Cómo freír pescado

Entre los alimentos más nutritivos, encontramos aquellos que se hallan en la vida marina. Si visitamos un restaurante, esos serán los platos más lujosos y costosos que podemos encontrar en el menú.

De hecho, muchas personas se abstienen de consumirlos por no poder pagarlos. Pero, eso no tiene por qué sucederte a ti. Si deseas darte el gusto de comer esos ricos manjares, puedes ingeniártelas para hacerlos en casa.

Claro, no siempre se trata de un trabajo fácil. En ocasiones resulta un poco engorroso, sobre todo porque no tenemos la costumbre de prepararlos. Estamos acostumbrados a las carnes, el pollo, las ensaladas… Pero cuando nos toca cocinar moluscos, mariscos, crustáceos y pescados, nos volvemos un verdadero lío.

Sin embargo, como todo en esta visa, preparar estos sabrosos alimentos también es una cuestión de costumbre. Los primeros quizás no te salgan tan bien como lo esperas. No estarás del todo conforme, pero en la medida que practiques, te volverás todo un experto.

Incluso, llegarás a invitar a amigos y familiares para que disfruten de las exquisiteces que prepararás. Y no estoy exagerando. Cuando te vuelves diestro en algo, no solo te gusta prepararlo sino también compartirlo con otros.

Pero, en vista que no podemos correr si no sabemos caminar, es importante comenzar desde cero y dar poco a poco los pasos que nos lleven a la excelencia culinaria. ¿Qué te parece comenzar desde lo más elemental, como freír un pescado? Puede que te produzca gracia el que te esté hablando de esto, pero no todos manejan una buena técnica para freírlo.

Cómo freír pescado

¿Quisieras aprender nuevas alternativas? ¿Estás abierto a las posibilidades de emplear métodos diferentes al que tradicionalmente usas? Si no sabes freír un pescado, ¿quisieras aprender rápido? Pues hoy es tu día de suerte. Aquí te estaremos informando.

Instrucciones para freír pescado

  1. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que, el pescado que vas a freír, esté fresco, ¿cómo puedes determinar eso? Muy fácil. Si el pescado cumple con estas tres reglas básicas, entonces puedes comprarlo para prepararlo. Pues estará tan fresco que casi se puede ir nadando.
  2. Un pescado tiene los ojos sobresalidos y brillantes. Si observas que el pescado que te están vendiendo tiene los ojos hundidos y opacos, es probable que haya pasado tiempo sin tener una buena refrigeración y, por consiguiente, no es apto para el consumo.
  3. Por otra parte, la piel debe estar firme. Para asegurarte de eso, debes presionar su piel con tu dedo, si ves que está firme, es decir, que el dedo no se hunde, entonces lo puedes comprar.
  4. Por último, y no menos importante, está el olor. Sí, estarás pensando que el pescado, por lo general, no tiene un olor muy agradable que se diga, pero en este caso, el olor debe ser como a playa. No debe ser demasiado fuerte, sino lo que sabemos que está entre los parámetros de lo normal.
  5. Dicho esto, ahora podemos proceder a dar los pasos necesarios para freírlo correctamente.
  6. Coloca la sartén con suficiente aceite para que se vaya calentando bien. Luego, toma el pescado y sécalo con una toalla limpia, así evitarás que salpique el aceite cuando lo coloques en la sartén.
  7. Luego, toma sal y agrégaselo de forma generosa, ya que por lo general, es el único condimento que le agregamos, o que necesita, para tener buen gusto. Ahora, también puedes hacerlo rebosado o empanizado.
  8. Si decides hacerlo rebosado, solo necesitas pasar el pescado por un huevo batido y luego por harina condimentada con sal, pimienta y otras especies y luego podrás freírlo. Si quieres hacerlo empanizado, es el mismo procedimiento pero sustituyendo la harina por el pan rallado.
  9. Cuando observes que la piel del pescado se torna dorada, puedes voltearlo para freír el otro lado, y esperas obtener el mismo resultado. Finalmente, estará listo para sacarlo de la sartén y acompañarlo con lo que gustes para comerlo.

Cómo freír pescado

¿Que necesitas para freír pescado?

Freír para muchos es una odisea, hasta lo consideran una actividad peligrosa y, de hecho, sí puede serlo si no tomas las precauciones pertinentes o si no tienes los elementos necesarios para freír.

No se trata de que necesites demasiadas cosas para realizar esta actividad. Olvídate del casco de seguridad, la mascarilla, los guantes y el extintor de incendios. Eso déjalo para los bomberos.

Lo que necesitas está dentro de tu propia cocina. No tienes que buscar en otro lugar. Lo primero que necesitas es una buena sartén, si es de teflón, mucho mejor. Así evitarás que la piel del pescado se pegue.

También necesitarás abundante cantidad de aceite. El pescado debe estar completamente cubierto por el aceite para que quede bien frito. De lo contrario, te costará mucho conseguir que se fría por completo o que quede bien frito de ambos lados.

Una vez que el pescado esté en la sartén, para voltearlo, necesitarás una pinza larga de metal, de esas que usamos normalmente para voltear el pollo frito. Puesto que es larga, te ayudará a tener cierta distancia con la sartén y así evitar que el aceite te salpique, de presentarse la situación.

También necesitarás tener a la mano un plato o una bandeja con papel absorbente. De esta manera, a medida que vayan saliendo de la sartén, puedes colocarlos en la bandeja para que escurra el aceite excedente y puedas comerlo sin que te quede esa desagradable sensación de manteca en la boca.

Por último, es recomendable que tengas limón en casa, no solo porque es ideal para acompañar el pescado, sino porque también puedes utilizarlo para eliminar el olor del pescado de tus manos. Solo tienes que exprimir un poco de su jugo en tus manos y usarlo como si fuese jabón.

También, puedes verter unas gotas del jugo en tu detergente lavaplatos, y no le quedará el olor de pescado a tu vajilla.

Como pudiste notar, freír pescado no es tan complicado como parecía. Pero, ¿cómo puedes hacer para salir airoso al terminar de freír? Presta atención a estos consejos.

Consejos para freír pescado

Algo fundamental a la hora de freír es, controlar tus nervios. Ninguno de nosotros se quiere quemar, ni con la llama ni con el aceite. Pero si no controlas tus nervios, puedes ocasionar un accidente.

Cómo freír pescado

Imagínate, por ejemplo, que vas a colocar el pescado en la sartén con aceite caliente, pero como no te quieres quemar, te colocas muy lejos y, en lugar de deslizar con delicadeza el pescado a la sartén, lo arrojas abruptamente, ¿qué crees que sucederá?… Efectivamente, el aceite saltará y probablemente te quemará.

En cambio, si lo haces con precaución pero controlando el temor, es muy probable que no te suceda nada. Deslízalo suavemente. No te sucederá nada. Por otra parte, si la sartén es un poco más honda de lo normal y usas unas pinzas metálicas para voltearlo, estarás más protegido.

No te descuides mientras estés friendo. Es preferible que dejes para el final freír el pescado. Primero porque es mucho mejor comerlo recién hecho y, segundo porque si te descuidas, en un abrir y cerrar de ojos, puede quemarse.

Por lo general, la piel del pescado se dora con rapidez. Así que es mejor permanecer atento.

Recuerda que al pescado no es necesario agregarle muchos condimentos. De hecho, si lo prefieres, basta con agregarle sal solamente. Eso sí, hazlo con generosidad para acentuar su sabor.

Al terminar de freír, puedes limpiar las salpicaduras del aceite de tu cocina con una toalla limpia humedecida con un poco de jugo de limón. El limón corta con mayor facilidad la grasa y suprime el olor característico del pescado.

Si tomas en cuenta los consejos que te hemos dado el día de hoy, tenlo por seguro que disfrutarás de una muy rica comida junto con tu familia y amigos. ¡Buen provecho!

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.