Cómo preparar encurtidos caseros

Sembrar nuestros propios vegetales tiene sus beneficios. Por ejemplo, solo tendremos que salir a la huerta para tomar lo que necesitamos para cocinar en el día, lo que quiere decir que nos ahorramos la ida al supermercado.

Por otra parte, tenemos la certeza de que nada que le hayamos aplicado a las plantas, para mejorar su crecimiento, afectará nuestra salud de manera negativa, ya que, para nadie es un secreto que, por lo general, los cultivos son rociados con pesticidas y otros tipos de químicos que podrían llegar a enfermarnos, si los consumimos.

Sin embargo, la situación puede complicarse cuando es el momento de cosechar y la cosecha ha sido muy fructífera. En este caso, casi nunca se puede aprovechar toda. Por más que nos esforcemos en consumirla y aunque compartamos con otros, siempre hay ciertos alimentos que se terminan echando a perder.

También puede suceder que, al preparar alguna comida, nos ha sobrado cierta cantidad de verduras. En tal caso, para que no se dañen, es importante aprovecharlas lo antes posible. Pero, ¿cómo lo puedes hacer? Si no los vas a utilizar en una próxima receta, lo más recomendable es que los hagas encurtidos.

Las personas suelen ir al supermercado a comprar sus encurtidos, pero la verdad es que puedes hacerlos tú mismo en casa, con las verduras de tu preferencia. Esto te permitirá tenerlos a la mano cada vez que los necesites o desees comerlos. Pero, ¿cómo puedes hacer tus propios encurtidos?

Tal vez tengas una idea de cómo hacerlo. Pero, si te asaltan las dudas y quieres tener la certeza de cuál es el procedimiento a seguir, en este post te estaré indicando el paso a paso para tener éxito en la elaboración de tus encurtidos caseros. Te sorprenderán los resultados y verás lo práctico que resulta.

Instrucciones para preparar encurtidos caseros

Para tener las ideas bien claras desde el principio, encurtir no es otra cosa que una técnica de conservación de alimentos, la cual consiste en someterlos a una mezcla de vinagre con azúcar, especies y otros ingredientes.

Esta técnica se puede aplicar a través de la cocción o la fermentación. Sin embargo, esta última requiere de mayor tiempo de reposo, durante el cual se comienzan a desarrollar bacterias y lavaduras que hacen que los encurtidos lleguen a ser probióticos de mucho valor y con grandes efectos positivos a nivel intestinal.

Si bien es cierto que se pueden utilizar diferentes ingredientes para la conservación de los alimentos, cuando nos referimos, específicamente, a los encurtidos, el vinagre juega un papel fundamental.

En este proceso se extiende el tiempo de conservación del producto y, al mismo tiempo, se cambian su textura y sabores, los cuales van intensificándose con el paso de los días. De esta manera, llegan a convertirse en pequeñas bombas de sabor que pueden utilizarse para darle más sabor a todo tipo de comidas.

De hecho, se utilizan, con mucha frecuencia, como aderezo o complemento. Sin embargo, también se pueden consumir solos, como una especie de aperitivo o merienda saludable entre las horas de comida.

Para preparar tus propios encurtidos en casa, solo debes seguir las siguientes indicaciones:

  1. Pon un cazo al fuego y vierte en él agua, vinagre, sal, las hojas de laurel, los ajos y el azúcar.
  2. Cuando esta mezcla comience a hervir será el momento para escaldar los vegetales crudos, los cuales deben estar previamente lavados y cortados.
  3. Al cabo de unos cuantos segundos, sumérgelos en otro recipiente que contenga hielo y agua fría. De esta manera, cortarás, de inmediato, el proceso de cocción.
  4. Luego, escúrrelas bien y colócalas en frascos.
  5. Añade la mezcla de vinagre con agua, sal y azúcar hasta el borde de los frascos para que los vegetales queden bien cubiertos, pero asegurándote de dejar, al menos, 1.5 cm de espacio vacío en la parte superior.
  6. Cierra el frasco, de manera hermética y agítalo un poco para que el contenido se pueda distribuir de manera homogénea. Luego, debes permitir que repose, al menos, por un día.

Finalmente, ya estará listo para comer. Guárdalo en la nevera para que se conserve mejor. Evita colocarlo en la puerta para no someterlo a cambios bruscos de temperatura. Si lo conservas en frío, estaré en buen estado durante todo un mes.

¿Que necesitas para preparar encurtidos caseros?

Para la elaboración de este encurtido, vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 550 gr de verduras variadas o de restos no comestibles, pero que se encuentren en buen estado.
  • 250 ml de vinagre de manzana, vinagre blanco o vino blanco.
  • 3 hojas de laurel.
  • 3 dientes de
  • 40 gr o 3 cucharadas de azúcar.
  • 35 gr de sal.
  • 2 cucharaditas de semillas de mostaza (opcional)
  • 2 cucharaditas de pimienta negra en granos (opcional)
  • Agua fría.

Cabe señalar que esta cantidad de ingredientes es para la preparación de un frasco de encurtidos. Si quieres hacer más, entonces deberás ajustar las cantidades de los ingredientes.

Por otra parte, es necesario que sepas que cualquier hortaliza, verdura, hongo o hasta fruta, puede encurtirse. No obstante, existen algunas variedades que son más valoradas, debido a los buenos resultados que ofrecen. Tal es el caso de los vegetales más firmes, con pieles más duras y con una pulpa menos acuosa, ya que estos suelen resistir mejor el proceso de fermentación del vinagre.

Algunos de los grandes clásicos de los encurtidos, son: el pepino, con el cual se hacen los pepinillos, la zanahoria, la cebolla, el ajo, el calabacín, la berenjena, la coliflor, el repollo, las guindillas, los espárragos, las alcaparras, los nabos y los rábanos. En cuanto a las frutas, puedes encurtir todas las que sean cítricas y hasta la refrescante y deliciosa sandía.

Otros ingredientes que suelen utilizarse, en el proceso de elaboración de los encurtidos, son: el vinagre, por ser un ácido que posee la capacidad de cocinar alimentos crudos. También es habitual incorporar azúcar, un poco de sal y otras especies secas que soporten bien la conservación alargada, como los granos de pimienta negra, los de mostaza, las hojas de laurel y los clavitos de olor.

Consejos para preparar encurtidos caseros

Es fundamental que tengas en cuenta que no se recomiendan el uso de hierbas frescas para la elaboración de los encurtidos, ya que pueden hacer que el líquido adquiera un sabor amargo y hasta podrían deshacerse en él. Sin embargo, tendrás la oportunidad de utilizarlas en conservaciones que sean más cortas.

Con respecto al vinagre, puedes utilizar cualquier variedad, solo debes tener cuidado en elegir uno que sea de buena calidad. En realidad, todo va a depender de cuáles sean tus gustos y del grado de intensidad que quieres conseguir.

Si bien es cierto que puedes encurtir vegetales enteros, como se hace con los pepinillos, lo más recomendable es que lo hagas en rodajas, ya que así conseguirás acelerar el proceso y conseguir una consistencia más homogénea.

La idea es que coloques las verduras ya cortadas en el tarro y por fuera mezcles los demás ingredientes para luego echarlos en el tarro y cubrir los vegetales por completo. No obstante, no debes olvidar que los mejores resultados se consiguen al utilizar vegetales frescos y de buena calidad.

Una vez hecho el encurtido no debes someterlo a una cocción o pasteurización, porque estas acciones pueden destruir las bacterias beneficiosas. Cuando se conserva el pH del líquido por debajo de los 4.5, la conservación se extiende por varias semanas, aunque, para mayor seguridad, lo mejor es que lo guardes en la nevera.

Cuando hayas dominado la técnica, podrás encurtir cualquier tipo de vegetales que tengas en casa. Además de ser una opción deliciosa para comer tus vegetales, también es una excelente alternativa para aprovechar los restos y las partes sobrantes de los vegetales.

Puesto que ya sabes lo que necesitas para hacer tus encurtidos, ¿qué esperas para poner manos a la obra? No pierdas tiempo y disfruta de los beneficios que reporta el incluir encurtidos a tu dieta.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.