En entradas anteriores nos ha tocado escribirles sobre las almejas y las maneras en las que podemos cocinarla. El día de hoy nos enfocaremos en su primo los mejillones. Estos moluscos son sabrosos y tienen a su disposición una gran variedad de métodos y platillos con los que podemos prepararlos. Y conseguir así disfrutar de un plato al estilo marinero.

La versatilidad de estos mariscos radica en que son fáciles de preparar y limpiar, por lo que nos da mayor accesibilidad para incorporarlos a cualquier plato. Inclusive comerlos crudos es una forma muy popular de comer mejillones. Se nos hace agua la boca de solo pensar en su sabor con un poco de sal y limón.

Acompáñanos en este artículo donde te redactamos algunos de los métodos existentes para cocinar el mejillón y sacarle el máximo provecho a estos mariscos.

También puede que te interese leer el siguiente artículo sobre «Cómo hacer sopa de mariscos» de nuestra página de recetas en doncomos.

¿Cómo Preparar los Mejillones?

Como toda comida, resulta importante conocer cómo limpiarlas adecuadamente, para prevenir cualquier tipo de enfermedad o problema digestivo. Los mejillones son alimentos que suelen estar muy relacionados con este tipo de impurezas si no se les lava bien. Por lo que limpiarlos bien se vuelve un paso esencial antes de hacer cualquier otra cosa.

Quizás un paso previo antes de limpiar los mejillones es habernos asegurado de seleccionar los mejillones vivos en nuestro mercado de confianza. Para saber que un mejillón está vivo este se mantendrá cerrado desde el momento en el que lo compramos.

mejillone slimpios

Mucha gente comete el error de seleccionar los mejillones que se encuentran abiertos, porque creen que son los que están más frescos. Cuando la realidad es todo lo contrario y no resulta muy recomendable comprar aquellos que se encuentran abiertos ya que significa que el mejillón estuvo expuesto a muchas impurezas.

Siguiendo esta misma regla se debe evitar comprar aquellos que mejillones que se encuentren rotos.

Para limpiar los mejillones solo bastará con remover cualquier residuo o suciedad que se encuentre pegada a la concha, puedes usar un cepillo para limpiarlos o bien una esponja de alambre. De esta forma se conseguirá un mejor acabado. Enjuaga en abundante agua y tendrás tus mejillones limpios.

Seguramente te encuentres algunos mejillones con «barbas colgantes». Estas barbas son aquellos residuos muy parecidos al pelo (de allí que se les llamen así) que se encuentran a los costados del mejillón. Para quitarlos solo basta con sujetarlos y jalar hacia fuera.

Cocinar Mejillones al Vapor.

Para cocinar los mejillones al vapor vas a necesitar de los siguientes ingredientes:

  1. Una taza de caldo de pollo.
  2. Dos cucharadas de aceite de oliva.
  3. Zumo de limón.
  4. Dos dientes de ajo.
  5. Tres ramitas de tomillo fresco.
  6. Un kilo de mejillones.

El proceso consiste en verter el caldo de pollo y todas las especies en una olla mediana o grande. Saltea los dientes de ajo y las ramitas de tomillo en un sartén con aceite de oliva y luego agrégalo sobre el caldo de pollo. Deja que todo esto se caliente y cuando veas que el agua hierve coloca los mejillones en un colador y ponlos arriba de la olla. No importa si los mejillones se sumergen un poco sobre el caldo.

Después de unos 6 a 8 minutos tendrás el kilo de mejillones listos y cocinados con un sabor especial, aportado por las especias que usaste. Así como el caldo de pollo.

mejillones

Cocinar Mejillones a la Parrilla.

Al igual que con el método anterior, vas a necesitar de unos cuantos ingredientes para su preparación…

  1. Kilo y medio de Mejillones limpios.
  2. Sal a tu gusto.
  3. 1/4 de taza de mantequilla.
  4. Cuatro cucharadas de perejil.

Lo que debes hacer es calentar la parrilla a una llama baja, no hace falta un candelero para cocinar los mejillones. Mientras la parrilla se calienta vas a derretir en una taza aparte la mantequilla acompañada de varios trozos de perejil picado. Esto lo usaremos más adelante para darle sabor a los mejillones.

Luego solo debes de poner los mejillones sobre la parrilla de forma ordenada y asegúrate que todos se cocinen de forma uniforme. Al cabo de unos minutos sabrás que están listos por que se abrirán solos por el calor.

Una vez tengas tus mejillones listos sácalos de la parrilla y extraerlos de la concha con un tenedor. Una vez tengas una cantidad considerable de mejillones cocinados vas a verter sobre ellos la mantequilla con el perejil que derretimos en un principio.

Solo asegúrate de no empapar tan to los mejillones de mantequilla, esta mezcla es solo para darle un sabor diferente. Sin embargo queda a tu criterio cuánto agregar. De esta manera gozarás de unos mejillones a la parrilla que te harán disfrutar de un buen fin de semana.

Estos han sido solo algunas de las formas en las que se puede cocinar los mejillones, pero existen aún más. Esperamos que la información aportada en este artículo te haya sido de utilidad, te invitamos a seguir leyendo alguna de nuestras entradas, como lo puede ser esta sobre «Como hacer escabeche«.

¿Te ha gustado?