Cómo freír el pollo

Una de las cosas más rápidas de poder elaborar, más ricas, baratas y buenas, es el famoso pollo. Es un tipo de carne, muy barato y tiene un montón de diferentes maneras de poder prepararlo. Cualquiera de sus variantes, está buenísima. Pero si hay una manera de elaborar el pollo, que se lleva la palma y gusta prácticamente a todo el mundo, el es el pollo frito.

Es muy sencillo de preparar, aunque avisamos (y a modo de consejo) os decimos, que el pollo frito, engorda. ¡Vaya que si engorda! Así, que, si estáis cuidadnos la línea, con esto del verano, no abuséis en exceso del pollo frito.

Una de las mayores dudas que suelen surgir a la hora de saber cómo freír el pollo, es saber, el tiempo que se debe dejar friendo. Mentiríamos, si dijéramos un tiempo exacto, porque esto no es una ciencia exacta. Dependerá siempre, del tamaño del pollo y de la intensidad del fuego. Una vez sabido esto, ya depende de estos factores y de ir viendo cómo queda y al gusto del consumidor. Si te gusta más o menos hecho, muy torrado, el pollo muy frito o bien frito por fuera y muy jugoso por dentro. Eso sí, el buen pollo frito tiene un gran secreto, que se esconde en su rebozado y en cómo debe prepararse para que quede muy crujiente.

Lo que os va a resultar más difícil sin duda alguna, es decantaros por un tipo de salsa y otra, para poder untar el delicioso pollo frito.

Instrucciones para freír el pollo

  1. A la hora de saber cuánto tiempo exacto hay que dejar friendo el pollo en la sartén, hay que recalcar, que no es una ciencia y, por tanto, son tiempos aproximados. Pero depende siempre, de muchos factores… depende, principalmente, del tipo de pieza del pollo. Porque no es lo mismo, un trozo grande y grueso, que un muslo, que una pechuga de pollo… la pechuga se hace enseguida y si se hace demasiado, se queda muy seca por dentro. También, depende de la temperatura del fuego. No será lo mismo, al máximo que a un fuego medio o bajo… y, por último, valorad si lo vais a preparar en la sartén o en una freidora.
  2. En modo orientativo, aproximadamente, una buena pieza de pollo (si la pedís en carnecería y decís que es para hacerlo frito, ya os lo cortarán para que quede bien jugoso). Contad entre media hora y unos 45 minutos (ojo, orientativo) a fuego medio.
  3. Pero si lo hacéis por ejemplo con la carne de muslo, pechugas, etc. El tiempo baja de los diez a los quince minutos (la diferencia es cuanto menos, para tenerla en cuenta).
  4. Las alitas de pollo frito, con unos cinco o diez minutos, más que de sobra para que queden bien crujientes y fritas.
  5. Antes de empezar con la preparación es fundamental, la higiene. Muy importante que no se contamine. Las manos previamente lavadas y tened en cuenta la cadena de refrigeración (sobre todo, ahora con el calor).
  6. Prepara la sartén y échale aceite (el que hayas elegido o bien de oliva o de girasol). La cantidad, será como un dedo, que cubra bien, todo el fondo de la sartén. Si no lo cubres bien de aceite, el pollo no se freirá bien y quedará crudo y/o se quemará.
  7. Ponlo al fuego y dejarlo a fuego bajo (mientras preparas el pollo).
  8. Ahora vamos a por el pollo. Si has comprado los muslitos de pollo, sazónalo. Prepara pimienta negra o blanca, un poquito de sal, sazona el pollo y échalo a la sartén.
  9. Ten en cuenta tus gustos, si te gusta por ejemplo el ajo, sazónalo también con ajo molido (le da un toque diferente y muy sabroso) y si te gusta el picante, échale por encima, unas gotas de tabasco.
  10. Si no lo quieres excesivamente tostado o con un toque americano, llévalo ya a la sartén y fríe el pollo.
  11. Si, por el contrario, quieres darle al pollo, un toque más yankee y te encantaría probar un pollo como el que sirven en el país de USA, el truco es este: sazona el pollo. A continuación, coge margarina y úntalo en el pollo. Bien untado. Cuando esté, colócalo en una bolsa hermética o cúbrelo con papel de plata o film transparente y déjalo un rato para que repose. Así la margarina se pega bien a la carne.
  12. Después, se coge un poco de harina, colócalo en un plato y reboza el pollo sobre ella.
  13. Por último, llévalo a freír a la sartén con el aceite.
  14. Ve preocupándote de que no se te queme. Para ello, ve dándole la vuelta al pollo cada dos minutos aproximadamente, ve dándole vueltas, para que no se queme. Cuando haya obtenido un tono doradito y a simple vista, veas que está crujiente, sabrás que debes retirarlo del fuego.
  15. Otro truco, es coger un tenedor o un cuchillo y pinchar un trozo del pollo. Si está muy duro, lo notarás y si está al punto, se hundirá perfecto el tenedor.
  16. El truco para que también, quede perfecto el crujiente del rebozado, es poner el fuego al máximo cuando lo vayas a freír.Si te gusta comer el pollo frito muy crujiente, no olvides el paso previo a freírlo. Rebózalo con margarina, con harina y cuantas más capas, más grueso será el crujiente. Si por el contrario, no te gusta el pollo crujiente, sáltate estos pasos y directamente, sazónalo y a la sartén a freír.

¿Que necesitas para freír el pollo?

  • Una sartén.
  • Una freidora (por si prefieres freír el pollo en una freidora).
  • Un cuchillo.
  • Aceite de oliva o aceite de girasol.
  • Sal.
  • Pimienta negra, ajo molido, tabasco, pimienta blanca, etc.
  • Harina.
  • Dos huevos (si prefieres un rebozado más grueso y más crujiente).
  • Margarina.
  • Especies (según vuestro gusto y/o preferencias).
  • Obviamente, la carne. Bien o podéis comprar el pollo y trocearlo vosotros/as en casa, o comprar muslitos de pollo, alitas o incluso, comprar pechugas de pollo y cortarlas en tiras.

Consejos para freír el pollo

Si eres de las personas a les que les gusta mucho las especies, no olvides sazonarlo bien con las especies que más te gusten. Puedes optar por darle un toque diferente, colocando en un cuenco, diferentes tipos de hierbas aromáticas y especies. Ejemplos: ajo troceado, perejil, romero, pimienta negra, pimienta blanca, tabasco, etc.

Si te encanta el pollo frito tipo a las cadenas de comida rápida o un toque de pollo a la americana, es imprescindible, una buena capa de rebozado. Para conseguirlo o lo puedes hacer con margarina y la harina o bien, cambiarlo por el huevo y harina. Pero no olvides repetir muchas veces estos pasos para que quede bien crujiente. Y si no te gusta, simplemente, omite el rebozado.

No es un plato que sea muy light, aunque es pollo, que es una de las carnes más sanas y menos calóricas, su preparado es muy calórico y más la preparación (friéndolo). Por tanto, mejor intentar compensarlo o no comerlo a diario.

Es un plato que puede acompañarse con cualquier tipo de salsa, sólo tendrás el problema de decantarte por la que más te guste o hacerlo como en las grandes cadenas de comida rápida e ir comiéndote el pollo frito solo, sin acompañarlo de nada y de uno en uno. Comételo como prefieras, degústalo porque está buenísimo y a disfrutarlo.

¿Te ha gustado?
39 usuarios han opinado y a un 89,74% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.