A la hora de la cocina lo importante que debes hacer es innovar, ya que eso te hace ser una buena cocinera, aparte de colocar otro tipo de ingredientes que pueda hacerle cambiar el sabor a una plato, poniéndole tu toque personal y agregando una firma a cada uno que elabores.

Cuando haces croquetas tienes mucha oportunidad de hacer las cosas cada día mejor, ya que juegas con cambiar el ingrediente que es el protagonista, y lo demás no cambia aparte la preparación que en muchas de ellas cambia un poco por el tiempo que gasta es elaborarlas.

No por eso dejas de ser una chef, ya que la cocina se trata de introducir ingredientes diferentes a una preparación para que te dé una sabor personal aparte de crear nuevas recetas inventadas por ti para sobresalir y dejar atónitos a los comensales más difíciles, tu familia.

Por eso en esta ocasión te traemos unas deliciosas croquetas de pollo y jamón, dos ingredientes deliciosos para cubrir un almuerzo, una merienda o incluso para ser un entremés con una salsa o cualquier otro momento en que necesites una comida rápida.

¿Que necesitas para hacer croquetas de pollo y jamón?

  • Aceite de oliva.
  • Harina de trigo.
  • Leche.
  • Cebolla.
  • Pollo cocido y desmenuzado.
  • Jamón en trozos.
  • Sal y pimienta.
  • Pan rallado.
  • Huevo.
  • Perejil picadito.
  • Orégano.
  • Margarina.

como-hacer-croquetas-pollo-jamon3

Instrucciones para hacer croquetas de pollo y jamón

El pollo y el jamón son dos ingredientes que separados pueden servir para hacer diferentes tipos y variados platos, ya sean en salsas, cocidos, bocadillos y muchas otras recetas que incluyen en la dieta diaria de tu familia algo nuevo que probar.

como-hacer-croquetas-pollo-jamon2

Por ello debes destacarte a diario, porque la rutina de la misma comida suele aburrirles tanto que muchas veces te exigen que cambies de menú, así que te toca innovar y preparar algo llamativo que les guste y que los enamore de tal forma, que se sientan sorprendidos.

Así que unifica varios ingredientes y comienza a inventar croquetas de distintas formas, zanahorias, garbanzos, lentejas, carne, pescado y por supuesto el pollo, pero a su vez agrégale otros más para que todavía tengas la posibilidad de hacerlas más sabrosas.

Preparar croquetas de pollo y jamón paso a paso

  1. Para comenzar debes picar la cebolla finamente y en una sartén colocar un poco de aceite de oliva, donde vas a colocar la cebolla y un poco de margarina, añades sal y el perejil esperando que la cebolla se ponga transparente.
  2. Añade de a poco la harina removiendo de manera lenta para que no se formen grumos o salpique la cocción fuera de la cocina, deberás esperar unos segundos hasta que la harina se unifique con la cebolla y el perejil para que tomen sabor.
  3. Seguidamente añades el pollo y el jamón sin dejar de remover, añades un poco de orégano, más sal y pimientas y recuerda que no debes dejar de darle vuelta para que no se pegue a las paredes del sartén.
  4. Añades la leche, pero caliente para evitar que la harina forme pelotitas al engrudarse, dejando que todos los ingredientes se mezclen bien además debes esperar que la harina se disuelva bien y se haga una especie de pasta con la cual vas a trabajar después.
  5. Todo debe quedar espeso, es hora de probar si le hace falta algún ingrediente más, como por ejemplo sal y un poco más de pimienta, si quieres puedes ponerle un poco de curry para darle un sabor exótico delicioso.
  6. Saca de fuego, coloca en un bol y tapa con plástico para que no se seque la masa que has hecho y al enfriar, llevar a la nevera para que pueda enfriarse y puedas elaborar las croquetas de una manera firme y dura.
  7. Elabora las croquetas a mano que te queden redondas, alargadas y gruesas o con la forma que deseas, pero eso sí con el grosor bastante adecuado ya que estás trabajando con ingredientes como el pollo y lleva una forma ajustada.
  8. En tres platos hondos vas a colocar harina, el huevo batido y el pan rallado, tomando en cuenta que el huevo debe estar bien batido para que no haya ningún tipo de problemas y queden espacios con clara y el pan rallado no agarre bien en esas partes.
  9. Comienza pasando la croqueta por harina, luego por el huevo, sigue en la harina de nuevo y terminas en el pan rallado dejando que cada parte se llene de éste para que queden bastante reforzadas además de doradas cuando las frías.
  10. Después que hayas terminado de hacer todas las croquetas, en una sartén coloca abundante aceite para que no te queden bañadas de aceite, si el aceite las tapa mucho mejor, por ello trata que sea el suficiente para que esto ocurra.
  11. Sacas las croquetas del fuego cuando estén totalmente doradas y las colocas en papel absorbente para que puedan quedar crujientes y sin una gota de aceite, recuerda que para esto el aceite debe estar bien caliente antes de meterlas.
  12. Si lo deseas, puedes colocar un poco de queso dentro del croqueta para darle más sabor o por encima en forma de salsa que le dé un sabor delicioso, verás que con cada ingrediente que agregas, le vas poniendo tu toque personal.
  13. Las puedes acompañar con arroz, ensalada de tomate, orégano y trozos de queso y una bechamel, teniendo un segundo plato fácil, rápido y con un toque especial, el cual se trata del amor con el cual has preparado este platillo.
  14. Recuerda que estas croquetas también las puedes usar para cualquier evento especial que tengas como entremés o simplemente un aperitivo, aunque no mucho porque es un poco más pesado que si usaras una legumbre u hortaliza.
  15. También puedes hacerlas redondas y más pequeñas para esos momentos en los que deseas hacer un aperitivo para recibir visitantes o simplemente agasajar a un cumpleañero, cosa que puedes hacer en cualquier momento.
  16. Este tipo de croquetas las puedes guardar en el congelador por mucho tiempo, con tal que nos la frías, y las dejes con el pan rallado, colocándolas en una bolsa plástica o en un bol con tapa, donde no le dé el frío del congelador.
  17. Si lo deseas, puedes hacer unas de pollo y de jamón separadas, cada una pero en la cocción tienes que separar los ingredientes y así puedes tener una amplia variedad de croquetas para comer en diferentes días de la semana.
  18. Las debes servir caliente, de lo contrario mantenerla en el congelador sin freír, pero si te sobran ya fritas, puedes comerlas a temperatura ambiente, no las guardes en la nevera porque pierden un poco la cubierta de pan rallado.

Consejos para hacer croquetas de pollo y jamón

  • Evita mojarte las manos cuando estés elaborando las croquetas.
  • No condimentes el pollo cuando lo estés cocinando, ya que puede ser que te queden demasiadas saladas las croquetas después.
  • Si lo deseas puedes sofreír un poco el jamón.
  • Si quieres cambia el jamón por tocineta y te quedará más deliciosas también.
  • Recuerda que el huevo debe estar bien unida la clara con la yema, sino no te va a agarrar el pan rallado en la croqueta.
  • No dejes quemar la cebolla porque puede quedarte un sabor dulzón en la croqueta.
¿Te ha gustado?