Cómo decorar galletas

Uno de los momentos más dulces del día es la tarde. Y es que en estos precisos instantes se acostumbra en muchos países a compartir con sus vecinos, amigos o familiares la llamada merienda. Un postre sencillo pero delicioso acompañado con bebidas como té o café son las galletas.

En la merienda se pueden servir frutas; pero otros preferimos algún tipo de postre como el quesillo, la torta, los cups cake o las galletas. Si tu intensión es compartirla con otros, la presentación es muy importante. No querrás que solamente coman con la boca, los ojos también deben disfrutar porque como dice el refrán, la primera impresión es la que cuenta. Es por esta razón que, en este caso en particular, hablaremos de la decoración de galletas.

Para esto hay mucha variedad, así que podrás divertirte y dejar volar tu imaginación mientras haces tus decoraciones desde la comodidad de tu casa. Si lo que deseas es simplemente hacer una buena presentación de tu postre, puedes comprar galletas de mantequilla en algún supermercado y utilizarlas como tu lienzo en blanco. Presta atención a los consejos que te daremos a continuación para que siempre luzcan fabulosas y deliciosas.

galletas

Instrucciones para decorar galletas

Galletas con Glasé Real

Para esta decoración necesitarás los siguientes materiales:

  • Galletas lizas.
  • Glasé.
  • Una manga pastelera.
  • Boquillas lizas.
  • Un palillo o aguja.

galletas

  1. Vierte el glasé en la manga pastelera. Si no tienes una, como es de esperarse porque no eres repostero, puedes usar una bolsa gruesa y cortarle un poco una de las puntas.
  2. Usando una boquilla liza pequeña dibuja el contorno de la galleta, dejando una separación del borde.
  3. Rellena toda la galleta y con ayuda del palillo o la aguja esparce el glasé en los lugares donde no hubo un buen cubrimiento.
  4. Con la manga pastelera haz puntos sobre el glasé por todo el borde. Procura que no te queden demasiado juntos porque de lo contrario no podrá apreciarse el diseño que harás a continuación.
  5. Pasa el palillo, aguja o instrumento puntiagudo que estabas utilizando, por encima de los puntos. Como si los trataras de unir. En pocos momentos te darás cuenta que se forman unos pequeños corazones.
  6. Deja secar la decoración y tus galletas estarán listas para servirse.

Si esta decoración te pareció sencilla, no puedes dejar de hacer la que te recomendaremos enseguida.

Galletas con chocolate derretido

Solo necesitarás estos elementos:

  • Galletas lizas.
  • Chocolate en barra.
  • Una manga pastelera.

galletas

 

  1. Toma el chocolate en barra y córtalo en trozos en una pequeña olla y colócala sobre el fuego. No te descuides porque lo que queremos es derretir el chocolate, no quemarlo. Así que asegúrate de que nada aparte tus ojos del objetivo.
  2. Sumerge la galleta en el chocolate y sácala usando un tenedor o cubierto para no llenarte las manos ni dejar marcas en tus galletas o espacios sin cubrir.
  3. Colócalas sobre una bolsa plástica para esperar que sequen y, mientras eso sucede, toma un trozo de chocolate blanco y repite el proceso del punto 1.
  4. Vierte el chocolate blanco en la manga y con la boquilla liza más pequeña que tengas, traza unas líneas sobre las galletas. En este punto puedes enloquecer y darte la oportunidad de ser creativo. Puedes trazarlas de forma diagonal, verticales, en forma de cruz, formando secuencias de cuadros o espirales.
  5. Deja secar el chocolate y buen provecho. Estarán listas para acompañarlas con un espumoso café.

También podrías sumergir solo la mitad de tu galleta en el chocolate negro y trazar líneas de chocolate blanco en la otra mitad o si lo prefieres, sobre el chocolate negro. En realidad, no hay límites ni reglas para esto. Deja que tu mano y tu imaginación fluyan y te lleven a realizar hermosos y originales diseños.

También puedes usar el azúcar glas y espolvorearla con un cernidor sobre la galleta. Esto le dará un aspecto muy natural y no la dejarás desnuda, por así decirlo.

Estas galletas decoradas también pueden formar parte de una mesa de dulces para un matrimonio, graduación, cumpleaños o baby showers. Envolviéndolas en papel celofán pueden ser un lindo presente que más de uno te agradecerá.

Si deseas personalizarlas aún más puedes escribir sobre ellas usando una boquilla liza pequeña pero recuerda que para esto es importante contar con una bonita caligrafía para que pueda entenderse lo que escribiste y además no se lleve una mala impresión la persona que las recibirá.

Pero si eres del tipo de personas que les gusta hacer sus propias galletas, ¡no te preocupes, que no hay rollo! Aquí te dejaremos una receta sencilla para hacer galletas de vainilla que posteriormente podrás decorar con alguno de los datos que te dimos o con alguna otra idea que tengas.

Receta para galletas de vainilla

Supongamos que quieres que te salgan 15 unidades, para ello necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 150gr de harina para todo uso
  • 225gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Una pisca de sal
  • 140gr de mantequilla
  • Media cucharadita de bicarbonato de sodio.
  1. Precalienta el horno a 180 grados. Mientras esto sucede, prepara una bandeja de horno y coloca sobre ella papel para hornear. Ojo, es importante que la bandeja sea para horno, no queremos que se derrita u ocurra algún otro tipo de accidente.
  2. Con un cernidor o colador, tamiza la harina. Esto es importante, ya que hará que la harina esté mucho más fácil de manipular. Luego que lo hayas hecho, agrégale la sal y el bicarbonato. Reserva para retornarla más tarde.
  3. En otro recipiente mezcla el azúcar y la mantequilla. Esta debe estar a temperatura ambiente, es decir, blanda. Procura que ambos ingredientes se integren bien. Para esto, puedes utilizar una batidora eléctrica.
  4. En un plato hondo, bate el huevo tal como si fueras a hacer una tortilla e intégralo a la mezcla de azúcar y mantequilla con ayuda de la batidora. Haz esto hasta que quede una mezcla fina y homogénea. O sea, que no se puedan distinguir a simple vista los ingredientes.
  5. Vierte la harina a la mezcla de huevo y bate hasta conseguir una masa firme pero suave. Déjala reposar tapada por unos 5 minutos. Esto hará que la masa crezca un poco.
  6. Toma un poco de masa y dale forma circular. Antes de realizar este proceso asegúrate que tengas las manos bien limpias. La higiene es muy importante.
  7. Coloca las bolitas en la bandeja con el papel para hornear. No las pegues demasiado porque cuando vayan al horno ella se expandirán y derretirán y pueden pegarse unas con otras. No querrás que eso pase. A menos que desees una súper galleta.
  8. Con mucho cuidado de no quemarte, lleva la bandeja al horno y déjala ahí por unos 15 minutos. No te descuides. Cuando veas los bordes de las galletas un poco dorados, sácalas del horno porque podrían quemarse por debajo. La intención es que obtengas unas galletas crujientes por fuera pero suaves por dentro.
  9. Déjalas reposar pobre una rejilla para que enfríen y queden más crujientes. Y ya estarán listas para decorar.

Notarás que las galletas te quedarán con una especie de textura en la parte superior. Estas son ideales para decorarlas con chocolate. Pero si deseas que tus galletas queden redondas y planas arriba espolvorea la mesa donde estás trabajando con un poco de harina. Coloca sobre ella la masa que hiciste y con ayuda de un rodillo, aplánala. Luego dale la vuelta y vuelve a aplanar hasta que te quede el grosor deseado. Después con ayuda de un cortador redondo o de un vaso, corta las galletas sobre la masa y coloca los círculos sobre la bandeja. Cuando estén listas te darás cuenta que están planas en la parte de arriba y podrás trabajar con ellas de forma más sencilla.

También puedes usar cortadores de diferentes formas como corazones, estrellas, flores, arbolitos de navidad, entre otros… Así ampliarás el abanico de posibilidades para decorar y tendrás galletas para diferentes ocasiones.

Otro dato, si tienes cortadores de la misma figura pero de diferentes tamaños, puedes cortar con el más grande y dentro de esa figura corta con el más pequeño. De esta manera no tendrás solo una galleta sino dos y la grande te habrá quedado con un diseño muy original.

Si te animas a hacer esto, coloca las galletas pequeñas en una sola bandeja porque el tiempo de horneado será menor.

Como has podido notar, tanto hacer como decorar las galletas es muy fácil. No requieres demasiados ingredientes. Incluso puede que tengas la mayoría en la despensa de tu casa.

A estas alturas te estarás preguntando, y ¿cómo se hace el glasé real?… Buena pregunta. Aquí también te dejaremos la forma de hacerlo.

¿Que necesitas para decorar galletas?

  • Harina de trigo.
  • Huevos.
  • Azúcar.
  • Manteca o mantequilla.
  • Sal.
  • Agua.
  • Rodillo.
  • Bandejas.
  • Horno.

Consejos para decorar galletas

Lo único que te recomendamos es practicar diferentes recetas de decorado y darle un toque de tu estilo a cada una. Por ello, a continuación te dejamos una receta más:

Receta para el glasé real

  • Para realizar el glasé necesitarás los siguientes ingredientes:
  • Una clara de huevo a temperatura ambiente
  • Unas gotitas de jugo de limón
  • 250 gr de azúcar impalpable o azúcar glas tamizada.

  1. En un recipiente hondo coloca la clara de huevo y bátela hasta que quede como con burbujitas con ayuda de un batidor manual o eléctrico.
  2. Agrega un poco de azúcar impalpable y bate nuevamente. Repite este proceso una y otra vez. Agrega azúcar y bate, agrega azúcar y bate.
  3. Cuando estés a la mitad del proceso agrega el jugo de limón. Esto le dará blancura al glasé y mejora su terminación. Lo suaviza.
  4. Continúa agregando el azúcar y batiendo. Te darás cuenta que comienza a espesar.

Para que el glasé esté a punto o listo debe cumplir con tres requisitos:

  1. No debe estar brillante.
  2. Al levantar el batidor debe hacer picos altos.
  3. No debe pegarse en tu dedo al tocarlo.

Si no cumple con estos tres requisitos, o al menos con uno de ellos, debes seguir integrando azúcar impalpable hasta lograr el objetivo. Luego reserva en un envase, colócale una bolsa que haga contacto con la mezcla y tápalo. Déjalo fuera del refrigerador toda la noche y al día siguiente puedes utilizarlo.

Este glasé tiene sus variantes. Si lo quieres más líquido agrégale solo un poco de agua a la mezcla. Si no lo quieres blanco, puedes agregarle el colorante que desees. Por ejemplo, con el colorante rojo en menor cantidad obtendrás el color rosa y a mayor cantidad el rojo en sus diferentes gamas.

Teniendo la receta para las galletas, para el glasé y las técnicas de decorado, ya solo falta que te lances al agua y te atrevas a hacerlo. Recuerda que no es necesario que seas un experto. Disfruta de la experiencia y deja volar tu imaginación. Te divertirás mucho y tendrás como resultado un postre delicioso para compartir en tus meriendas.

Además, podrías pensar en la posibilidad de venderlas y hacer de ello un pequeño negocio, la inversión sería poca porque la mayoría de los materiales puede que ya los tengas en la despensa. Al fin y al cabo un dinerito extra no caería nada mal a tu bolsillo y menos si lo produces haciendo cosas que te gustan. Solo nos queda desearte éxitos y buen provecho.

 

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.