El brócoli y sus propiedades:

El brócoli dentro de la variedad de las coles, es una de las verduras más ricas en cuanto a propiedades, posee muchos beneficios para la salud. Se recomienda hervirlo durante poco tiempo para que todas los beneficios que alberga no desaparezcan y puedan llegar al organismo de quien lo come.

Protege la salud del corazón.

  • Rico en vitaminas A, E Y C.
  • Rico en minerales como el Zinc, Calcio, Fósforo y Potasio.
  • Es un potente anticancerígeno
  • Protege la salud de los ojos.
  • Mejora y nutre la piel
  • Previene la anemia.
  • Previene el estreñimiento, ya que es rico en fibra.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Reduce el colesterol malo
  • Desintoxica todo el organismo, eliminando las toxinas, los radicales libres y también el ácido úrico, ayudando a purificar la piel y la sangre.

¿Cómo preparar el brócoli para cocinarlo?

Es importante comprar en un sitio de confianza y calidad, el brócoli que escojas debe estar verde, pero un verde intenso, que tenga buen aspecto, sin que las manchas de color marrón llenen el tallo. Tampoco ha de estar blando, sino que debe tener una textura dura y fuerte.

Una vez que lo compres lo puedes conservar dentro de la nevera, en uno de los cajones de cristal habilítados en la parte de abajo para las frutas y las verduras.

Debes saber que el brócoli se recomienda que permanezca como mucho durante una semana, aunque si se puede cocinar antes de tres días, mucho mejor, ya que así sus nutrientes se conservaran de manera adecuada.

Antes de meterlo en la cazuela o la olla en la que lo vayas a hervir, puedes desinféctalo y para eso puedes coger un recipiente y echarle agua y un buen chorro de vinagre, o si prefieres de bicarbonato, cualquiera de los dos son un buen aliado para que todos los posibles bichos que se hayan adherido salgan flotando y se despeguen, de esta forma el brócoli quedará totalmente limpio. Después de tenerlo en remojo unos minutos debes de enjuagarlo bien con agua fría, para quitar el vinagre o el bicarbonato que se le haya quedado pegado. Tienes que eliminar las partes que estén algo dañadas por el uso, al cogerlos, así como las pequeñas manchas amarillas u oscuras que veas por el tronco.

En este artículo que seguro te interesará te explicamos cómo cocer brócoli

El brócoli se divide en la corona que es la parte de arriba y los troncos, puedes cortarlos con un tamaño de unos diez centímetros al igual que los cogollos, que sean más o menos del tamaño de la boca.  El tallo por el contrario se deja fuera y solo se echa si el guiso así lo requiere. Si los vas a consumir debes de pelarlos, quitando la capa de alrededor ya que así se facilitará su masticado, pues es algo dura.

Existen dos maneras de prepararlo, puedes escoger la opción de hervirlo, que es la más tradicional o por el contrario blanquearlo, con lo que así eliminas su sabor amargo, pero se mantiene su sabor de forma intacta, como si lo fueras a comer crudo.

Paso a paso para hervir:

  • Coge una cazuela o una olla y llénala de agua, la suficiente para cubrir todo el brócoli, si no tienes clara cuánta agua echar puedes poner el brócoli en la cazuela y medir el agua y después sacarlo.
  • Echa un poco de sal que puede ser la habitual de cocinar o sal de mar, pon el fuego o la vitro a una temperatura elevada hasta que empiece a hervir.
  • Introduce los cogollos y los tallos si los vas a comer, deber dejarlos dentro de la olla o cazuela unos cinco minutos, puedes pincharlos para ver que su textura está blanda, cuando lo hagas y compruebes que está listo puedes sacarlo con unas pinzas o echarlo en un escurridor para que salga el agua sobrante.
  • Después de sacarlo déjalo enfriar, si quieres enfriarlo cuanto antes puedes meterlo durante un tiempo en la nevera

Paso a paso para blanquear:

  • Coge una olla o cazuela y echa el agua suficiente para cubrir todo el brócoli.
  • Echa sal de mesa o sal de mar, esta ayudará a dar más sabor al vegetal, pero con el paso del tiempo el sodio que contiene hará que se reblandezca.
  • Coge un recipiente grande y llénalo con agua muy fría puedes ayudarte de los hielos, esto es imprescindible para que el vegetal conserve su textura y su color, sino lo haces estas se modificarán.
  • Espera a que hierva el agua de la olla e introdúcelo, dejándolo durante unos tres minutos, ya que si lo dejas más tiempo perdería sus propiedades.
  • Comprueba que está blando introduciéndole algún objeto con punta, como un cuchillo.
  • Sácalo con unas pinzas e introdúcelo en agua fría, puedes dejarlo unos cinco minutos reposando, debes comprobar que está completamente frío antes de sacarlo del hielo si no quieres que el calor de su interior se esparza hacia fuera y se siga cocinando.

¿Te ha gustado?