Cómo hacer café sin cafetera

Por unas razones u otras puedes verte en la necesidad o deseo de tener que saber cómo hacer café sin cafetera, ya que puede darse el caso de que tu cafetera se haya estropeado o simplemente aún no la hayas comprado.

Esto no quiere decir que tengas que verte obligado a prescindir de tu café de cada día o de ese momento en el que te apetece, ya que existe la manera de poder preparar el café sin usar una cafetera. De hecho, existen diferentes técnicas para lograrlo que puedes tratar de lograr y de las cuales te vamos a hablar a lo largo de este artículo.

Siguiendo todas nuestras indicaciones podrás ver por ti mismo como el preparar un café sin el electrodoméstico no es tan complicado como pudieras pensar en un principio. Tan solo debes seguir los pasos uno a uno y conseguirás los mejores resultados.

Instrucciones para hacer café sin cafetera

 

A continuación te vamos a enumerar los diferentes métodos que puedes utilizar para poder café sin cafetera y disfrutar de esta bebida.

Colador

  1. En primer lugar debes calentar el agua. Para ello puedes hacer uso de una olla, horno, tetera, microondas o aquello que prefieras. Lo más recomendable es apostar por una tetera o una olla, debiendo rellenar en estos casos el recipiente elegido con agua suficiente para la cantidad de café que quieras preparar. Hierve utilizando temperatura de media a alta.
  2. A continuación debes medir el café molido, agregando suficiente café molido a la taza para medir líquidos, para que puedas preparar tantas tazas de café como puedas necesitar. La estimación es de 1 a 2 cucharadas de café molido por cada taza de 250 ml de agua.
  3. Posteriormente debes verter el agua caliente sobre el café, dentro de la taza y deja que el café se remoje por espacio de unos 3 minutos. No obstante, ten en cuenta que la cantidad de tiempo variará en función del tipo de café que utilices y también de lo fuerte que quieras que sea.
  4. Una vez hecho lo anterior es el momento de pasar el café por un colador, vertiendo el líquido para ir rellenando las tazas. De esta manera la borra del café permanecerá en el mismo antes de llegar a la taza.
  5. Finalizado este proceso ya debería estar finalizado y podrás degustar tu café.

Filtro

  1. En primer lugar utiliza una tetera para horno, una olla, una tetera o un microondas y calienta el agua, llenando el recipiente con suficiente agua.
  2. Sitúa el café molido en un filtro de café, añadiendo el grano molido en el centro del mismo y átalo como si fuese un paquete, usando el hilo como cordel.
  3. Coloca el paquete que has creado en la taza y vierte la suficiente agua caliente directamente sobre el mismo hasta llenar la taza. Si vas a usar varios paquetes de café utiliza cada uno de ellos en una taza, no crees gran cantidad de café en un gran recipiente con muchos filtros.
  4. A continuación prepara la infusión, dejando que el café esté en remojo durante unos 4 minutos. Si quieres un café más fuerte debes dejarlo más tiempo remojando y si lo quieres más ligero uno o dos minutos menos. No es necesario revolver.
  5. Pasado este tiempo solo debes retirar el filtro y degustar el café.

Olla

  1. Con este método debes colocar el café molido y el agua en una olla pequeña. Revuelve la mezcla ligeramente para que el café se pueda mojar. Para ello debes utilizar entre 1 y 2 cucharadas de café molido por cada 250 ml de agua.
  2. A continuación pon a hervir la mezcla a una temperatura media alta. Mientras revuelve de vez en cuando.
  3. Tras dejarla hervir durante dos minutos estará listo para tomar. Tan solo tendrás que servirlo en la taza y degustar tu café sin cafetera.

Prensa francesa

  1. Otra opción es recurrir al uso de una prensa francesa. El primer paso es hervir el agua, para lo cual puedes usar una olla, una tetera, microondas o similar.
  2. Luego debes colocar el café mólido en la prensa francesa. Para ello añadirás 15 ml de café a la prensa por cada 125 ml de agua.
  3. Después debes verter el agua en la prensa francesa y déjalo remojar. Coloca el filtro sobre la prensa y deja que el café se mantenga a remojo durante varios minutos. El tiempo puede variar entre 2 y 4 minutos según el tamaño del café.
  4. Pasado este tiempo sumerge el filtro. Para ello toma el eje del émbolo sobre la tapa y presiona hacia abajo.
  5. Tras hacerlo el café estará listo y podrás servirlo directamente en la taza.

Café instantáneo

  1. En primer lugar, como en los casos anteriores, debes calentar el agua. Para ello puedes usar una tetera, una olla, un microondas, etcétera.
  2. Introduce en una taza entre 5 y 10 ml de café instantáneo por cada 180 ml de agua.
  3. A continuación vierte el agua y revuelve la mezcla. Con este proceso ya estará listo tu café.

¿Que necesitas para hacer café sin cafetera?

  • 1 a 2 cucharadas de café molido o bien 1 a 2 cucharaditas da café instantáneo granulado.
  • 250 ml de agua caliente
  • Colador, filtro, olla, o prensa francesa
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.