Cómo hacer milanesas marineras

Para aquellas personas que les gusta la carne, una excelente idea son las milanesas marineras o también llamadas escalopes. La verdad es que hay muchas personas que disfrutan de ellas y aparte de ser bastante deliciosas son sencillas de hacer.  Esto básicamente consiste en que se corten trozos finos y pequeños de carne, luego preparar una mezcla para poder rebosarlas muy bien y al final freírlas en el aceite. Continúa leyendo Cómo hacer milanesas marineras.

Receta uno

Utensilios que se necesitan

  • Para poder hacer esta receta necesitarás de los siguientes utensilios:
  • Tenedor
  • Cuchillo
  • Un recipiente para hacer la mezcla
  • Sartén hondo para freír

Ingredientes

  • Queso que sea rallado o para que lo ralles
  • Harina: dos tazas
  • Carne de cadera (también llamada nalga de res): le debes pedir el favor al carnicero de que te haga un corte fino y alargado de la carne.
  • Huevos: tres
  • Sal al gusto
  • Orégano al gusto
  • Abundante aceite para freír

Preparación

Paso uno

Toma la carne y límpiala bien, dejándola libre de su grasa.

Paso dos

En un bol bate los tres huevos.

Paso tres

Añade las dos tazas de harina, la sal, el órgano y el queso rallado.

Paso cuatro

Teniendo esta mezcla deberás batir hasta que veas que se haya formado una masa con textura consistente.

Paso cinco

Ahora deberás proceder a rebozar los trozos de res en la mezcla, debes mirar bien que cada  una de las milanesas quede cubierta en su totalidad.

Pasos seis

Echa el aceite en la sartén y deja que el mismo se caliente por aproximadamente tres minutos.

Paso siete

Una vez el aceite haya calentado ve poniendo cada milanesa para freírla, cada una necesitará de un aproximado de cinco minutos para estar lista, es bueno darle la vuelta para que quede crocante y tome un tono dorado.

Receta dos

Ingredientes

  • Harina: 250 gramos
  • Huevos: tres
  • Bola de lomo especial para milanesas: ½ kg
  • Dientes de ajo: dos bien picados
  • Sal al gusto
  • Perejil al gusto
  • Orégano al gusto
  • Comino al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Leche o agua
  • Provenzal

Preparación

Paso uno

Comienza por tomar los filetes y sacarles el exceso de grasa.

Paso dos

Sala cada uno de los fieles por los dos lados.

Paso tres

En un bol pon los huevos y todos los condimentos, añade la harina de a pocos y a la vez un poco de leche, para que de este modo te quede una mezcla con contextura blanda pero a la vez consistente. En vez de leche puedes utilizar agua, pero dará más gusto la leche.

Paso cuatro

Mete los filetes a la preparación y llévalos a la nevera por una hora.

Paso cinco

Una vez pase el tiempo, retira los filetes de la nevera y revuelve bien.

Paso seis

Ahora es tiempo de que cocines tus filetes en aceite, caliéntalo previamente pero no mucho para que no se te vayan a quemar tus milanesas.

Paso siete

Mirando que efectivamente tus milanesas se encuentran bien cubiertas con la mezcla, procede a freírlas por los dos lados y sácalas cuando veas que su color se ha tornado dorado.

Paso ocho

Escúrrelas y ponlas sobre un papel absorbente, para que de este modo les quites el exceso de grasa y no vayan a caer muy pesadas al estómago.

Evitar hacer milaneses aceitosas

A continuación describiremos unos consejos que te pueden ser útiles para que evites que las milanesas te queden aceitosas cuando desees prepararlas, para que logres que te queden más sequitas.

En varias ocasiones las milanesas quedan grasosas o aceitosas y esto hace que caigan más pesadas al hígado y quedemos indispuestos después de su consumo, pero como ya mencionamos, existen consejos útiles que puedes aplicar antes de freír las milanesas para que éstas queden más secas y con menos aceite.

Consejo uno

Cocínalas con el aceite en una temperatura justa, esto sería aproximadamente en 140 º, si tienes un termómetro de cocina excelente, pero si  no, haz lo siguiente: pon un trozo pequeño de miga de pan en el perol o sartén que contiene el aceite, si ves que se hunde y de forma rápida sube a la superficie y luego tuesta parejo, indicará que la temperatura está bien, si por el contrario se queda allí en el fondo, indicará que el aceite se encuentra frío y si se queda flotando desde un principio y se tuesta muy rápido es porque está muy caliente.

Consejo dos

Puedes usar un rebozador que la base sea galletas, cáscaras de pan, grisines, entre otros, pues las migas del pan rallado son las que absorben de manera más fácilmente el aceite. En otras palabras se debe evitar que el rebozado tenga partes y migas blancas de la masa.

Consejo tres

Darle algo de frío a las milanesas antes de freírlas, también ayudará a que las milanesas no queden muy aceitosas (como lo hicimos en la receta dos).

Consejo – acompañantes para tus milanesas

Hay muchas personas que adoran las milanesas, incluso pueden decir que es su comida favorita y en términos generales se imaginan comiendo las mismas con patatas fritas, sin duda este es todo un clásico en las casas, pero la realidad es que existen otras deliciosas opciones con las que quedaría muy bien acompañar las milanesas.  Hay acompañantes que son nutritivos y ricos, veamos algunos de ellos.

Ensalada de puro repollo

Debes lavar y luego cortar en tiras finas el repollo que sea necesario para hacer la ensalada para toda la familia y luego condimentar con vinagre o limón y un poco de sal. También si quieres darle un toque dulce a la ensalada puedes picarle unos trocitos de piña.

Ensalada de patatas con perejil

También la cantidad de papas dependerá del gusto, toma éstas, pélalas y luego procede a cortarlas en cubitos, posteriormente cocínalas en agua, una vez veas que ya están lista condimenta con sal, aceite de oliva y por supuesto el perejil.

Ensalada de pepino

Según la necesidad toma uno o dos pepinos, pélalos y luego córtalos en finas rebanadas, luego toma un cebollín y pícalo finamente y añádelo al pepino, condimenta con pimienta, sal, mostaza y vinagre.

Ensalada de betabel o remolacha

Pela y luego ralla cuatro remolachas, luego pon éstas en un bol, ralla una manzana verde y añádela a la remolacha, condimenta con sal,  añade una crema batida o mayonesa.

Otras formas de rebozar las milanesas

Si te gusta ser creativo (a) te mostraremos a continuación otras alternativas para rebozar las milanesas. Variar la forma común de cómo se rebozan las milanesas puede hacer que sorprendas a los tuyos, pues harán que tus recetas sean más originales, eso sí, siempre teniendo un gran sabor.

Fideos

Toma aproximadamente 150 gramos de fideos y mezcla esto con seis cucharadas de pan rallado.

Avena

Sólo deberás mezclar avena y pan rallado en la misma cantidad cada una.

Nueces y patatas

Toma 100 gramos de nueces y tritúralas, también dos tazas de patatas fritas y luego mezcla.

Grisines

Toma ¼ de taza de grisines y mézclalos con tres cucharas de sémola y dos de queso rallado.

Sémola

Pica galletas de sémola hasta obtener ¼ taza, agrega a esto dos cucharadas de harina a base de soya y dos cucharadas de harina a base de trigo.

Pan de salvado

Toma diez rodajas de pan de salvado y ponlas a tostar, una vez esto muélelas en la licuadora y mezcla con 1 taza de harina de maíz.

Dulce

Y si te gusta la combinación de lo salado con lo dulce, haz lo siguiente: toma galletas dulces hasta que obtengas una taza, añade a esto una cucharadita de pimiento (pimentón) y ½ taza de copos de avena o trigo.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.