Cómo hacer whisky casero

¿Te gustaría preparar tu propio whisky? ¿Te gustaría intentar preparar esta bebida por tu cuenta en vez de acudir al supermercado? Muchas personas están comenzando a hacer sus propias bebidas alcohólicas, ya sea por no comprar bebidas comerciales o porque les apetece tomar algo creado con sus propias manos.

Para realizar el whisky no necesitarás demasiados ingredientes ni herramientas, pero sí que lleva un proceso un poco lento y además obtener un buen resultado puede ser un poco difícil.

Si deseas aprender cómo hacer whisky sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a mostrarte todo lo que necesitas para ello así como todos los pasos que debes seguir para obtener un buen resultado.

Hacer whisky casero

Podemos encontrar una gran variedad de whiskeys en todo el mundo, pero el procedimiento para elaborarlos es bastante similar, aunque cada uno de ellos puede tener alguna pequeña variedad o cambio, ya sea en los ingredientes como en el procedimiento, pero ahora vamos a aprender a hacer un whisky de forma general partiendo de un puré de maíz.

Puré de maíz

Puedes cosechar tú mismo tu maíz, ya que es realmente sencillo, tan solo debes mojar el maíz de forma que se consiga que le salgan brotes. Una vez que le hayan salido brotes al maíz ya podremos usarlo para convertirlo en puré.

Para ello deberás colocar unos 4.5 kg de granos de maíz sin tratar en un saco de yute, a continuación introduciremos el saco en un contenedor lo suficientemente grande para saturar el saco con agua tibia. Deberás estar seguro de que has dejado todo el maíz cubierto por el agua.

Este paso es muy necesario para conseguir que le salgan brotes al maíz, y estos brotes provocan que las enzimas que hay en el maíz se conviertan la levadura en azúcar, de este modo obtendremos un whisky mucho más natural y auténtico, ya que no habrá que añadirle azúcar durante el proceso. Este proceso recibe el nombre de germinado.

Deberemos dejar el maíz en remojo entre 8 y 10 días, es importante que el maíz siempre esté húmedo durante este tiempo, además el saco deberá estar en un ambiente tibio y oscuro, como por ejemplo en el sótano. Durante este proceso la temperatura del maíz debe conservarse entre los 17ºC y los 30ºC.

Pasada esa semana y media comprueba que los brotes hayan crecidos hasta alcanzar unos 6 milímetros, sino es así déjalo en remojo un poco más. Si los brotes ya están listos entonces deberemos enjuagar el maíz en un contenedor con agua limpia. Mientras lavas el maíz ve quitándole todos los brotes que puedas con la ayuda de tus manos. Los brotes deberemos tirarlos, ya que sólo vamos a necesitar el maíz.

El siguiente paso consiste en moler los granos. Para ello vamos a ayudarnos de un rodillo de cocina, un mortero de madera o cualquier otro utensilio que pueda ayudarte a moler los granos. Dejaremos el grano en el primer fermentador. (Si deseas usar un molino para moler el grano primero deberás secar los granos, puedes usar un ventilador poniéndolo cerca del maíz para que se sequen, gira el ventilador varias veces al día para que los granos se sequen por todos lados).

Una vez que tenemos el grano molido preparado debemos agregarle 18.9 litros de agua hirviendo para comenzar la fermentación.

Proceso de fermentación

Durante esta fase debemos tener mucho cuidado con la limpieza, tanto de los contenedores como de los utensilios, ya que si el whisky se contaminase con cualquier suciedad o resto se arruinaría. Para asegurar una buena limpieza esteriliza todos los utensilios, como el termómetro, las cámaras de aire y las tapas de los contenedores, y además frota y lava muy bien tus manos con jabón.

Dejaremos que el puré que hicimos antes con el maíz y el agua se enfríe hasta alcanzar los 30 grados centígrados, para que así la levadura pueda cumplir con su función.

Ahora vamos a añadir la levadura al puré cerrando seguidamente la tapa del contenedor. Después cogeremos el fermentador y lo pondremos en ángulo para comenzar a agitarlo con movimientos hacia adelante y hacia atrás durante 5 minutos.

A continuación vamos a colocar una bolsa de aire en el fermentador. Una bolsa de aire es una herramienta muy importante en el proceso de fermentación, ya que deja que el CO2 salga del contenedor, pero no permite que entre aire en el contenedor. Si entrase aire en la mezcla disminuiría el efecto de la levadura. Esta herramienta es muy económica, por lo que no hace falta que te vuelvas loco haciendo una en casa si deseas ahorrar tiempo.

Dejaremos que la mezcla fermente entre 5 y 10 días en un ambiente caliente. Este proceso puede tardar más o menos días dependiendo del tipo de grano, la levadura, y la temperatura. Es importante dejar fermentando la mezcla en calor, al menos a una temperatura de 25 grados centígrados, este calor es muy importante, porque si no, la levadura no se activará y no consumirá el almidón.

Para saber si la fermentación ya ha terminado deberás comprobar con un hidrómetro que durante 3 días la lectura es la misma. Si es así ya podrás comenzar con la destilación.

Proceso de destilación

Ahora vamos a pasar el puré al alambique. Durante este proceso no deberemos transferir ningún o casi ningún trozo sólido. Si deseas que esto no ocurra puedes usar una funda de almohada limpia y sin olores como colador. Este puré sin trozos sólidos se conoce como lavado o puré amargo.

Este lavado ya contiene cerca de un 15% de alcohol por volumen. Al destilar este lavado la cantidad de alcohol se incrementará. Para conseguir los mejores resultados en el proceso de destilación es mejor hacerlo en un alambique (vaso destilador). Si no puedes comprarlo siempre puedes hacer uno tú mismo si tienes tiempo.

Pondremos a calentar el alambique con el lavado de forma muy lenta. Este proceso no debe acelerarse usando altas temperaturas, ya que el lavado puede quemarse y el sabor será muy desagradable. Que llegue a hervir puede tardar desde 30 minutos hasta 1 hora. La temperatura de destilación estará entre los 78 y los 100 grados centígrados.

Es preciso que llegue a esta temperatura, ya que el agua y alcohol poseen puntos de evaporación diferentes. El alcohol se evapora a partir de los 78 grados, peor el agua se evapora a partir de los 100 grados, por eso no debes dejar que el agua se evapore. Tan solo se evaporará el alcohol.

El tubo de condensación se enciende una vez que el lavado llegue a los 50 o los 60 grados centígrados. El tubo de condensación cogerá el alcohol evaporado, lo enfriará rápidamente y lo volverá a convertir en líquido. Podrás ver cómo el tubo de condensación comienza a soltar líquido poco a poco.

Deberemos tirar los primeros 100 ml para estar seguros de que no consumiremos algunos compuestos como el metanol, el cual es letal. Una vez que nos deshacemos de esto ya puedes empezar a recolectar el cuerpo en lotes de 500 ml una vez que se alcancen los 80 grados. El cuerpo es lo que se obtiene del destilado.

Cuando se llegue a una temperatura a de 96 grados comenzarás a destilar los aceites de fusel, y estos deben tirarse.

Después apagamos el fuego y dejaremos que todo se enfríe. El licor que has contenido es alto en ABV, y para conseguir un resultado como el de las tiendas debes dejar añejar el whisky y diluirlo hasta que el ABV sea del 40 o del 50%.

Usa un hidrómetro para saber el Alcohol por Volumen. El proceso de añejo sólo se realizará en barriles cuando el ABV sea de entre el 58 y el 70%. En general serán barriles de roble, los cuales le darán ese sabor tan característico al whisky.

Después de dejarlo añejar durante unos cuantos años podrás diluir el whisky para reducir más el ABV y que el sabor sea agradable y no tan fuerte antes de beberlo y embotellarlo.

Ya ves que el proceso de hacer whisky es un poco largo y debes tener paciencia, pero si ya estás decidido a hacerlo ya sabes cómo hacer whisky casero.

¿Te ha gustado?
47 usuarios han opinado y a un 87,23% le ha gustado.
3 Comentarios
  1. antonio guevara dice

    Que bueno quiero que me mantengan informado refetente a como hacer bebidas alcoholicas. Gravia

  2. Alexander dice

    Por favor me pueden indicar si ¿Al germinar el maíz (en el tiempo indicado, de la forma indicada) éste huele mal, huele fuertemente a rancio, eso indica que se ha dañado, ya no sirve para continuar el proceso? Gracias por una posible respuesta.

  3. eduardo marin dice

    par amejorar la fermentacion se la puede agregar azucar? y si es asi en que prporcion?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.