La coliflor es una verdura de la familia de las coles, con aspecto carnoso, grueso, redondeado y blanquecino. No pose un gran sabor, entre sus componentes abunda sobre todo el agua, no pose apenas calorías por lo que siempre forma parte de las dietas para perder peso, y es fácilmente combinable con otros alimentos que tengan un sabor más fuerte, para que le haga contraste. Tiene especie de flor sin formar y está recubierta por hojas grandes en color verdoso, cuando empieza a tomar un color rojizo, significa que ya está demasiado madura. Para comprobar su estado se debe de mirar la parte inferior de la cabeza, si está presenta una textura suave significa que no está fresca. El tamaño de la coliflor es indiferente a la calidad que esta pueda tener.

En este artículo te enseñamos a cocinar coliflor

Todas sus partes son comestibles desde las hojas en ensaladas, la flor como plato principal y el tallo como guarnición. Es fácil de hervir y se puede añadir a cualquier plato.

El modo en el que se debe de guardar debe ser siempre tal cual se compre en el supermercado, sin lavar y directamente a la nevera, preferiblemente poniendo el tallo hacia abajo y si está recubierta de algún tipo de bolsa o plástico que esta tenga pequeñas aberturas, así se evita que coja humedad y se estropee antes de tiempo. El máximo que se puede tener es de una semana, siempre y cuando se compre entera, si por el contrario se compra la mitad o ya cortada, su tiempo de frescura disminuye antes y se debe de comer en unos tres o cuatro días desde el momento en el que se compra. Si se quiere congelar, puede durar hasta un año en buen estado.

¿Cómo preparar una coliflor antes de ser hervida?

  • Saca la coliflor de la nevera y separa las partes que no vayas a consumir, como pueden ser las hojas verdes que la recubren o las partes que presenten pequeñas manchas marrones.
  • Coge un recipiente grande de cristal o de plástico y llénalo de agua.
  • Echa un chorro de vinagre o de bicarbonato, para que todos los posibles insectos que tenga adheridos o la tierra, se eliminen. Déjalo en el agua durante un par de minutos.
  • Saca la coliflor y enjuágala con agua siempre preferiblemente fría.

¿Cómo hervir la coliflor?

  • Coge una olla o una cazuela y llénala de agua, la suficiente para cubrir toda la coliflor.
  • Añade sal de mesa o de mar al agua y ponla a una temperatura media hasta que comience a hervir.
  • Haz una X en el centro de la cabeza de la verdura que tenga uno o dos centímetros de profundidad.
  • Introduce la coliflor con la cabeza hacia abajo.
  • Si quieres hervir toda la coliflor entera tendrás que dejar la olla medio destapada o cubierta con una tapa agujereada, y dejarlo hervir durante unos 20 o 25 minutos, para que se haga entera.
  • Si quieres hervirla en cachos o troceada, el tiempo que debe permanecer hirviendo es menor, de unos 10 minutos.
  • Debes comprobar que se va reblandeciendo hincándole algún objeto puntiagudo como puede ser un tenedor o un cuchillo.
  • Una vez que esté tierna se apaga el fuego y se deja reposar unos minutos.
  • Se saca de la olla y se pone en un colador para que el agua sobrante salga.
  • Colocar en un plato lista para aderezar o añadir junto con pasta u otras verduras, frutas u hortalizas.

Propiedades de la coliflor:

  1. Contiene vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 B5, B6 y B9) todas ellas muy beneficiosas para la salud de los nervios
  2. Contiene ácido fólico que contribuye a mitigar los estados de estrés, ayudando a relajarse con mayor facilidad.
  3. La vitamina B3 que posee ayuda a reducir el posible colesterol y evitar la aparición o la reducción de artritis.
  4. Contiene vitamina A, C y E.
  5. Contiene minerales como el manganeso, el zinc, cobre, calcio, magnesio, sodio, hierro, fósforo todo ellos muy favorables para prevenir y curar estados de anemia.
  6. Debido a que contiene boro ayuda que se fije mejor el calcio en todos los huesos en conjunto con el calcio.
  7. No contiene a pena grasas, así como tampoco hidratos de carbono.
  8. Contiene una gran cantidad de agua que ayuda a eliminar más fácilmente los líquidos sobrantes del cuerpo y evita la obesidad o la hipertensión.
  9. Es rica en fibra por lo que evita el estreñimiento y previene el colesterol.
  10. Sus propiedades antioxidantes son beneficiosas para el corazón, en concreto la antocianina, un tipo de flavonoide que es muy favorable para la salud de las arterias del sistema cardiovascular, así como la vista.
  11. Es anticancerígena, debido a sus componentes en azufre, en particular la sinigrina.
  12. Posee propiedades depurativas como son la clorofila, cisteína, carotenos, antocianinas, todos antioxidantes que previenen de los radicales libres y las enfermedades que producen.

Si quieres una receta espectacular de coliflor gratinada aquí la encontrarás.

 

 

¿Te ha gustado?