Cómo cocinar los mejillones

Aprender cómo cocinar mejillones es una habilidad realmente productiva. Se trata de una comida que puede combinarse de distintas maneras, muchas de ellas deliciosas. Por lo que alguien que sabe realizar alguna preparación con ellos siempre sorprenderá a sus invitados. De igual forma es un alimento con muchos nutrientes, todos ellos aprovechables para el organismo.

Los mejillones son un tipo muy particular de marisco. El mismo puede combinarse con otras especies para hacer fantásticas recetas. Su sabor puede acompañarse con distintas especias, por lo que siempre habrá nuevos aromas por explorar. Además de que se puede disfrutar de ellos en las distintas horas del día, debido precisamente a su versatilidad.

Los beneficios de este alimento también son una gran característica que debe mencionarse. Lo primero es su alto contenido en proteínas, lo que le da una gran importancia por su cuenta. Las vitaminas a y b12, el Omega 3 e igualmente el yodo forman parte de sus nutrientes más importantes. Esto último es significativo ya que ayudan a combatir malestares como la depresión y suben las defensas del organismo notoriamente.

Cocinar mejillones no tiene que ser una tarea muy complicada tampoco. Por ello no hay que desanimarse en querer intentarlo, a pesar de que en principio parezca difícil. Efectivamente existen recetas que son hechas por expertos, pero también las hay sencillas de realizar. Tan solo hay que seguir algunos pasos esenciales para que todo salga de maravilla y tenga un sabor excelente.

¿Que necesitas para cocinar los mejillones?

como-cocinar-mejillones3

  • Mejillones
  • Agua
  • Una gran olla
  • Diferentes vegetales
  • Vino Blanco
  • Vino tinto

Instrucciones para cocinar los mejillones

Así se cocinan los mejillones paso a paso

como-cocinar-mejillones2

  1. Lo primero que hay que saber cuándo se quiere cocinar mejillones de forma exitosa es aprender a elegirlos. Al comprarlos hay que seleccionar aquellos que estén vivos en primer lugar. Los de concha rota o que estén abiertos deben ser descartados de inmediato ya que no son aprovechables. Por ello lo mejor es optar por adquirirlos en un lugar de confianza en donde se les pueda revisar apropiadamente.
  2. La limpieza de los mejillones puede parecer complicada. La idea es que al realizarlas no se dañe la concha o puedan quedar sucios. Hay que recordar que es un producto que viene directo del mar, por lo que tendrá muchas impurezas. Hay que tomarse el tiempo de fregar uno por uno, hasta que ya no se sientan partes fibrosas.
  3. La barba de los mejillones es una de sus características más emblemáticas, pero cuyo sabor no es el más placentero. Por esta razón hay que retirarlas con mucho cuidado para no abrirlos durante este proceso. Para hacerlo solo hay que tirar mínimamente y cortarla con un cuchillo o tijera. Notaras que hay algunos que no la tienen o que le quedan restos muy cortos, por lo que no hay que preocuparse.
  4. Puede ocurrir que la limpieza de los mejillones se vuelva una tarea un poco más complicada. Esto por no poder eliminar la suciedad pegada en la concha adecuadamente. Déjalo en agua fría durante un rato, para que así el molusco se deshaga de todos los desechos, como tierrecita, principalmente.
  5. Ten presente en todo momento que cocinar mejillones es realmente muy fácil. Esto porque muchas veces las personas se limitan a experimentar con estos ingredientes del mar. Si escoges una receta que te guste y la sigues al pie de la letra, el plato te saldrá para chuparse los dedos.
  6. Precisamente una de las claves al momento de cocinar mejillones es saber reconocer cuando están listos. No se trata de un tiempo demasiado específico, sino más bien de un cambio notorio. Estos moluscos están en su punto de cocción cuando su concha se abre de forma espontánea. Esto aplica para las diferentes formas que existen de  prepararlos, por lo que no hay que mirar tanto el reloj sino más bien observarlos.
  7. El líquido que suelta los mejillones al cocinarse es uno de los elementos más importantes del mismo. Por ello sino se usa por completo en la receta se puede guardar para darle sabor a otras preparaciones. Caldos y salsas de pescado y marisco tendrán un excelente aroma al incluirlo en poco o gran medida.
  8. La versatilidad al cocinar mejillones es realmente magnifica y muchas veces incomparables. Como se mencionó anteriormente, existen recetas muy fáciles y rápidas de realizar. De igual manera hay algunas que llevan un poco más de tiempo, pero no son imposibles. Se trata entonces de ir practicando para perfeccionar su sabor y conocer los mejores ingredientes para acompañarlos.
  9. Cocinar mejillones al vapor es la forma más conocida y sencilla de disfrutarlo. Esto porque solo hay que colocarlos en una olla lo suficientemente honda, con un poquito de agua y suficiente vino blanco. También se le puede agregar laurel y limón para completar mejor el sabor. Se tapa el envase y se dejan cocinar a fuego suave hasta que se abran y estén listos para degustarlos de inmediato.
  10. Otra forma de cocinar mejillones es acompañándolos con una buena salsa de tomate. Para la misma resulta de la combinación de cebolla, ajo, vino tinto, guindillas, sal, pimienta y el tomate triturado. Se cocinan los mejillones a parte y su jugo se le agrega a la mezcla anterior para darle más sabor. Finalmente se sirven en conjunto y se degustan esta excelente preparación.
  11. Ya después de que se han aprendido las recetas más básicas y sencillas se puede comenzar a experimentar. Al momento de cocinar mejillones no hay límites pronunciados o una gran dificultad. Busca muchas recetas y elabora platos diferentes con este ingrediente. El sabor merece la pena disfrutar de los mejillones siempre que se pueda. Además de que implementarlos en la dieta también es una forma de consentir la salud del organismo.

Consejos para cocinar los mejillones

En ocasiones compras los mejillones y no los quieres usar de inmediato en la cocina. Por ello hay que buscar la forma de mantenerlos fresco y sobre todo en buen estado. Para conseguirlo solo tienes que envolverlos en un paño húmedo y guardarlos en la nevera. Es una técnica que no falla, pero que tampoco se puede dejar tanto tiempo de esta forma.

Por otra parte al momento de cocinar mejillones es aconsejable tener una olla o recipiente lo suficientemente ancho. Esto porque los mismos necesitan de espacio al abrirse para mantener su característico sabor. Por ello siempre ten a mano un envase en donde se puedan cocer sin ningún problema de amplitud por medio.

Los mejillones, al ser un producto del mar ya cuentan con la sal necesario. Por esta razón al momento de cocinarlos la misma no será una preocupación. Tiene un sabor tan especial que no te cansarás de comer mejillones y de añadirlo a tus guisos.

El último consejo es que los mejillones deben de prepararse hasta que se abran. Esto porque si se hace por demasiado tiempo perderán lustre y se encogerán notoriamente. La idea de cocinar mejillones es que siempre quede lo mejor posible. Por ello hay que prestar mucha atención a su forma de preparación y a los resultados que se logran con el paso del tiempo.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.