Cómo hacer tortilla de verduras

Las tortillas son una de la recetas españolas con más éxito en todo el mundo. Se trata de un plato muy sencillo de preparar que presenta un sabor característico delicioso. Además las tortillas son muy versátiles y se adaptan a todo tipo de paladar. Las tortillas son muy fáciles de hacer. Existen las tortillas más simples de todas que en España se conocen con el nombre de tortillas francesas, las clásicas omelettes que consisten en el huevo batido y posteriormente frito. Tal vez la tortilla más famosa sea la clásica tortilla española de patatas. Su preparación es muy simple ya que solo llevas huevos y patatas (y cebolla, en algunos casos). Sin embargo en este artículo te proponemos una receta algo distinta, la de la tortilla de verduras. Hacer tortilla de verduras es algo muy simple y el resultado es muy sabroso. Además se trata de un plato muy equilibrado y sano que nos aporta todos los nutrientes y vitaminas que podemos utilizar.

A la hora de hacer tortilla de verduras puedes utilizar todos aquellos ingredientes que desees. En este artículo nosotros te proponemos unos ingredientes básicos que funcionan muy bien, pero debes atreverte a investigar por tu cuenta e incorporar nuevos sabores según las verduras de temporada con las que cuentas. Si deseas saber cómo hacer tortilla de verduras estate atento a las siguientes instrucciones.

¿Que necesitas para hacer tortilla de verduras?

  • Huevos
  • Sal
  • Aceite
  • Calabacín
  • Pimientos
  • Cebolla
  • Setas

Instrucciones para hacer tortilla de verduras

  1. Prepara las verduras. Para ello debes sumergirlas un rato en agua y lavarlas muy bien. Si puedes dejarlas un tiempo a remojo sería perfecto. La mayor parte de las verduras que adquirimos han sido tratadas con químicos y tenerlas sumergidas en agua te permitirá estar seguro de que están lo más limpias posibles. Otra buena alternativa es adquirir verduras ecológicas lo que te asegurará que no han sido tratadas con agentes químicos. Sin embargo debes tener en cuenta que esta alternativa es bastante más cara por lo que no siempre es posible adquirir este tipo de cultivos.                                                                            fruit-428055_640
  2. Una vez has lavado las verduras a la perfección sácalas del agua y sécalas muy bien, ya que luego vas a freirlas y no querrás que salpiquen más de lo habitual. Déjalas una rato sobre papel absorbente de forma que pierdan todo el agua extra que les sobra.
  3. En cuanto estén secas pártelas en trozos pequeños. Puedes cortarlas en tiras o en dados. Personalmente prefiero hacerlo de la segunda manera ya que luego a la hora de partir y comer la tortilla se desmigajará menos.
  4. Cuando la verdura está preparada hay que cocinarla. La verdura requiere de una mayor tiempo de cocción que el resto de la tortilla y esta es la razón por la que vamos a prepararla primero.
  5. Coloca unas gotas de aceite en la sartén y expándelas bien por toda la superficie. Pon la sartén al fuego y cuando veas que el aceite está caliente echa las verduras. Si no estás acostumbrado a cocinar es posible que te cueste identificar el momento en el que el aceite empieza a estar caliente. Si lo deseas puedes comprobarlo echando un pequeño pedazo de pan en la sartén y comprobando si este comienza a freirse.
  6. Cuando hayas echado las verduras cocínalas a fuego lento. Si pones el fuego demasiado alto seguramente quemes el exterior de las verduras y el interior permanezca crudo. Tómate tu tiempo para que las verduras queden perfectas. Cuando la cebolla empiece a presentar una tonalidad transparente debes retirar las verduras del fuego. Si aún no están listas del todo no debes preocuparte ya terminarán de hacerlas cuando volvamos a freirlas con los huevos.                                                                                     pepper-391565_640
  7. Bate los huevos en un bol y échales una pizca de sal.                                   eggs-541763_640
  8. De nuevo, echa unas gotas de aceite en la sartén y ponla a calentar. Cuando el aceite esté caliente echa los huevos batidos. Asegúrate de que está a fuego lento.
  9. Sobre los huevso echa todas las verduras y déjalas que se mezclen muy bien.
  10. Cuando veas que el huevo ha cuajado por la zona de abajo de la tortilla es el momento de darle la vuelta a la tortilla.
  11. Dar la vuelta a la tortilla puede ser una operación un poco complicada cuando uno no está acostumbrado a hacerlo. En el mercado existen algunas sartenes gemelas que permiten acoplar una a otra para realizar la operación de forma sencilla. Si no tienes este tipo de material puedes ayudarte de un plato. Debes asegurarte de que el plato es más grande que la sartén. Así la operación será mucho más simple. Levanta la sartén y coloca sobre ella el plato. Asegura el plato con una de tus manos y realiza el giro. Ahora la tortilla debería estar sobre el plato. A continuación permite que la tortilla se deslice de nuevo a la sartén y que se haga por la parte inferior. Es posible que tengas que repetir esta operación más veces pero a medida que la tortilla esté más cuajada notarás que voltearla es una operación más sencilla.
  12. Retira la tortilla del fuego cuando esté bien cuajada. Ahora solo te queda disfrutar de ella. Puedes servirla fría o caliente, como más te guste.

Consejos para hacer tortilla de verduras

  • Para que la textura de la tortilla sea más delicada y esponjosa puedes añadir un chorro de leche a la mezcla. Si deseas hacerlo debes tener cuidado de incluir la leche a la mezcla de huevos batidos y sal. No abuses de la leche ya que de hacerlo así la mezcla podría quedar muy líquida y sería difícil que cuajase bien. Incorpora la leche en el momento previo a comenzar a freír la mezcla. Échala, remueve muy bien y disponte a freír. Recuerda que no conviene que la leche esté fría cuando la incorpores al huevo batido, ya que de esta forma la mezcla podría cortarse. Si tienes pensado utilizar leche sácala de la nevera unos minutos antes para que vaya calentándose a temperatura ambiente. Si te has olvidado de hacerlo puedes calentarla muy ligeramente en el microondas. Recuerda que la leche no debe incorporarse fría, pero tampoco debe hacerlo caliente. Asegúrate de que solo la calientas durante unos breves segundos y unicamente se templa.
  • Si estás a dieta o simplemente cuidando tu alimentación las tortillas son un alimento perfecto ya que alimentan mucho y no tienen muchas calorías. Sin embargo si deseas un alimento aún más ligero puedes hacerlo utilizando unicamente las claras del huevo. Deja a parte las yemas ya que puedes utilizarlas para realizar otro tipo de platos o para dorar postres u otro tipo de alimentos.
¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.