Para los amantes de la carne, la costilla es uno de los platos más versátiles de preparar y suculentos. Puedes hacerla de diferentes maneras y, aun así, disfrutarla mucho de igual forma.

También es una carne accesible, económicamente hablando, lo cual te da la oportunidad de comerla con frecuencia e, incluso, compartirla con otros sea en un almuerzo al aire libre o en una cena familiar.

Algunos la prefieren a la parrilla, ya que les gusta disfrutar del sorprendente sabor ahumado que se consigue gracias a la contribución del carbón vegetal. Además, al hacerlas de esta manera, las asocian con un par de cervezas y la consideran la combinación perfecta.

Por otra parte, hacer la costilla a la parrilla es muy sencillo, solo tienes que condimentarlas y ponerlas a asarse. Se podría decir que, su elaboración, no tiene ciencia alguna.

Sin embargo, no podemos decir lo mismo de la costilla en salsa. Hay diferentes maneras de hacerlas y todas las recetas son totalmente válidas. No hay solo una manera correcta de hacer las cosas y la variedad es lo que nos hace especiales. Cada quien le pone su toque personal a lo que cocina.

Pero si no se te da mucho este ámbito tan importante de la vida, no tienes por qué sentirte mal. También puedes aprender a ser un buen cocinero. El día de hoy podrías comenzar aprendiendo a hacer las costillas en salsa.

costilla

Te ayudaremos dándote diferentes recetas que puedes seguir paso a paso con mucha facilidad. Cuando las pongas en prácticas, tendrás la satisfacción de ver cómo tus invitamos terminan chupándose los dedos gracias al plato tan exquisito que les harás.

Esta receta es muy buena para tu salud, pues la carne roja tiene mucho hierro y proteínas;además, es digna de servir en multiples ocasiones: fiestas, almuerzos o un compartir…Sin más demora, comencemos con las instrucciones que debes seguir a fin de hacer un delicioso plato de costillas en salsa.

Instrucciones para hacer costillas en salsa

Las costillas en salsa, preparadas de manera correcta, puede llegar a considerarse como una verdadera joya de las recetas con carne. Si la guisas el tiempo suficiente, la carne se desprenderá con mucha facilidad del hueso y así podrás disfrutar de su sabor y su excelente textura.

Por otra parte, puedes acompañarlas de diferentes tipos de guarniciones y, aun así, tendrás la garantía de que comerás un buen plato.

En esta oportunidad, te daremos la receta de las costillas en salsa. Por ese motivo, te animamos a que prestes mucha atención y sigas con detenimiento el procedimiento.

  1. Lo primero que debes hacer es tomar una cebolla redonda y picarla en pequeños trozos. Mientras pones a calentar en el fuego una cacerola con una generosa cantidad de aceite de oliva.
  2. Arroja en el aceite la cebolla picada junto con un ajo y algunas hojitas de laurel. Coloca la cacerola a fuego medio y, cuando veas que la cebolla se comienza a transparentar, entonces agrega una pizca de sal.
  3. Luego que la cebolla esté caramelizada, agregamos las costillas. Les ponemos una pizca de sal y otra de pimienta y comenzamos a sellarlas por todos sus lados. Cuando hablamos de sellar nos referimos a dorar un poco por fuera.
  4. Cuando las hallamos sellado, será el momento de agregarles tanto el vino como la cerveza. Las dejamos 2 o 3 minutos para que se evapore el alcohol.
  5. Transcurrido ese tiempo, les agregamos el tomillo, el comino y el caldo de pollo. Esto le dará un gusto soñado. La cantidad de caldo debe ser suficiente como para cubrir por completo las costillas. Así garantizaremos que se cocinarán bien.
  6. Puesto que le añadimos una gran cantidad de caldo de pollo, coloca la cacerola a fuego alto hasta que comience a hervir. Déjala que hierva por unos 5 minutos, de manera que el caldo de pollo se comience a reducir.
  7. Vigílalo constantemente para evitar que el guiso se pegue o, peor, que se queme. Revuélvelo de vez en cuando.
  8. Comprueba que el guiso esté bien en cuanto a sal y pimienta. Si lo sientes simple, este será el momento de rectificarlo y bájalo a fuego medio.
  9. Déjalo cocinarse por espacio de una hora o hasta que veas que la carne se desprende con facilidad del hueso. En caso de que no sea así, tal vez sea necesario que la dejes hervir más tiempo.

Finalmente, puedes acompañar tus costillas en salsa con un puré de papas o con unas papas gratinadas.

costillas

Una variante en esta receta, es sustituir el vino y la cerveza por una pasta de tomate. Sería exactamente el mismo procedimiento, solo que esta vez reemplazamos el licor por el tomate. De esa manera, evitarás ciertos tabúes de personas que opinan que los niños no deben comer alimentos hechos con licor. Además, la receta será más económica.

Puede que estés deseoso de preparar estas costillas en salsa, ¿qué necesitas para hacerlo?…

¿Que necesitas para hacer costillas en salsa?

Si deseas hacer esta receta, aquí te diremos los ingredientes que necesitas para llevarla a cabo. En esta oportunidad, serán los necesarios para dejar satisfechos a 4 personas.

  1. 1kg de costillas de cerdo. También puede ser costillas de res. Todo según tu preferencia y economía.
  2. 3 dientes de ajo.
  3. 200ml de vino blanco. Este es el ideal para este plato, debido a su sabor y ligereza.
  4. 200ml de cerveza. Cualquier marca te vendrá bien. No hay ningún tipo de preferencias ni favoritismo.
  5. 400ml de caldo de pollo. Lo puedes encontrar ya listo en los supermercados o hacerlo en tu casa, ¿cómo?… Cuando pongas a hervir el pollo para mecharlo, no deseches el agua. Esa es la que se utiliza en esta receta.
  6. Aceite de oliva extra virgen.
  7. Un par de hojitas de laurel.
  8. Tomillo.
  9. Comino.
  10. Sal y pimienta al gusto.

costilla

Recuerda que si quieres hacer tus costillas en salsa de tomate, solo tendrás que sustituir el vino blanco y la cerveza por pasta de tomate. También la puedes comprar ya lista en el supermercado o hacerla en casa.

Solo tienes que poner en el procesador de alimentos unos tres o cuatro tomates maduros, dependiendo del tamaño, y ¡listo! Solo tendrás que verterlos en la cacerola con las costillas mientras ellas se están cocinando.

Tal como has podido darte cuenta, esta receta es bastante accesible. Además, le dará un toque un cálido y familiar a tu almuerzo o cena. Saldrás de la rutina y todos quedarán satisfechos por tan suculento y jugoso plato de costillas en salsa.

Pero, si no eres un experto cocinando, no te vendría nada mal prestar atención a algunos consejos adicionales que tenemos para ti y tus costillas. Veamos…

Consejos para hacer costillas en salsa

Debes recordar que no hay una sola forma de hacer las cosas. Puede haber diferentes caminos que, de igual manera, conduzcan a Roma. Lo que queremos decirte es que no cierres tu mente. Si encuentras otra receta para hacer costillas en salsa, ponla en práctica también.

Para hacer esta receta, te hemos recomendado las costillas de cerdo, ¿cuál es la razón?… Por lo general, estas costillas ya vienen finamente picadas, de manera que es mucho más sencilla su elaboración.

A veces, la costilla de res viene en un solo trozo que hay que dividir, por lo tanto sería mayor el trabajo. Por otra parte, la grasa propia del cerdo le da más sabor al plato de comida.

Si preparas las costillas de un día para otro, la carne de las costillas se impregnará con el sabor de la carne y obtendrás resultados maravillosos. Además, debes recordar que la costilla necesita mucho tiempo de cocción, a fin de que quede bien blanda. De modo que no puedes cocinarla a las carreras.

Si lo deseas, puedes sustituir el caldo de pollo por caldo de carne. Para reducir los gastos, puedes guardar el caldo que deja hervir la carne. Si lo mantienes congelado, puedes usarlo para recetas como esta.

costillas

En caso de que desees que la carne te quede más dulce, puedes añadirle un poco de azúcar o miel, esto también servirá para acentuar el sabor del guiso. En caso contrario, que te haya quedado muy dulce, cosa que puede suceder cuando lo hacemos con tomate, entonces deberás agregar un chorrito de vinagre blanco o, en su defecto, una cucharada de jugo de limón.

Para que las costillas te queden más crujientes, puedes cubrirlas con un poco de papel aluminio y meterlas al horno por un espacio de 45 minutos. Eso sí, si optas por hacerlas de esta manera, será necesario que le dejes suficiente jugo para que no te queden demasiado secas.

Recuerda vigilarlas constantemente y estar pendiente de la temperatura del horno, que no debe exceder los 180 grados centígrados.

No hay manera de fracasar haciendo esta receta. La clave del éxito está en seguir con cuidado cada uno de los pasos. Luego, cuando hayas ganado un poco más de experiencia en el campo culinario, podrás comenzar a realizarle cambios a la receta para hacerla más personal.

Cocina tus costillas en salsa y ¡buen provecho!

¿Te ha gustado?