Cómo hacer mermelada de Manzana

Vamos a comenzar diciendo que, esta dulce receta (aunque también diría ácida) es “pan comido” … o ¿manzana comida?…No es posible que te estés perdiendo esta elaboración, por pereza o porque consideras que esas elaboraciones le salen bien únicamente a tu abuela, o en todo caso a las industrias. Si cuentas con los ingredientes, estás a un paso de hacer tu propia mermelada de manzana.  Además, ya que estamos en el tema, podrás enterarte de un par de datos importantes sobre esta fruta.

Básicamente, ¿Qué es?

Es fruta conservada en forma de pasta o papilla; es y siempre debe ser una mezcla espesa. Su cocción es exclusivamente en azúcar; esta, al reaccionar con la pectina procedente de la propia fruta, logra esa textura característica. Resultando una mezcla con cuerpo y muy dulce, aunque en este caso se suele perseguir un buen toque de ácido a la hora de la elaboración. De hecho, el mismo ácido de la fruta contribuye a la reacción que te acabo de comentar. Más adelante veremos cómo escoger las manzanas de forma correcta, para echar en la cesta las que contengan más pectina y ácido. ¡Sí, así comienza una buena mermelada!

mermelada de Manzana

No la confundas con la fruta confitada

En el caso de la fruta confitada, no es una mezcla. Es literalmente la fruta cocida en puro almíbar sin “romperse”, es decir, sin machacarse, ni aplastarse. Eso sí, además de presentarse enteras, las frutas pueden estar cortadas en rodajas o media lunas, incluso cubos. Este proceso hace que la fruta esté lista para ser almacenada por mucho tiempo, sin necesidad de adicionarle los “no muy saludables” conservantes artificiales. ¡Muchas cáscaras y pieles también pueden ser confitadas! Luego, se consumen o se usan como pectina para otras frutas pobres en esta. Por ejemplo: La cáscara del pomelo tiene tanta concentración de pectina, que es sometida a tal proceso para extraer este elemento y donarlo a una mermelada.

Si tienes las frutas congeladas, también las puedes emplear para la mermelada. Aunque siempre es bueno saber cómo congelar frutas para usarlas fuera de temporada, lo ideal es que sean manzanas frescas.

Instrucciones para hacer mermelada de Manzana

  1. Escoge bien las frutas. Para saber que te aportarán buena cantidad de pectina y ácido, te recomiendo que busques las que están en una especie de “término medio”. No son muy verdes, pero tampoco muy blandas. En todo caso, si tienes que irte más por una descripción que otra, y no encuentras las que están justamente “en el medio”, decídete por las jóvenes, las que son más verdes que maduras. Aunque seguramente te quedará menos dulce. Son las elegidas por los amantes de las mermeladas ácidas.
  2. Lava bien tu compra. Elimina los gérmenes externos, bacterias y suciedad. Te recomiendo que tengas una esponja especial para esta labor. Algunos prefieren repasar la piel con detergente.
  3. Retira cualquier fruta estropeada. Ya sea porque te equivocaste al elegirla, o se te dañó con el calor, retira la que no esté en buenas condiciones. De lo contrario, tan solo una pieza podría influir negativamente en su sabor y conserva.
  4. Conoce las proporciones. Es el básico en todas recetas, sin las cantidades no podemos hacer nada. Para las mermeladas en general, te digo que el tema del azúcar es importantísimo para lograr largos periodos de conservación. Sin embargo, si piensas terminártela pronto, y pretendes que los dulces respeten tu salud, agrega un poco menos de azúcar. ¡Pero sin abusar, pues podrías perder la dureza de tu mezcla!
  5. Guíate por este ejemplo de medidas. Realmente no estamos hablando de una receta en específico, queremos que sepas los medios y practicas a realizar de manera general. Por ello, toma estas indicaciones numerales de referencia:
  • Para 6 manzanas de tamaño normal a grande, agrega 500g (gramos) de azúcar
  • Agrega el zumo de un limón entero
  • 2 cucharaditas de canela (opcional) para perfumar.
  • Termina con unas gotas de esencia de vainilla (opcional), lo cual le dará un toque especial.

Para la elaboración:

  1. Pela las manzanas y hierve las pieles por un rato en una olla (el agua solo debe cubrirlas). Luego, sácalas; estas ya no nos sirven más.
  2. Deja reposar las manzanas con la mitad del azúcar y la mitad del agua de las pieles. Es una buena manera de comenzar a fusionar los ingredientes. Pasadas 1 o 2 horas, todos ellos estarán integrados al jugo destilado por la manzana, que habrás tenido que macerar. También ponle el limón. Y si quisieras, podrías ponerle los ingredientes opcionales en este momento.
  3. Pon el fuego alto para caramelizar la otra parte del azúcar, con el agua de las pieles que reservaste.
  4. Únelo todo. Apenas esté a punto de caramelizar, agrégaselo a la mezcla de los trozos de manzana macerados y demás.
  5. Sube bien el fuego; no dejes de dar vueltas con un cucharón. Cuando esté a punto de hervir, disminuye la intensidad de la llama solo un poco. Continúa moviendo la mermelada vigorosamente durante 3 minutos, hasta que veas el fondo cuando pases la espumadera para dulces y que comienza a espesar. Entonces, vuelves a disminuir el fuego y quédate revolviendo por unos 20 minutos. Puedes comprobar la consistencia para estar seguro de que ya está lista.

mermelada de Manzana

Nota: Los pedazos de manzana se tornan tan blandos, que al comenzar a cocerlos deberían deshacerse por sí mismos; si no sucede así, aplástalos con el cucharón.

Nota: Para saber si ya llegó a su punto límite de cocción, toma una gota sobre una pala de cocina. Si resbala rápidamente, le falta tiempo; si lleva peso al desplazarse hacia abajo, no le des más calor, es suficiente.

mermelada de Manzana

Consejos para hacer mermelada de Manzana

Estos son consejos para consumir la mermelada de manzana:

  1. Con láminas de queso. Trata de que sea uno muy esponjoso o cremoso.
  2. Acompañando helados frutales.
  3. Úntaselo a tu flan favorito.
  4. Para rellenar bocaditos o empanadas dulces.
  5. Espárcelo en tu Tarte Tatin (tradicional tarta francesa invertida: la manzana va encima de la masa, no en el interior). Ciertamente, al combinarlos se crea una explosión de sabor a manzana muy intenso, solo apto para verdaderos fanáticos de estos dulces.

 

Variables en la mermelada de manzana:

¿Sabías que hay personas que le agregan mantequilla? Según afirman sus consumidores, es toda una maravilla esta opción. No estamos hablando de añadirle una barra de este ingrediente a nuestra preparación. Para unas seis manzanas, bastarían unos 50g de mantequilla. Si te decides a probar, adiciónala al terminar de caramelizar el azúcar. Esta variable iría perfecta con un pastel de manzana.

Otras opciones se dirigen hacia aditivos como nuez moscada, clavo de olor o uvas pasas.

Ya tienes la receta que más se emplea, ahora tú eres libre de experimentar y fusionarla con otros sabores o postres. ¡Disfrútala!

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.