Cómo freír croquetas congeladas

¿A quién no le ha ocurrido el hecho de freír croquetas congeladas y que queden quemadas por fuera pero frías por dentro? Presumiblemente a muchos de nosotros. Y es que aunque a simple vista pueda parecer sencillo, cocinar comida congelada requiere dedicación y un cierto conocimiento. De hecho, hay una gran variedad de comida que comprándola congelada o bien, congelando una vez comprada nos será de gran utilidad, ya que la podremos cocinar cuando lo deseemos sin necesidad de preocuparnos por su estado. De este modo, las croquetas es uno de estos ejemplos; existen numerosas variedades de croquetas -de setas, de jamón, de cocido, de bacalao, etc.- y, la verdad, es que hay muchas marcas de fabricantes de croquetas que las hacen muy ricas aunque no sean croquetas caseras. Ahora bien, aunque la materia primera sea bien sabrosa, es muy importante encontrarle el punto a la hora de cocinar estas croquetas para que nos queden de lujo. Por ello, hoy en doncomos.com te explicamos cómo freír croquetas congeladas para que queden bien por dentro y por fuera.

¿Que necesitas para freír croquetas congeladas?

  • Croquetas -tantas como desees cocinar-.
  • Congelador -para mantener las croquetas previamente-.
  • Aceite -preferiblemente de oliva, 250 centilitros más o menos-.
  • Paella o freidora.
  • Plato para servirlas.
  • Papel absorbente.
  • Pinzas para ir moviendo las croquetas.

Instrucciones para freír croquetas congeladas

  1. El primer paso será escoger la croqueta. Para ello, podemos optar por una croqueta casera -si es que tenemos tiempo y dedicación para poder hacerla, obtendremos de bien seguro un mejor resultado-, de lo contrario optaremos por cualquier marca de croqueta congelada. De este modo, puedes investigar e ir probando, ya que cada tienda y supermercado tiene varias marcas. Así, escoge la variedad que más te guste y la marca que prefieras.Cómo freír croquetas congeladas
  2. Una vez tengas las croquetas compradas y congeladas y las quieras cocinar, empezará lo que es propiamente el proceso. En este caso, lo primero que deberás hacer es sacar las croquetas del congelador -tantas como desees comer- y dejarlas encima del mármol-encimera. Ten en cuenta, que nunca debes descongelar las croquetas antes de cocinarlas -ni microondas ni nada parecido-. Ahora bien, dejarlas unos minutos encima de la encimera antes de ponerlas en el aceite es muy recomendable para que empiece a perder frío.
  3. Mientras dejas las croquetas fuera del congelador, será momento de ir calentando el aceite. Este paso es quizás el más importante, ya que la temperatura del aceite y el tipo que utilices será fundamental para que tus croquetas no se rompan ni se quemen. Por ello, comienza por escoger la paella que vas a usar. En caso que tengas una freidora te aconsejamos que la utilices, de lo contrario, elije alguna paella en la que quepan bien las croquetas y en la que puedas poner aceite para cubrirlas. Cómo freír croquetas congeladas
  4. Cuando tengas la paella o la freidora escogida, será el momento de verter el aceite. De este modo, te recomendamos que recurras al aceite de oliva mejor que el aceite de girasol. En este caso, el de oliva tiene un aguante de degradación mayor por lo que se mantendrá mejor a altas temperaturas. Así, debes rellenar la freidora -hasta la marca correspondiente- o bien, la paella con este aceite hasta el nivel que consideres que quede la croqueta cubierta -2 o 3 dedos-.
  5. El siguiente paso, será poner en marcha el fogón o enchufar la freidora; la idea es que el aceite llegue a altas temperaturas -más de 160 grados-, por lo que deberás ponerlo prácticamente a máxima potencia, únicamente inicialmente.Cómo freír croquetas congeladas
  6. Cuando observes que el aceite ya hierve -le suelen salir burbujas pequeñas-, podrás ir poniendo en su interior las croquetas. Para ello, puedes usar pinzas o ayudarte con algún instrumento de cocina, puesto que el aceite estará hirviendo. Intenta ir colocando las croquetas por el centro y con mucho cuidado para que no se rompan al caer.
  7. Una vez estén dentro, deja 1.30 – 2 minutos por un lado y dale la vuelta, haz lo mismo con el otro lado. Este paso inicial, será vital para que se sellen bien; así, una vez hayas hecho este primer contacto con ambos lados, será el momento de bajar la potencia a la mitad. Para ello, baja el fogón o la freidora a potencia media y deja que se vayan cocinando. La idea es que cuando las empieces a ver tostaditas, vayas dándoles la vuelta para que se hagan por todos los lados. Intenta darle la vuelta a todas de golpe para que queden todas hechas más o menos igual.Cómo freír croquetas congeladas
  8. Con la potencia a la mitad, te aseguras de que se vayan haciendo también por dentro; así, debes ir controlando tus croquetas e ir dando la vuelta cuantas más veces mejor. Cuando las veas doradas puedes ir retirándolas del fuego. Te recomendamos que te pongas un trozo de papel absorbente en el plato para que no queden demasiado aceitosas. Con esto, ¡ya tendrás tus croquetas listas para comer!Cómo freír croquetas congeladas

Consejos para freír croquetas congeladas

  • Si deseas cocinar croquetas de diferentes sabores o de diferentes marcas, intenta cocinarlas separadas -para que no cojan el sabor de unas y otras- o bien, colocarlas diferenciadamente en la sartén.
¿Te ha gustado?
131 usuarios han opinado y a un 83,97% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.