un aspecto parecido al de las papillas. El harina se cuece con agua y después se le añaden ingredientes tales como tocino, panceta u otras partes del cerdo. También se le puede añadir chorizo o cualquier otro tipo de embutido o carne que sean similares. Además se añade pimentón, aceite, ajos y sal.

El harina que se utiliza para este plato es harina de almortas. Es una variante que se encuentra en Castilla la Mancha. Hasta hace poco, era difícil de encontrar. Pero ahora se encuentra de forma más común, sobretodo a través de internet. Si en tu supermercado habitual no encuentras el harina de almortas, prueba a buscar en la web. Seguro que encuentras algún sitio donde te venderán este tipo de harina sin ningún tipo de problema.

El origen de este plato parece que se encuentra en el pastoreo y era también común entre la gente que vivía del campo. Se solía consumir preferiblemente en días en los que hacía mucho frío. Y se consideraba una comida de pobres. Aunque parece ser que las gachas se hacían desde mucho tiempo antes de que los pastores y la gente de campo empezarán a cocinarla. Hay fuentes que dicen que las gachas se hacían en el antiguo Egipto y en Babilonia. Este plato se hacía con harina de trigo o de cebada.

Como podemos observar, es un plato muy popular y ha sido cocinado y consumido por mucha gente desde hace muchísimo tiempo. A continuación, vamos a aprender cómo se prepara este delicioso plato tradicional.

¿Cómo hacer gachas?

¿Que necesitas para hacer gachas?

Para hacer unas gachas tradicionales necesitamos los siguientes ingredientes:

  • Cuatro cucharadas de harina de almortas colmadas. Se pone una cucharada por cada persona que vaya a comer el plato.
  • 1 litro de agua.
  • 100 mililitros de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita pequeña de pimentón dulce de la Vera.
  • 250 gramos de tocino, de panceta, de careta de cerdo o de cualquier otra parte del cerdo que prefieras.
  • 1 chorizo.

Ahora vamos a ver cuáles son los pasos a seguir para hacer gachas:

Instrucciones para hacer gachas

  1. El primer paso que tenemos que dar es sacar todos los ingredientes que vayamos a utilizar para tenerlos a mano. Si hacemos esto, nos resultará más fácil y llevadero hacer el plato si tenemos cerca todos los ingredientes y utensilios. De esta forma no tendremos que parar la elaboración para buscar las cosas que necesitamos.
  2. Una vez que tengamos todos los ingredientes y utensilios necesarios preparados, podemos comenzar a preparar las gachas. Lo primero que tenemos que hacer es coger la panceta y cortarla en trozos más o menos grandes. Tienen que ser lo suficientemente pequeños para que quepan en una cuchara sopera. Pero no demasiado pequeños, ya que estamos buscando trozos que se vean y sean grandes. Cuando tengamos cortada la panceta (u otro tipo de carne de cerdo), hacemos lo mismo con el chorizo. Los trozos de ambos alimentos tienen que ser igual de grandes. A continuación, freímos los trozos de panceta y de chorizo. Para hacerlo, cogemos una sartén grande y echamos un buen chorro de aceite de oliva. Cuando el aceite esté bien caliente, añadimos los trozos de panceta y de chorizo. Tenemos que dejar que suelten toda su grasa, ya que esta grasa es la que le da el sabor al plato. Cuando se terminen de freír y de soltar la grasa, lo retiramos del fuego y lo pagamos. Lo quedamos a parte para utilizarlo después.
  3. Ahora, en otra sartén, freímos los ajos. Volvemos a echar un chorro de aceite de oliva. En este caso, solo un poco. Cuando el aceite esté caliente, añadimos los ajos. Cuando veamos que los ajos están casi fritos, añadimos el pimentón dulce de la Vera. Hay que tener cuidado para que no se queme el pimentón. Si se quema tendremos que tirar los ajos y volver a hacerlos de nuevo. El truco para que no se queme el pimentón dulce de la Vera está en que, en cuanto echemos la cucharadita de pimentón a la sartén, empecemos a remover. Y no paremos de removerlo todo bien. No tenemos que tener mucho tiempo el pimentón en el fuego. Con un par de vueltas estará listo.
  4. Cuando los ajos y el pimentón estén listos, es el turno del harina. Cogemos el harina de almortas y, como hemos dicho antes, añadimos una cucharada bien llena por persona. Ponemos el fuego bajo. La dejamos cocinar lentamente, removiendo para que todo el harina se cocine bien y se integre con el ajo y el pimentón. Una vez que veamos que el harina de almortas tiene un color marrón o tostado ha llegado el momento de añadir el agua. Ahora, cuando el agua ya esté en la sartén, añadimos sal al gusto.
  5. Removemos la mezcla para que los posibles grumos de harina que se hayan formado desaparezcan. Cuando todos los grupos estén disueltos, dejamos cocinar todo en la sartén. Ponemos el fuego a nivel medio. Cuando empiece a espesar la mezcla, dejamos de remover un rato para dejar que hierva unos minutos. De esta forma, dejamos que la grasa salga a la superficie y se integre con la mezcla.
  6. Sabremos que nuestras gachas están hechas cuando la grasa de color rojo que estaba en el fondo de la sartén salga a la superficie. El plato de gachas final tendrá un aspecto parecido al de la bechamel. Pero con un color marrón clarito y anaranjado, por el pimentón.
  7. Cuando se haya terminado la cocción, retiramos la sartén del fuego y echamos las gachas en los platos correspondientes para cada comensal. Después, se echan unos de los trozos de panceta y chorizo que habíamos frito antes.
  8. Ya tenemos nuestro plato de gachas tradicional hecho.

Como podemos ver, es un plato sencillo de hacer. Se pueden hacer muchas variantes de este plato y añadirle todos los ingredientes que creamos convenientes.

Pero, se le suele añadir curruscones o picatostes caseros para darle un toque crujiente a las gachas. Son muy fáciles de hacer. Solo tienes que tener pan duro por casa. Para hacerlos solo tenemos que cortar el pan duro en cuadrados más pequeños que los de los trozos de panceta y chorizo. Una vez que los tengamos cortados, cogemos una sartén y ponemos abundante aceite de oliva. Cuando el aceite esté muy caliente, añadimos los trozos de pan duro y los dejamos freír. No tardan mucho en freírse, así que ten cuidado de que no se te quemen. Cuando estén listos, los ponemos en un plato con un papel absorbente de cocina para retirar el exceso de aceite. Los dejamos a parte hasta que tengamos las gachas hechas. Después, solo tenemos que añadirlos al plato de gachas final y ya hemos acabado.

youtube.com

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.