La morcilla es conocida técnicamente como uno de los embutidos más deliciosos en España.  Preparada con una base de sangre animal coagulada y muy bien cocida; la cual es generalmente de cabrito o cerdo de color marrón oscuro casi negro.

Este delicioso alimento casi siempre es mezclado con grasa de cerdo; además de contener otro ingrediente que sea no cárnico, con el fin de aderezar y aumentar su cuerpo. Los ingredientes más comunes son el arroz, la cebolla china o cebollín y otros cereales como pan molido.

Este maravilloso alimento se produce en muchos países suramericanos, por lo cual, y según la tradición culinaria de cada país, existen muchas variedades de morcillas. Generalmente se utiliza a sangre del cerdo, pero la del cabrito u ovejo también puede utilizarse.

Por otra parte, ubicándonos en las tradiciones europeas en cuanto a la elaboración de morcillas, existen muchos tipos de morcilla en la cocina española. Sociológicamente hablando, la mayoría de los grupos o clases sociales que consumen este producto es relacionado con la alimentación básica de las clases más humildes, aunque también podemos encontrarlas en restaurantes muy elegantes con recetas criollas, ya que son servidas comúnmente en tapas y en bocadillos.

Como ya dijimos, su ingrediente principal es la sangre de cerdo, acompañada de otros ingredientes para aderezar como la cebolla, el arroz, el pan rallado o miga de pan y la manteca de cerdo. La elección de los ingredientes va a depender de la zona en la que se produzca la morcilla. Por ejemplo, hay variedades que agregan calabaza, miga de pan e incluso piñones y pasas. Por ello, y gracias a que su producción artesanal se amplía por toda España, puedes disfrutar de diversos sabores en una rica morcilla tradicional.

Morcilla andaluza o la morcilla de Jaén

La famosa morcilla andaluza contiene como principal ingrediente la panceta y el tocino de cerdo en vez de la sangre. Se le coloca ajo fresco, sal y especias al gusto; pero siempre sin que falte el pimentón, el orégano y el comino.

morcilla

La morcilla gallega

La morcilla propia de Galicia es tradicionalmente dulce, elaborada con pan, pasas dulces, agua y sangre de cerdo, ricos piñones y especias. Se consume por lo general frita en rodajas como acompañante de algunas comidas o como aperitivo.

Instrucciones para hacer croquetas de morcilla

Las croquetas son un popular aperitivo, ricas en proteínas y deliciosas para cualquier paladar. Esta versátil receta se puede preparar con cualquier tipo de carne, incluso existen croquetas vegetarianas. En esta ocasión, te presentamos dos deliciosas recetas para preparar croquetas de morcilla que te encantarán.

Te parecerá extraña esta combinación, pero lo cierto del caso es que las croquetas de morcilla son igual de deliciosas que las de pescado o las de pollo. El procedimiento para elaborar una croqueta siempre va a ser el mismo; puede que varíe en los ingredientes; pero casi siempre son muy parecidas.

Procedimiento básico para elaborar croquetas

  1. Primero es importante que tengas en cuenta que necesitas dos elementos básicos: la carne (sea pollo, cerdo, pavo, pescado o sangre) y el carbohidrato que será lo que va a envolver la carne para freírla.
  2. Inicialmente, debes aderezar la carne. Luego de tenerla lista, debes aderezar la harina o el pan rallado para envolver la carne.
  3. Recuerda tener el aceite bien caliente en una sartén para que no se peguen.
  4. Al sacarlas del aceite ponlas a escurrir e exceso de aceite unos minutos y sírvelas bien caliente. Para escurrilrlas puedes usar papa el absorbente o simplemente colocarlas en un colador de papas fritas unos minutos.

Croquetas de morcillas dulces

Para que tus croquetas queden duces te recomendamos utilizar la morcilla gallega y la miga de pan.

  1. Primero, retira la piel de la morcilla y desmigaja el interior de esta hasta que quede como una especie de pasta.
  2. Luego, en un recipiente aparte, trocea piñones y nueces. Después de troceados trata de triturarlos, pero sin que se vuelvan polvo, solo en trocillos pequeños para que le dé un toque crujiente.
  3. Posteriormente, unes la morcilla con los piñones y nueces trituradas. Para que se compacten utilizas miel y un poco de vinagre.
  4. Las proporciones son las siguientes: para hacer cuatro croquetas necesitarás dos morcillas medianas y un cuarto de kilo de miga de pan. Cuatro cucharadas de los piñones y nueces trituradas, dos cucharadas de vinagre y media taza de miel.
  5. Puedes incorporar un cuarto de kilo de pasas para endulzar más las croquetas.
  6. Luego que esté compacta la mezcla, vas a pasar por un huevo batido para que posteriormente al pasarlas por la miga de pan esta se adhiera mejor.
  7. La capa de miga de pan debe ser gruesa para que no se abra demasiado la croqueta y el relleno debe estar moldeado un poco plano.
  8. Finalmente, escurres y sirves bien caliente con una tostada.

Croquetas de morcilla tradicional

como-hacer-croquetas-de-verduras2

  1. Primero, retira la piel de la morcilla y desmigaja el interior de esta hasta que quede como desgranada.
  2. Luego, colocas en una sartén a calentar dos cucharadas de aceite. Al estar bien caliente le agregas media cebolla de cabeza en cuadritos pequeños y una cucharada de ajo molido.
  3. Luego, a ese aderezo de cebolla le colocar la morcilla desmoronada para que se dore.
  4. Seguidamente, en un tazón aparte, tendrás listo un par de huevos batidos con salsa de soya y pimienta.
  5. Con tus manos vas a mezclar con la morcilla aderezada con media taza de harina de trigo y dos cucharaditas de orégano en polvo y sal al gusto.
  6. Ahora tendrás que moldear la masa que has preparado en tu forma favorita; pero que no sean muy gruesas para que se sientan más crujientes.
  7. En otro tazón ten listo y extendido miga de pan; esto es para que pases tus croquetas por el batido de huevos y luego por la miga de pan.
  8. Seguidamente, procedes a freírlas, verificando que el aceite este bien caliente para que no se peguen.
  9. Por último, escurres y sirves bien caliente. Puedes acompañarlas con rico pan o una ensalada césar.

¿Que necesitas para hacer croquetas de morcilla?

  • Morcillas.
  • Miga de pan.
  • Harina de trigo.
  • Huevos.
  • Sal.
  • Miel.
  • Aceite.
  • Una sartén.
  • Papel absorbente.
  • Cebolla de cabeza o cebollín.
  • Ajo.
  • Nueces.
  • Piñones.
  • Orégano.
  • Salsa de soya.
  • Vinagre.
  • Tazones.
  • Colador para escurrir.
  •  Pasas.

Consejos para hacer croquetas de morcilla

merluza

  1. Lo más importante para que una croqueta quede excelente es el freído. El aceite debe estar ben caliente para que no se peguen o se cuarteen las croquetas.
  2. En cuanto al relleno, las morcillas deben estar bien cocidas y aderezadas para que desprendan todo su sabor.
  3. Puedes acompañar las croquetas con múltiples contornos. Las ensaladas son muy populares en estos platos, sobre todo las de lechuga. Por ello, te recomendamos acompañar tus deliciosas croquetas hechas en casa con una típica ensalada césar. También puedes acompañarlas con una tostada y mermelada.
  4. Los ingredientes pueden variar según tu gusto personal, lo importante es que incluyas la morcilla como elemento base del relleno. Puedes hacerlas dulces, saladas o agridulces… como prefieras, lo importante es que lo disfrutes.
  5. Ten en cuenta que si prefieres una dieta más balanceada y consumir menos grasas puedes optar por otras recetas de croquetas que no incluyan tanto nivel de colesterol.
¿Te ha gustado?