Comer algo rico y nutritivo nunca está de más; sobre todo cuando de aperitivos se trata. Muchas veces las croquetas son la forma más rápida y sencilla de alimentarnos bien, siempre que las recetas que utilicemos sean saludables y variadas. Y sobre todo cuando se trata de la merienda para los niños.

El jamón y el queso son una pareja inseparable cuando de platillos internacionales se trata. ¿A quién no le gusta ese dúo?, desde los más chicos hasta los mayores adoramos comer jamón y queso con pan, con pastas, en la pizza, en ensaladas y hasta en croquetas.

Aunque las croquetas tienen alto contenido de grasa por ser una fritura, también se pueden hacer horneadas, escogiendo quesos no tan grasos y jamón de pavo; y quedan igual de deliciosas. Incluirlas en la dieta de los niños es una manera inteligente a ayudarlos a consumir proteínas de forma sencilla y sin muchos regaños de por medio.

Esta maravillosa combinación en la protagonista de un sinfín de platillos europeos y latinos. Por su sabor y textura puede transformarse en diferentes recetas. En esta ocasión está incluida en una receta de croquetas de jamón y queso, pero como nunca lo imaginaste.

El calcio y las proteínas que vas a obtener al consumir jamón y queso es de beneficio para tu salud; pues ya sean frituras o gratinados siempre va bien. Por ello, hoy te presentamos una manera diferente de comerlos. Una manera rápida y fácil de incluir el jamón y el queso en tu dieta semanal sin gastar mucho más.

Lo divertido de esta receta es que puedes utilizar diferentes ingredientes para aderezarlas. Puedes utilizar miga de pan, arroz, papa cocida, queso y hasta calabacín entre otros muchos, para destacar el gusto crujiente propio de las croquetas con un jugoso relleno.

En esta ocasión, te mostraremos una opción saludable y muy rica: las croquetas de jamón y queso. A pesar de que se trata de una fritura, el sabor de esta croqueta es inigualable, por ello no puede faltar como opción en tu menú familiar.

jamón y queso

Es que no tienes que pensarlo mucho, son ingredientes económicos, fáciles de conseguir y versátiles por su variedad. Existen tantos tipos de queso y jamón que podrás volverte loco inventando tus propias recetas.

Instrucciones para hacer croquetas de jamón y queso

Croquetas hawaianas de jamón y queso

  1. Lo primero que tienes que tener en cuenta es contar con los utensilios e ingredientes que necesitas.
  2. En una lonja de jamón ahumado de tu preferencia vas a enrollar una tajada de queso mozzarella, dejando en el centro un rectángulo alargado de piña.
  3. Luego, esto lo bañarás en miel y posteriormente lo pasarás por el huevo para empanar.
  4. Entones, tendrás listo en un tazón una mezcla de harina de trigo con sal, pimienta, orégano y pimiento rojo molido.
  5. Con dos ramitas de perejil aseguraras el enrollado y o empanizarás en la harina preparada.
  6. Inmediatamente, pones a freír en bastante aceite, al estilo broaster por unos segundos hasta que veas dorada la corteza y listo.

merluza

Croquetas de jamón y queso en forma de corazón

  1. Lo primero que tienes que tener en cuenta es contar con los utensilios e ingredientes que necesitas.
  2. Para empezar, vas a preparar una pasta de miga de pan envuelta con huevo, salsa de soya, pimienta, sal y una cucharadita pequeña de mostaza.
  3. Luego vas a trocear el jamón y el queso de tu preferencia y los vas a bañar con un poco de nuez moscada en polvo.
  4. Con tus manos, vas moldear la pasta de pan que has preparado y la rellenarás con el jamón y el queso troceado. Si notas seca la mezcla le vas agregando líquido. Este líquido puede ser crema de leche, salsa de soya o más mostaza.
  5. Finalmente pones a freír las croquetas hasta que doren de lado y lado con cuidado de no sobre pasar la cocción para que el queso no se salga mucho al derretirse.
  6. Sírvelas bien calientes con un par de cremas para acompañar o simplemente un poco de kétchup.

Cremas

  1. La crema de pimienta es muy sencilla de hacer, puedes realizarla de la siguiente manera: con media taza de yogurt griego, tres cucharadita de miel, pimienta negra y pimienta blanca, 100 gramos de piñones triturados, sal y un punto de ajo molido al gusto.
  2. La crema de cebolla: Saltea un puñado de cebollín en aceite de oliva y coloca dos trozos pequeños de tocino. Luego en un triturador de alimentos con media taza de mayonesa lo mezclas todo hasta conseguir una pasta cremosa. Para hacerla un poco más líquida le puedes colocar más aceite de oliva. Le pones sal y pimienta negra al gusto para finalizar.
  3. La crema de tomate puedes hacerla con base de pasta de tomate y queso parmesano. En esta ocasión te mostramos la última opción: en un procesador de alimentos junto a un cuarto de kilo de queso parmesano colocas 300gr de pasta de tomate, hasta conseguir un troceado bastante fino. Luego, si es tu gusto le pones dos cucharadas de crema de leche y lo metes al microondas por 40 segundos.

¿Que necesitas para hacer croquetas de jamón y queso?

  • Queso curado pecorino.
  • Queso mozzarella.
  • Queso parmesano.
  • Una cebolla grande.
  • Dos huevos para empanar.
  • Perejil picado.
  • Harina de trigo.
  • Miga de pan con especias de tu gusto.
  • Aceite para freír.
  • Sal y pimienta negra al gusto.
  • Ajojolí.
  • Piña.
  • Mostaza.
  • Crema de leche.
  • Pasta de tomate.

Consejos para hacer croquetas de jamón y queso

zanahoria

  1. Ya sea en recetas dulces o saladas el jamón siempre se lleva bien con el queso.
  2. También, puedes probar las croquetas de jamón y queso horneada gratinadas y acompañarlas con ensalada de pollo.
  3. Recuerda que si tus niveles de colesterol están elevados las croquetas fritas no son opción para ti; lo mejor es comer las croquetas horneadas y con una proporción de jamón comedida y queso poco graso, porque el consumo de queso puede llegar a aumentar tus niveles de colesterol en sangre.
  4. No olvides que todo plato con base de jamón y queso lo puedes aderezar con especias como el orégano, el romero, el tomillo, el cilantro y el perejil.
  5. Tienes que tomar en cuenta el tiempo de cocción de las croquetas ya que dependiendo del tipo de queso; si es más o menos graso, se va a derretir más rápidamente, y si te pasas de calor pueden desarmarse las croquetas.
  6. También puedes incluir carne o pollo deshilachado a las mezclas del relleno de tú croquetas para incluir más contenido protéico. Inclusive, puedes utilizar en vez de harina de trigo para empanizar harina de yuca o ajonjolí.
  7. Otra opción es moles el jamón y el queso junto a la harina; agregar huevo y especies, hacer las croquetas de la forma que quieras y luego empanizarlas con una mezcla de semillas como ajonjolí, semillas de girasol y linaza.
  8. La imaginación no tiene límites, y tus gustos para hacer del jamón y el queso una pareja inolvidable. Sorpréndelos a todos en casa y disfruta del arte del buen comer con tus propias recetas… y no te olvides de comentarnos que tal te fue.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.