Cómo rebozar pescado

Una de las maneras más sencillas y conocidas de cocinar el pescado, es hacerlo rebozado. Pero saber cómo rebozar el pescado correctamente y que quede un rebozado bien crujiente, sin romperse el pescado, sin resultar muy grasiento, muy pesado o con demasiada capa de rebozado, requiere su truco. Es más, también se puede hacer un buen pescado rebozado sin tener que utilizar el clásico huevo. No os perdáis cómo se pueden preparar, porque es sencillo si se tienen en cuenta unos pequeños truquitos.

No os olvidéis de los ingredientes clave: la harina y el huevo (a parte del pescado) y tener algo de destreza con el rebozado. A la hora de poder rebozar el pescado, sólo hay que tener en cuenta qué tipo de pescado queréis rebozar e intentar que suelten el mínimo posible de agua. Si el pescado suelta mucha agua a la hora de freírlo, empezará a saltar mucho aceite y podéis quemaros. Así que intentad, antes de pasarlo por el huevo y la harina, secarlos un poco con papel de cocina absorbente.

Puedes preparar los platos más típicos de algunas zonas como el típico y famoso pescaíto frito, las gambas rebozadas, la clásica merluza rebozada, los chopitos de Andalucía, los boquerones, las puntillitas, los chipirones, etc. Sabiendo cómo rebozar el pescado, sólo te faltará variar o coger tu propia técnica (que hay muchas) y hacerla tuya. Puedes incluir en la mezcla del huevo un poquito de leche, otros prefieren añadirle condimentos, hay quien no usa huevo, etc.

Instrucciones para rebozar pescado

  1. Cuando tengáis decidido qué tipo de pescado vais a utilizar (entero, en rodajas, en trozos, etc.) dejarlos sobre un plato con papel de cocina absorbente. De esta manera si suelta mucha agua no salpicará después con el aceite y evitareis posibles quemaduras o manchar la cocina en exceso.
  2. Se coge un plato y se bate el huevo con el tenedor.
  3. En otro plato, se echa la harina.
  4. Se coge el pescado y se pasa por el plato con la harina. Cuando hayas cubierto el pescado de harina, coge otro plato y sacude el exceso de la harina.
  5. El último paso es pasar ese mismo trozo de pescado por el huevo. Que quede bien impregnado. No olvides que también debes escurrirlo bien para que no esté excesivamente lleno de huevo.
  6. Echa un poquito de sal a cada pieza de pescado para que no esté soso pero cuidado, si te pasas quedará saladísimo.
  7. Cuando tengas todos los trozos de pescado pasados por harina y después por el huevo, se coge la sartén y se coloca sobre el fuego, se le echa aceite de oliva y asegúrate que quede bien cubierta la base (unos dos dedos).
  8. Cuando el aceite esté caliente, se le empieza a echar el pescado. Cuidado de que no salpique y puedas quemarte.
  9. El truco para que quede bien el rebozado es ir rebozándolo poco a poco. Y pocas piezas en la sartén a la vez. Así también evitarás que pueda romperse el pescado o se quede pegado entre sí.
  10. Cuando empiece a estar doradito el pescado, dale la vuelta y deja que ambas caras del pescado estén doradas. Cuando ya tengan ese color, puedes ir emplatando el pescado rebozado, ya estará bien frito.
  11. En caso de que no puedas comer huevo, no te preocupes, puedes hacer el pescado rebozado sin él.
  12. Sólo con la harina. Y continua con todos los pasos iguales.
  13. Otra alternativa al rebozado es con pan rallado. Utiliza el pan rallado en vez de la harina. Eso sí, el pan rallado absorbe más aceite, así que no lo olvides a la hora de freírlo.

¿Que necesitas para rebozar pescado?

  • El pescado que quieras hacer rebozado.
  • Un huevo (en el caso de que quieras usarlo) si decides obviarlo, no lo utilices y sigue con el resto.
  • Harina.
  • Un poquito de sal.
  • Aceite de oliva para rebozar el pescado.
  • Una sartén.
  • Unas pinzas para coger el pescado y/o espumadera para el pescado.
  • Papel de cocina absorbente.
  • Un tenedor para batir el huevo.
  • Platos.

Consejos para rebozar pescado

El pescado rebozado es muy sencillo de elaborar, sólo falta un poco de práctica para que no se te rompa el pescad ni te pases con la harina o un exceso de huevo y el rebozado salga perfecto. Si te pasas el rebozado es horrible y si te quedas corto, quedará ridículo y mal. Por tanto, la cantidad para el rebozado es importante y a la hora de freírlo, también. No olvides secar el excedente del aceite al rebozarlo, con papel absorbente.

Si no puedes comer huevo, no te preocupes, simplemente evita el huevo en el rebozado y utiliza la harina. No habrá problema para rebozarlo y sale igual de bueno, aunque la consistencia no es la misma. Pero queda bien frito.

Si queréis darle un sabor un poco diferente al pescado rebozado, también puedes añadirle condimentos diferentes. No olvides añadir a parte de un poquito de sal, un poco de pimienta, perejil, ajo molido, etc. Y para los amantes del cítrico, un chorrito de limón tras haberlo rebozado.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.