Cómo hacer café helado

Son muchas personas las que tras un día de mucho calor, para refrescarse o simplemente para tener más energía, quieren disfrutar de un café helado. Sin embargo, aunque pueda parecer algo sencillo, la realidad es que hay personas que tienen dudas de cómo hacer café helado y que este tenga un buen sabor.

Para tratar de ayudarte a que puedas disfrutar de una bebida refrescante a la par que sabrosa, te vamos a indicar todo lo que necesitas, así como los pasos que debes seguir, paso por paso. De esta manera, si quieres una bebida refrescante pero no quieres recurrir a hacer un granizado de café, podrás disfrutar de ella.

Recuerda que el café tiene diferentes ventajas para el organismo, por lo cual es aconsejable su consumo, aunque, al igual que el resto de alimentos y preparaciones, en su justa medida, teniendo beneficios incluso para la piel.

Ventajas de tomar café helado

Antes de explicarte cómo hacer café helado es importante que sepas todas las ventajas que tiene su consumo con respecto al café caliente convencional.

Mayor sabor

El café helado permite disfrutar del máximo saber del café, pudiendo apreciar mejor los diferentes aromas que en un café caliente pueden quedar más disimulados. Esto se debe que al calentarse, el café quita muchos de los matices del sabor de las semillas de café.

Más sano

Según diferentes estudios, el café frío es más sano para el estómago y también para el esmalte de los dientes.

Hidratación

Este tipo de café es perfecto para hidratarse, principalmente en los días que hace mucho calor. Además tiene la ventaja de que no hay que esperar para tomarlo y lo puedes consumir directamente, refrescándote en cuestión de segundos.

Ayuda a hacer ejercicio

El café frío es mejor que el caliente antes de hacer un entrenamiento, ya que a los beneficios propios de la cafeína se debe sumar la preparación del cuerpo que provoca para la realización del ejercicio físico. De esta manera contribuye a ayudar en la quema de calorías y pérdida de peso.

Instrucciones para hacer café helado

Para hacer café helado en tu propia casa tan solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Mezcla café con agua fría. En primer lugar debes coger una prensa francesa y colocar en él 30 gramos de café molido grueso en su parte superior.  Cuando lo hayas hecho debes verter 350 ml de agua fría y utiliza una cuchara para poder revolver la mezcla. Ten en cuenta que no debes sumergir aún la prensa francesa. En el caso de que no dispongas de ella puedes combinar el café y el agua en una cafetera o cualquier otro recipiente.
  2. Refrigera la prensa. Una vez hayas hecho lo anterior debes refrigerar la prensa en la nevera. Como es posible que esta no encaje en el mismo, puedes cubrir la parte superior con papel film transparente. Colócala en la nevera y déjala reposar durante al menos 12 horas.
  3. Sumerge la prensa francesa. A continuación, una vez haya transcurrido todo este tipo, debes sacar la prensa francesa de tu nevera y quitarle el plástico. A continuación ponle la tapa y presiona de forma lenta hacia abajo para poder empujar los granos de café hasta el fondo.
  4. Vierte el café con un filtro. Posteriormente debes verter el café a través de un filtro para la eliminación de aceites naturales. De esta manera podrás disfrutar de un café más limpio. Es tan sencillo como colocar un filtro de café en un colador y verter el café a través de él.
  5. Verter el café frío sobre hielo y mezclarlo. Para finalizar tendrás que coger un vaso alto que llenarás de cubos de hielo. A continuación vierte café frío hasta llenar la mitad del vaso y el resto llénalo con agua o leche fría.
  6. Finalmente debes remover la bebida de manera suave y bébelo antes de que el hielo se derrita.

¿Que necesitas para hacer café helado?

  • 30 gramos de café molido grueso
  • 350 ml de agua fría (es preferible que esté filtrada)
  • Hielo
  • Cuchara
  • Leche o crema, para servir
  • Prensa francesa

 

Consejos para hacer café helado

  • Tras haber preparado tu café helado, si has preparado más cantidad que para un solo café, ten en cuenta que podrás guardar las sobras del concentrado de café en un recipiente que sea hermético. Lo podrás guardar hasta una semana. De esta manera podrás preparar mayor cantidad de una vez.
  • Puedes preparar diferentes variaciones de la bebida. Para ello puedes optar por el uso de polvo de café instantáneo y crear cubitos de hielo con ellos o bien mezclar el café con jarabe de vainilla, caramelo o chocolate para darle otros tonos de sabor. Asimismo, también puedes mezclar el café frío con helado.
  • Si quieres preparar un café helado para personas adultas, puedes añadir dos cucharadas de crema irlandesa, ron o brandy.
  • Si preparas el café caliente en un recipiente de vidrio debes evitar ponerlo directamente en el refrigerador con el café caliente dentro, ya que esto puede hacer que el cambio extremo de temperatura pueda hacer que el vidrio se fracture.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.