Muchas veces en el diario vivir nos olvidamos por completo de que nuestro cuerpo necesita nutrientes variados todo el tiempo. Las croquetas es una forma rápida y sencilla de alimentarnos bien, siempre que las recetas que utilicemos sean saludables y variadas.

Aunque las croquetas tienen alto contenido de grasa por ser una fritura, también se pueden hacer horneadas y quedan igual de deliciosas. Incluirlas en la dieta de los niños es una manera inteligente a ayudarlos a consumir carnes y vegetales que no están muy dispuestos a probar en ocasiones.

Esta maravillosa hortaliza en la protagonista de un sinfín de platillos mediterráneos. Por su sabor y textura puede transformarse en diferentes recetas justo en lo que necesitas. En esta ocasión está incluida en una receta de croquetas, lo cual no debe sorprenderte pues su sabor tostado es delicioso.

Alta en potasio y rica en fibra, la berenjena ya sea frita u horneada siempre va bien con el queso. Por ello, hoy te presentamos una manera diferente de comer berenjena. Una manera rápida y fácil de incluir a la berenjena en tu dieta semanal sin gastar mucho más.

Muchas opciones para crear

berenjena

Lo divertido de esta receta es que puedes utilizar diferentes ingredientes para darle el sabor especial de tu toque personal. Para hacer croquetas puedes utilizar miga de pan, arroz, papa cocida, queso y hasta zapallo entre otros muchos, para destacar el gusto crujiente propio de las croquetas.

En esta ocasión, te mostraremos una opción saludable y uy rica: las croquetas de berenjenas. A pesar de que se trata de una fritura, el sabor de esta croqueta no es pesado, por ello es uno de los mejores acompañantes o entradas junto a una fresca ensalada.

Es muy conocido que la semilla de la berenjena ayuda a bajar tus niveles de colesterol; por ello si es para hacer dieta mejor come las croquetas horneadas. Ahora descubrirás una forma diferente de disfrutar de las deliciosas berenjenas. ¡Sorpréndelos a todos en tu cocina con tu toque personal!

Instrucciones para hacer croquetas de berenjena

  1. Precalienta tu horno a unos 180 º C.
  2. Lava y parte la berenjena por la mitad, haciendo el corte a lo largo.
  3. Coloca un poco de aceite de soya y durante 30 minutos aproximadamente dejas tostar la berenjena.
  4. Luego, pica la cebolla muy delgada y la sofríes hasta que se vuelva transparente, y la reservas.
  5. Luego, ralla el queso pecorino y el mozzarella en un mismo tazón.
  6.  Cuando tengas la berenjena lista, sácale la pulpa y la escurres, dejándola encima de un colador de malla muy fina. Esto para que pierda toda el agua posible.
  7. Seguidamente, tritúrala con un tenedor y añade los quesos rallado, la cebolla, el huevo, el perejil, una cucharada de miga de pan y otra de harina hasta darle mucha más consistencia.
  8. Mezcla bien hasta que se integre todo, ni muy seca ni muy líquida.
  9. Una vez que tengas tu relleno listo, con tus manos vas dando forma a las croquetas.
  10. Luego, para enharinarlas, las pasamos por huevo y después por la miga de pan, dejándolas en un plato hasta terminar.
  11. Pon suficiente aceite en una sartén y caliéntalo muy bien. Coloca las croquetas hasta que doren dándoles vuelta de cuando en cuando para que el color quede parejo
  12. Cuando estén bien doradas las croquetas por los dos lados, las sacas y dejas encima de un plato par que vayan escurriendo en papel absorbente. Esto ayudará que el exceso de aceite salga.
  13. Recuerda servirlas bien calientes.
  14. Esta rica porción de croquetas va muy bien con una ensalada césar y un par de cremas. Las cremas pueden ser de tocino y de ajo y servirlas junto a unas deliciosas tostadas integrales.

Cremas

  1. La crema de ajo es muy sencilla de hacer, y pensando en tus niveles de colesterol puedes realizarla de la siguiente manera: con media taza de yogurt griego, media cucharadita de miel, pimienta negra, una pisca de nuez moscada, sal y ajo molido seco al gusto.
  2. La crema de tocino es algo más grasa y lleva un poco más de preparación: colocar dos trozos pequeños de tocino frito en un triturador de alimentos; junto a media taza de mayonesa, molerlo hasta conseguir una pasta. Para hacerla un poco más líquida le puedes colocar aceite de donde freíste el tocino. Le colocas sal y pimienta negra al gusto, un toque de achote o color rojo y un trocito de cebolla china o cebollín como decoración.
  3. La crema de maíz puedes hacerla con base de maíz y mayonesa, maíz y yogurt, maíz y queso fundido. En esta ocasión te mostramos la última opción: trituras el maíz en un procesador de alimentos junto a un cuarto de kilo de queso amarillo hasta conseguir un troceado bastante fino. Luego colocas en un tazón de cerámica. Le colocas sal al gusto, dos cucharadas de crema de leche y lo metes al microondas por 40 segundos.

¿Que necesitas para hacer croquetas de berenjena?

  • Una berenjena mediana
  • 150 gramos de queso curado pecorino.
  • 150 gramos de queso mozzarella.
  • Una cebolla grande.
  • Dos huevos, uno será para las croquetas mientras que el otro será para empanar.
  • Una cucharada sopera de perejil picado.
  • Un cuarto de kilo de harina de trigo.
  • Miga de pan con especias.
  • Aceite de soya para freír.
  • Sal y pimienta negra al gusto.

Consejos para hacer croquetas de berenjena

merluza

  1. Una precaución muy importante es lavar bien los vegetales antes de consumirlos. El cultivo de berenjenas por lo general tiende a ser fertilizado con químicos dañinos para la salud. Por ello, es obligatorio lava bien las berenjenas antes de consumirlas. Bien sea con agua y jabón, o incluso una gota de cloro, es importante lavar y enjuagas muy bien todos los alimentos.
  2. Ya sea en recetas dulces o saladas la berenjena siempre se lleva bien con el queso.
  3. También, puedes probar la berenjena horneada con queso gratinado y acompañarlas con croquetas de pollo.
  4. Esta hortaliza es tan peculiar que hasta puedes cultivar berenjenas en tu propio huerto sin problemas. Comer alimentos cultivados en casa es lo más sano y lo más deliciosos que existe.
  5. Recuerda que si tus niveles de colesterol están elevados las croquetas fritas no son opción para ti; lo mejor es comer las croquetas horneadas y con una proporción de berenjena bastante elevada porque el consumo de sus semillas te ayuda a controlar tus niveles en sangre.
  6. Otro consejo importante es que la berenjena ya aderezada no se puede guardar por mucho tiempo porque tiende a oxidarse muy rápidamente; lo cual, si dejas mucho tiempo reservada se puede tornar amarga y perder su increíble sabor original.
  7. No olvides que todo plato con base de berenjena lo puedes perfumar con plantas aromáticas o especias: el orégano, el romero, el tomillo, el cilantro, la mejorana y el perejil.
¿Te ha gustado?