Cómo hacer merengue de café

Es pensar en postres y dulces e inevitablemente se nos hace la boca agua. Y es que los pastelitos son un manjar estupendo para poner el broche de oro a una buena comida e incluso para picar a media tarde. De este modo, existen una gran variedad de dulces y pasteles, aunque hoy nos queremos centrar en el merengue. En este sentido, el merengue es un postre muy dulce estupendo para aquellos amantes del empalago y la repostería. Aun así, no es fácil encontrar merengue bueno y recién hecho en cualquier sitio. Y, mucho menos, si queremos un merengue especial como es de sabor a café, a limón o a fresa. Por ello, aquí en doncomos.com te queremos explicar cómo hacer merengue de café en tu casa con unos sencillos pasos para que tengas un postre dulce y a la vez original con el que acompañar el café o el licor después de comer.

¿Que necesitas para hacer merengue de café?

  • Azúcar glas -200 gramos-.
  • Café molido -250 gramos-.
  • 3 huevos de gallina.
  • Un bol o recipiente para hacer la mezcla.
  • Cuchara metálica o de madera para remover la mezcla.
  • Batidora.
  • Horno.
  • Manga pastelera.
  • Tiempo y originalidad.

Instrucciones para hacer merengue de café

  1. En primer lugar, teniendo en cuenta que los ingredientes principales de un merengue son el azúcar y la yema del huevo, deberás preparar estos productos. Para ello, debes separar la yema de la clara de cada uno de los huevos; rompe el huevo con mucho cuidado y seguidamente, ves pasando de un lado para el otro de la cascara del huevo. Con ello, provocarás que la yema y la clara se separen. Repite el mismo proceso con los 3 huevos.Cómo hacer merengue de café
  2. A continuación, vamos a proceder a enchufar la batidora -en su defecto puedes batir manualmente- y a mezclar la clara con este aparato. Debes intentar que la clara vaya subiendo; así, procura ir moviendo el recipiente en el que está la clara de forma circular manteniendo la batidora firme y recta. Ten muy en cuenta, que la clara debe estar a temperatura ambiente para ir subiendo, de lo contrario no nos servirá. Por ello, intenta coger el bol/recipiente por la parte superior para no calentar la clara con tus manos.Cómo hacer merengue de café
  3. Cuando observes que la clara va subiendo -después de haber estado 3 o 4 minutos batiendo-, puedes comenzar a añadir el café. Para ello, usa una cuchara -recomendablemente pequeña- y ves añadiendo poco a poco café -en 3 o 4 tandas- con la batidora en marcha. Es decir, debes intentar añadir el café de manera que se vaya mezclando bien con la clara y obtengas una masa uniforme.Cómo hacer merengue de café
  4. Seguidamente, sin parar la batidora en ningún momento, debes añadir también el azúcar glas. Así, intenta mantener la batidora siempre a un ritmo constante y seguido para intentar que la clara suba y lo haga de manera uniforme con una masa esponjosa en la que café, azúcar y clara están totalmente empastados.
  5. Cuando notes que la masa está totalmente mezclada y empieza a estar esponjosa y subida, será el momento de parar la batidora. Este será el momento de montar los merengues y darles forma; para ello, puedes usar una manga pastelera y unos moldes o una bandeja en la que montar estos pequeños dulces. La forma y el tamaño dependerán de tus gustos y preferencias; ahora bien, aunque uses moldes, debes colocarlos en la bandeja del horno, ya que una vez montados todos los merengues, deberás darles el punto y final cocinándolos en el horno.Cómo hacer merengue de café
  6. Por último, pon tus merengues de café en el horno -calentado previamente durante unos 15 minutos-. Así, debes dejarlos en el horno durante unos 40 minutos a 90 grados. De cualquier modo, ten en cuenta que dependiendo del tamaño estos minutos pueden variar ligeramente; por ello, vigila tus merengues una vez los tengas en el horno. Una vez transcurridos estos 40 minutos…¡Ya tendrás tus merengues de café listos para dejar enfriar y comer!Cómo hacer merengue de café

Consejos para hacer merengue de café

  • A la hora de montar el merengue, puedes escoger el tamaño; así, puedes hacer más cantidad y más pequeños si quieres comerlos de postre, por ejemplo. O bien, hacerlos más completos si los quieres comer a modo de pasta a la hora de desayunar y merendar.
  • Puedes decorar finalmente tus merengues como quieras; por ello, al ser merengue de café puedes poner café en grano o en polvo encima del merengue para dar una imagen más bonita y, además, para darle mayor sabor.
  • Te animamos a que utilices bases de galleta o milhojas y pongas el merengue encima, de este modo, te quedará un pastelito más completo.
¿Te ha gustado?
56 usuarios han opinado y a un 96,43% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.