Cómo hacer pan en casa

Si quieres saber cómo hacer pan en casa tan solo necesitas harina, levadura de panadero, agua y sal, y ponerte a trabajar en su elaboración. Al contrario de lo que puedas pensar, la receta para poder hacer pan en casa es muy sencilla, por lo que es muy aconsejable que, si aún nunca has probado a hacer tu propio pan, te decidas a hacerlo.

El pan puede formar parte de una gran cantidad de recetas diferentes. Con los diferentes tipos de panes se pueden realizar innumerables recetas. De hecho, con el pan de molde podrás preparar incluso pasteles con los ingredientes que más te gusten o diferentes recetas para los más pequeños, teniendo en cuenta que este tipo de pan es más blanda. Esto lo hace muy indicado para personas mayores, niños o personas con ortodoncia.

En cualquier caso si quieres saber cómo hacer pan en casa para poder disfrutar de todas las ventajas que supone su elaboración casera frente la llevada a cabo por los panes que puedes encontrar en algunos supermercados, sigue leyendo y tendrás la receta que buscas para poder elaborar tu propio pan.

Tipos de pan

En este artículo vas a aprender cómo hacer pan en casa, por lo que es importante que conozcas los diferentes tipos de pan que existen. Hay una amplia variedad de ellos, siendo algunos de los más populares los siguientes:

  • Barra o pistola: Es el pan más consumido en España, el más habitual. Se caracteriza por su miga esponjosa.
  • Trenza: Es una pieza compuesta por dos o tres tiras de masa que se unen en una.
  • Candeal: Cuenta con una forma de torta o rosca a la que se le hacen puntas. Se elabora con harina blanca de trigo candeal.
  • Alcachofa: Es un panecillo redondo individual con cortes en forma de cruz.
  • Rosca: Se conoce principalmente por las roscas rellenar. Se presenta en forma de acero y se puede elaborar con masas diferentes.
  • Pan payés: Hogaza típica de cataluña con gran tamaño y peso. Su corteza es crujiente y gruesa.
  • Torta de aceite: Se trata de un pan redondo, chato y casi plano con miga apretada y una corteza crujiente. Se unta con aceite antes del horneado.
  • Pan integral: Es elaborado con harina obtenida a través de la molturación del grano de trigo completo. Es muy nutritivo y se puede acompañar con frutos secos, frutas desecadas o semillas.
  • Pan gallego: Se elabora con harina de trigo gallego. Tiene más acidez y es de hidratación alta. Se puede encontrar en forma de rosca, hogaza o con moña.
  • Panes especiales o gourmet: Son panes elaborados de forma artesana con diferentes ingredientes y sin aditivos químicos. Se decoran con pipas, pasas, cebolla, queso rallado…
  • Pan ácimo: Es uno de los más sencillo de elaborar. Entre sus ingredientes no se encuentra la levadura, lo que hace que su masa sea compacta y no fermente.
  • Pan de maíz: Es elaborado con harina de maíz. Sin gluten.
  • Pan de molde: Es similar al pan blanco, pero con la salvedad de que se le añade grasa para que es té más blando. Se elabora con aceites vegetales.

Los beneficios del pan integral

El consumo del pan integral lleva asociados numerosos beneficios, propios de los productos de este tipo, siendo un tipo de pan que también puedes elaborar de forma casera y que te aporta las siguientes ventajas:

  • El estreñimiento es uno de los principales problemas que acontecen en estos tiempos de vida moderno, lo cual viene provocado por cambios de hábitos, alimentos ricos en grasas y azúcares. Gracias a la fibra presente en el pan integral se ayuda a la mejora del autoestima a nivel fecal, haciendo que se favorezca el movimiento intestinal. También favorece la evacuación.
  • Su consumo ayuda a aquellas personas que padecen diabetes, ya que estos alimentos tienen un menor índice glucémico que aquellos que son refinados. Una vez que son ingeridos no aparecen picos altos de glucosa en la sangre, al mismo tiempo que se reduce la demanda de insulina. Además, este tipo de pan ayuda a la hora de prevenir la aparición de la diabetes tipo 2. Esto se debe a que al consumir fibra de manera regular se favorece la secreción de la hormona insulina, que es la encargada de la regulación del azúcar en la sangre.
  • Por otro lado, el pan integral previene el cáncer y su aparición, en particular el cáncer de colon, ya que ayuda a que las sustancias que son carcinógenas puedan ser expulsadas del organismo junto a las heces.
  • Producen sensación de saciedad. De esta manera disminuyen la sensación de tener hambre entre otras y esto evita que se ingieran otros alimentos con mayor número de calorías. Por ello es un producto habitual en el caso de dietas y planes de control de peso.
  • Ayudan a prevenir enfermedades conorarias. Tienen una gran capacidad para reducir el colesterol «malo».
  • Contribuyen al ejercicio de la masticación, proceso necesario para preparar los alimentos para una mejor digestión.
  • Ayudan a la hora de frenar el envejecimiento celular gracias a sus propiedades antioxidantes.
  • Tienen un buen sabor, con una textura crujiente y firme. Se pueden preparar excelentes platos y preparaciones gracias al pan integral.

Por todas estas razones son cada vez más las personas que se deciden a utilizar pan integral en lugar del refinado, especialmente por aquellas personas que padecen algún tipo de enfermedad o que quieren cuidar su cuerpo para mejorar su apariencia física.

Instrucciones para hacer pan en casa

 

Receta sencilla para hacer pan casero

  1. En primer lugar debes tamizar la harina (750 g) y la sal (1/2 cucharada) en un recipiente grande, al mismo tiempo que deberás remover para que ambos ingredientes se unan.
  2. A continuación mezcla la levadura seca en un recipiente con dos vasos e agua tibia. Haz un agujero en el centro de la harina y procede a incorporar el agua con la levadura. Muévela con tus manos hasta que la masa esté despegada de los bordes del recipiente.
  3. Después deben enharinar una superficie y deberás amasar a fondo durante unos 15 minutos, o bien cuando ya no esté pegajosa y se muestre elástica y suave. En ese momento podrás hacer una bola y dejarla en un recipiente con un paño húmedo o un film para que repose y fermente. Tras una o dos horas volverás a amasarla y de nuevo harás una bola con la masa.
  4. Luego coge un recipiente transparente con tapa apto para horno. Coloca boca arriba la tapa y procede a aplicarle aceite para engrasarla. Pon un poco de harina y coloca la masa. Luego haz unos cortes con un cúter o cuchillo y tapa la masa con el recipiente, como si se tratase de una campana.
  5. Para finalizar coloca el recipiente de esta forma en el horno en frío a una altura media, con calor arriba y abajo y a una temperatura de 200ºC durante 40 minutos.
  6. Una vez esté dorado se podrá sacar y dejarlo enfriar sobre una rejilla hasta que esté listo para ser consumido.

Se trata, como podrás comprobar por ti mismo, de una receta muy sencilla de realizar, para la cual no necesitas contar con grandes conocimientos en cocina ni panadería. Por ello te animamos a que pruebes a hacer tu propia elaboración de pan.

¿Que necesitas para hacer pan en casa?

  • Harina de fuerza
  • Levadura de panadero fresca o seca
  • Recipiente transparente con tapa apto para horno.
  • Agua
  • Sal

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.