En muchos países americanos es muy común que utilicen en sus recetas culinarias la yuca, como un alimento muy común. En otros países como los europeos, no es tan famosos ni utilizado. Aunque cada vez se puede encontrar con más facilidad en los mercados o supermercados. No están todas las temporadas, pero es cuestión de fijarse y aprovechar.

La yuca, para quien no lo sepa, es la parte de la raíz. Eso es, lo que se come. En muchos jardines, se pueden encontrar estas plantas que sobreviven muy bien en climas secos y con sol. La yuca, para quien no lo sepa, es la parte de la raíz. Eso es, lo que se come. En muchos jardines, se pueden encontrar estas plantas que sobreviven muy bien en climas secos y con sol.

Por tanto, queda claro que la yuca, es un tubérculo. No sólo se le considera una planta, sino que es muy común también (en algunos países) tenerlo como ingrediente en su cocina. Dónde saben que este tubérculo, tiene muchos beneficios para la salud. Por ejemplo, tiene un alto contenido en vitaminas (la vitamina B6 y la vitamina C). Tiene pocas grasas, así que lo hace muy bueno para poder tomarlo en los desayunos y dar un extra de energía o complementarlo en la alimentación diaria. Es por así decirlo, como un “doble” o así se le puede considerar, de la patata y la batata.

Pero vamos a explicaros, una receta muy sabrosa que consiste en hacer croquetas de yuca. En España, es muy común las croquetas de jamón, las croquetas de pollo, las croquetas de morcilla, las croquetas de bacalao, las croquetas de espinacas, etc. Pero no las que se hacen con yuca. No está mal probar cosas nuevas e innovar recetas. Por eso, os explicamos cómo prepararlas.

Instrucciones para hacer croquetas de yuca

  1. El primer paso que debes hacer es poner las yucas en agua junto con la sal. Este paso es importante para que la yuca se ablande y queda más tierna. De lo contrario, es como una patata, muy dura. Déjala en remojo (con la sal) unos treinta minutos.
  2. Cuando haya pasado la media hora, retírala las yucas del agua, escúrrelas lo más que pueda. Y a continuación, tendrás que quitarle la hebra que tienen en el centro.
  3. Ahora lo que tienes que hacer es ir machacándola. Puedes hacerlo a mano, con un tenedor o bien, a máquina para ir más rápido. Pero cuidado, porque corres el riesgo de que te queda demasiado puré.
    Cuando esté chafado, le echas la leche, la pimienta, un poquito de sal, el perejil y el huevo.
    El perejil, tendrás que echarlo ya troceado. Es decir, pícalo muy fino. Puedes comprarlo ya preparado o bien, lo picas tú mismo/a.
  4. Ahora, cuando esté todo bien unificado y sea una masa homogénea, tienes que empezar a preparar y dar forma a las croquetas. Ten en cuenta la opción del queso. Puedes hacerlas con él o sin él. Si prefieres añadírselo, entonces, cuando tengas la croqueta hecha (con la forma) hundes un poco la parte central y ahí, le colocas un poco de queso. Tápalo de nuevo con la masa.
  5. Cuando ya tengas todas las croquetas preparadas y hechas, te toca pasarlas por la harina. Sólo una fina capa, no le hagas una capa muy gruesa de harina porque te quedaría muy gorda y luego, al freír la croqueta, sería una costra gruesa de harina frita y la croqueta por dentro podría estar cruda.
  6. Pon la sartén con un buen chorro de aceite. Piensa que deben freírse bien las croquetas y que éstas, absorben mucho aceite. Por tanto, unos dos dedos de aceite que cubra bien la sartén. Coloca la sartén al fuego.
  7. Cuando el aceite esté muy caliente, ve echando con cuidado, las croquetas de yuca.
  8. Cuando veas que están doradas las croquetas, retíralas del fuego.
  9. El truco para que no queden tan aceitosas o grasientas, es colocarlas como último paso, las croquetas sobre un papel absorbente. Así irán soltando el exceso de aceite.
  10. Luego, servir, calientes.
  11. Otra opción para los que no les guste la fritanga, ni coman alimentos fritos o quieran rebajar las calorías de sus platos, pueden preparar las croquetas o bolitas de yuca, hechas al horno.
  12. No vamos a ir contándoos de nuevo todos los ingredientes ni pasos, sino que directamente vamos al meollo de la cuestión. Seguir los mismos pasos anteriores en el proceso de las croquetas, pero bien, para ganar tiempo y que el horno esté caliente cuando hayáis terminado de elaborar vuestras croquetas, lo idóneo, es que encendáis al empezar, el horno.
  13. Encended el horno a 200ºC.
  14. Tened obviamente una bandeja de horno preparada y sobre ella, el papel para hornear. Así evitareis que se os peguen las croquetas en la bandeja.
  15. Después, ve colocando las croquetas al horno y controla que no se quemen. Sólo que estén doradas. Con unos diez minutos, debería bastar (aunque depende mucho de la potencia de cada horno).
  16. Otra versión más sana, sería la de directamente, coger la yuca y tras seguir los primeros pasos, donde se pela, se ablanda en agua y se le retira la hebra, se coge la yuca y se corta a tiras de unos dos o tres dedos de grosor.
  17. A continuación, se salpimienta o se sazona a gusto de cada uno y se van colocando sobre la bandeja del horno (sobre el papel de hornear). El último paso, se le echa un poco de aceite para que no se queme, no se pegue y se tueste.
  18. Se mete a hornear unos diez minutos y se sacan.
  19. Es una versión igual de apta, de sabrosa y buena, aunque varía en la forma que no es tal como de croqueta, y que, a su vez, tiene muchísimas menos calorías que las tradicionales croquetas rebozadas y fritas en aceite.

¿Que necesitas para hacer croquetas de yuca?

  • Comprad 3 yucas. Se necesita el ingrediente principal: la yuca. No es fácil encontrarla en todos los supermercados, aunque cada vez, por suerte, los hay que lo tienen. Si no lo encontráis, buscad en tiendas que vendan productos sudamericanos.
  • Unas lonchas del queso que más te guste.
  • Un vaso de leche.
  • 1 huevo.
  • 100 gramos de harina.
  • 1 diente de ajo.
  • Aceite para freír las croquetas.
  • 2 cucharadas pequeñas de perejil.
  • Sal, pimienta.
  • Agua.
  • Una sartén.
  • Papel absorbente.
  • Varios platos: hondo y plano.
  • Cuchara y tenedor.
  • Para una opción más saludable: un horno para hornear las croquetas.
  • Papel para hornear.
  • Una bandeja de horno.
  • Guantes.

Consejos para hacer croquetas de yuca

Plantar y cultivar la yuca es muy económico. Sale rentable y requiere de pocos cuidados.

Es un tubérculo que a niveles de salud ayuda con la circulación intestinal, si tenéis problemas intestinales o problemas de estreñimiento, la yuca va muy bien. Es saciante, por lo que, con poca cantidad, te llenará el estómago. Aunque como tiene un alto porcentaje de almidón (igual que la patata) no hay que abusar.

Para hacer esta receta de las croquetas de yucas, os hemos dado tres opciones para que elijáis la que prefiráis. Teniendo en cuenta, la receta “original” de las croquetas hechas a base de yuca típica, que es la que se fríe. Y para los que no os guste tanto los procesados, los alimentos que se fríen, el sabor de la fritura o bien, que os estéis cuidando, y prefiráis la versión más light y sana. Si se puede, teniendo en cuenta que se sustituye el aceite frito para freír las croquetas, por el horneado. Mucho más sano, pero igual de válido que unas croquetas de toda la vida.

¿Te ha gustado?