Cómo freír frijoles

En muchos países como algunos americanos, o el país estrella, Méjico, es muy común elaborar platos con los frijoles como plato estrella.

Seguramente, si pensáis en restaurantes o restaurantes de comida rápida os sonarán algunos muy famosos como es el Taco Bell o el Trejo’s Taco (entre los más famosos y conocidos). Los restaurantes de comida mejicana que sirven unos frijoles fritos, para chuparse los dedos. Con muchos platos estrella de frijoles que son prácticamente, insuperables. Este ingrediente, será la estrella y os diremos cómo poder preparar los frijoles fritos. Si no los habéis probado, hacedlo, no os arrepentiréis.

Los mexicanos son los verdaderos cracs preparando los frijoles (en todas sus variantes) y aunque no somos mejicanos, vamos a intentar ayudaros y contaros los secretos, para saber cómo freír frijoles y dejarlos en su punto (sin pasarse y echándolos a perder) ni dejarlos crudos. E incluso, en los trucos para aportarles más sabor y preparar también, unos frijoles chafados y como crema. Ya no habrá excusas, para no saber hacer ni preparar unos buenos platos mexicanos y sin salir de casa.

A la hora de preparar los frijoles, no es lo mismo los que son frescos a los que vienen ya preparados y están enlatados. La diferencia: los frescos, hay que previamente, lavarlos, dejarlos reposar en agua y después, secarlos.

Instrucciones para freír frijoles

  1. Como el paso de venir ya preparados, no hace falta hacer los pasos previos (lo obviaremos) y diremos que continuéis con el paso de freírlos (igual que se hace con los que hay que preparar).
  2. En caso de que los hayáis comprado frescos. Se lavan un poco y se dejan en un cazo o cuenco con agua que esté fría. Se le echa un poco de sal. Incluso, podéis echarles especies en el agua para que vayan cogiendo más sabor.
  3. Una vez en un cazo que estén bien cubiertos de agua, hay que hervirlos. Se necesitan hervir para que los frijoles se ablanden y estén en su punto. Este es un paso que lleva su tiempo… hay que esperar. Así que el tiempo como mínimo tened en cuenta que será una hora o dos.
  4. Para hacer el tiempo más rápido, se puede ver el tiempo reducido a sólo una hora o media hora si utilizáis para hervir, una olla exprés. No es tontería, si podéis utilizar este método de cocción, mucho mejor y ahorrareis muchísimo tiempo.
  5. ¿Cuándo sabréis que los frijoles ya están blandos y hay que sacarlos del fuego? Coger un tenedor y pinchar las judías. Si están blandas, es que ya las podéis retirar del fuego. Si aun están duras, hay que dejarlas hervir más tiempo.
  6. Retira del fuego y cuélalos. Reserva un poco de esa agua en un cuenco. Puede resultarte muy útil. Piensa en dejar como poco, dos tazas.
  7. Echa aceite y cubre la sartén unos centímetros, justo para cubrir (calculad unos dos dedos).
  8. Cuando el aceite esté un poco caliente, échale los frijoles para freírlos.
  9. Mientras se hacen las judías, prepara la cebolla y los dientes de ajo. Trocéalo todo bien y fríelo también.
  10. Añádele un pelín de sal para que coja sabor. Y si te gusta el picante u otra saborizante, échale ahora.
  11. Remuévelo todo muy bien y cuidado que no se queme.
  12. Piensa que los ajos se fríen antes y si se hacen demasiado, se queman y lo echarán todo a perder. La cebolla, tardará un poco más en prepararse y freírse. Pero tienes que tener en cuenta, si quieres una cebolla caramelizada, con un sabor ligeramente dulce o con un sabor más fuerte. Para ello, tardaras más o menos, en freírlo (más tiempo, más suave de sabor).
  13. Si quieres la cebolla caramelizada, baja el fuego al mínimo.
  14. Cuando esté todo dorado y/o frito, retíralo del fuego, con la espumadera, para evitar que esté demasiado aceitoso. Resérvalo o emplátalo.
  15. Ahora, ve a por los frijoles fritos. Los habrás ido removiendo, ahora, únelo a la cebolla y los ajos.
    Ya estarán listos. Puedes hacer los platos que más te gusten… los más famosos son las quesadillas o los famosos tacos con los frijoles, pero puedes también, servirlos solos con una capita de cebolla frita o caramelizada.
  16. Seguramente, estaréis pensando, en el paso de reservar el agua con el que hervisteis los frijoles y que no habéis utilizado todavía. No nos hemos olvidado, no. Todos los pasos, son para freír los frijoles y ya.
  17. Servirlos así, rellenar, mezclar… ahora bien, si queremos preparar, por ejemplo, una crema, una crema, una pasta, etc. En estos casos, habrá que coger los frijoles y chafarlos con un tenedor. Cuando se vayan chafando, para que no queden muy secos ni sumamente pastoso, coged el agua que habíais reservado e id echándoles un poquito en la mezcla. Si utilizáis esa agua, le aportará mucho más sabor.

 

¿Que necesitas para freír frijoles?

  • Platos.
  • Un cuchillo.
  • Un tenedor.
  • Dos sartenes, para freír los frijoles y la cebolla.
  • Aceite para freír los frijoles. Tened en cuenta el aceite o la manteca para freírlo, porque de ahí, dependerá y variará mucho, su sabor.
  • Los frijoles (judías). O bien frescos, o ya preparados.
  • Un par de dientes de ajos.
  • Una cebolla. Otra opción, puede ser comprar cebolla congelada y os ahorrareis tiempo en pelarla y cortarla.
  • Sal.
  • Pimienta negra y especies (optativo) al gusto.
  • Agua.
  • Colador.
  • Un cuenco para reservar el agua.
  • Espumadera.
  • Una olla y/o una olla exprés.

Consejos para freír frijoles

Un truco a la hora de escoger los frijoles es fijarse bien, de qué queremos preparar o que es, lo que vamos a hacer. Porque si os habéis fijado, hay bastantes tipos de judías y no todas, son las más idóneas para elaborar unos platos.

Por ejemplo, los frijoles que se les llaman “pintos” son los más utilizados para freírlos. Son los mejores para esto, porque no se deshacen cuando se fríen, ni se rompen. Tienen un sabor dulce, están muy buenos, resisten muy bien la temperatura alta del aceite y a la hora de chafarlos, son blandos e incluso, podéis elaborar con ellos, cremas. (Chafáis las judías pintas y lo servís untado en tostadas o en pan de trigo). Muy fácil de preparar y está buenísimo.

También las judías blancas son los que se utilizan mucho para freírlas. Serían también los clásicos frijoles. Y los frijoles negros, aunque en apariencia son algo más duros y no son tan dulces como los que ya dijimos (judías pintas), si tienen un sabor fuerte.

Otro buen truco para hacer los frijoles fritos es utilizar un buen aceite. Esto es a gusto… a la hora de hacerlos fritos, no es lo mismo un aceite de oliva, que un aceite vegetal (aceite de girasol o aceite de coco). Si utilizáis este tipo de grasa, tendréis un sabor mucho más exacto de los gustos. Más exacto será el sabor de la cebolla y los ajos, pero tal vez, para los frijoles, no sería el más idóneo. El aceite de oliva tiene un sabor muy fuerte y característico que puede arruinar y solapar un poco, el sabor de los frijoles. Por el contrario, si utilizáis la grasa de la manteca para freír los frijoles (el que suelen utilizar en México, junto las mantecas de tocino), obtendréis un sabor mucho más autentico tanto de las judías, como del resto de los ingredientes.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.