Cómo cocinar garbanzos

Los garbanzos son unas leguminosas deliciosas sin importar como las preparemos, en guisados, en ensaladas, sopas y demás preparaciones, los garbanzos siempre son muy saludables ya que cuentan con mucha proteína vegetal, por lo cual son muy nutritivos para nuestro organismo. Sin embargo no todo es una ventaja sobre este tipo de alimentos.  Muchas personas no saben cómo cocinar garbanzos.

Esto es debido a que muchas veces resulta difícil cocinarlos debido a que no siempre se suavizan por completo o peor aún, se deshacen cuando los hemos cocido por demasiado tiempo. Esto es un problema porque si los garbanzos están demasiado hechos, resultará difícil hacer un platillo donde se mantengan completos.

Poder conseguir el balance entre firmeza, suavidad y cocción, no es cosa fácil, se requiere de saber por cuánto tiempo cocerlo, la proporción de sal adecuada y el modo de cocción, pues no es lo mismo poner a cocer los garbanzos en una olla rápida que en la estufa en una cocción lenta.

La forma correcta de cocer los garbanzos para conservar su sabor, suavidad y a su vez, evitar que se deshagan, es casi un arte. Pero con los consejos que te estaremos mostrando aquí, seguramente aprenderás cómo hacer que los garbanzos queden perfectos y puedas utilizarlos en cada tipo de platillo que desees.

Es importante saber cuáles son las diferencias entre cada leguminosa pues cada forma de cocinar dependerá del alimento en cuestión. No es lo mismo la forma en la que vamos a cocinar unos guisantes que la forma en la que cocinaremos unos alverjones, unas alubias o unas judías. También es importante resaltar la diferencia entre los garbanzos y la garbanza.

La garbanza es como se le llama a una especie de garbanzo cuyo tamaño es superior al promedio, por eso si a ti te han vendido garbanza, es posible que tengas que dejarla cocer por el doble de tiempo que si fuera garbanzo común. Además, cocer los garbanzos tiene su ciencia, si la temperatura es demasiado fuerte, lo más probable es que terminaremos por reventar los garbanzos, y si es muy baja, tardará mucho en cocerse, por eso tenemos que tener en cuenta el tipo de garbanzo que vamos a cocinar. Bueno en fin, es momento de poner manos a la obra y ver cómo podemos cocer los garbanzos para preparar los guisados que queramos.

¿Que necesitas para cocinar garbanzos?

  • ½ kilo de garbanzos
  • 1 y ½ litros de agua
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio

Instrucciones para cocinar garbanzos

Cocción:

  1. Tenemos que escoger los garbanzos. Con escoger nos referimos a que tenemos que asegurarnos de que no hayan piedras u otras semillas entre los garbanzos. Muchas personas ponen a cocer los garbanzos sin importar si están escogidos o no, pero no siempre es recomendable, porque salvo que hayas comprado garbanzos extra limpios, en general es bueno que tú revises que no hayan otras semillas, leguminosas o piedras que puedan arruinar tus garbanzos o confundirse con ellos.
  2. Hay que lavarlos muy bien. Generalmente los garbanzos tienen algo de tierra, así que enjuágalos sobre un colador para eliminar la mayor parte de la suciedad que puedan tener. De ser necesario utiliza tus manos para tallarlos. No te recomendamos utilizar jabón para lavarlos porque podrían adquirir un sabor amargo y feo o un olor desagradable, además de que los químicos del jabón no son buenos para la salud.
  3. Los dejaremos remojar por bastante tiempo. Por cada ½ kilo de garbanzos agregaremos 1 ½ litros de agua caliente. Es importante que el agua sea caliente para que los garbanzos se vayan suavizando y la cáscara se pueda despegar con mayor facilidad. Dejaremos reposar esto por toda la noche o 6 horas cuando mínimo, así podremos conseguir que se hidraten y se vayan suavizando, así como también, permitirá que la cáscara se desprenda más fácilmente. Sin este proceso no lograremos suavizar los garbanzos.
  4. Un poco de bicarbonato de sodio podrá ayudar a ablandar los garbanzos y a disminuir el tiempo de cocción. En el agua donde vamos a poner a remojar los garbanzos, es el agua donde tenemos que poner 2 cucharadas de bicarbonato de sodio, y luego podremos dejar esto reposar toda la noche como lo hemos aclarado en el punto anterior.
  5. Una vez que este tiempo haya pasado, ya es hora de poner los garbanzos sobre un colador y enjuagarlos para retirar la mayor parte del sodio y que éste no afecte el sabor de los garbanzos. Luego de esto es momento de ponerlos a cocer. Para esto sólo los pondremos en una olla y pondremos5 litros de agua por cada medio kilo de garbanzos.
  6. Es importante que el agua siempre sobrepase la cantidad de garbanzos casi por tres partes, esto es porque los garbanzos tienden a absorber bastante agua y si ponemos poca agua, sólo conseguiremos que ésta se consuma y a su vez, quedarán desechos o muy pegajosos si no se pone agua suficiente para mantenerlos completos. En esta olla con agua pondremos un tenedor o una cuchara de metal. Esto lo hacemos para que haya una mejor proporción del calor y no se revienten los garbanzos, sino que se mantengan enteros aunque estén cocinados.
  7. Lo ideal es dejar por 15 minutos que se hagan los garbanzos en agua hirviendo a fuego alto o hasta que se desprenda con facilidad la cáscara. Luego los pondremos en un colador y los frotaremos con las manos hasta que se desprendan las cáscaras. También podemos hacerlo retirando la cáscara uno por uno, utiliza el método que te sea más práctico o cómodo. Hay personas a las cuales les gustan las cáscaras, pero si a ti no te gustan, puedes utilizar los métodos anteriormente mencionados. Después de los 15 minutos y de enjuagarlos, ya deben estar listos para realizar el guisado que quieras.

Guisado de garbanzos con acelgas:

  1. Poner los garbanzos semi-cocidos en puré de tomate con patatas y algunas acelgas, será una forma excelente de preparar un guisado sencillo y delicioso que seguro deleitará tu paladar.
  2. Puedes además completar el sabor de este guisado con pimienta, sal al gusto, orégano, albahaca y mejorana, te aseguramos que quedará genial.
  3. Para esto sólo tienes que moler tomates o utilizar puré comprado con un poco de agua, especias, sal y allí poner las patatas cortadas en cubos, los garbanzos a cocer.
  4. Una vez que los garbanzos y patatas estén bien cocidos, es momento de poner las acelgas y dejar hervir por 5 minutos más.

Guisado sencillo de garbanzos:

  1. Fríe un poco de cebolla, ajo picado y tomate con aceite y una pizca de pimienta y sal.
  2. Pon los garbanzos cocidos y escurridos en la sartén con el resto de los ingredientes.
  3. Agrega agua y especias al gusto, un poco de sal, pimienta y orégano serán suficientes. Si agregas una cucharada de aceite de oliva sabrá aún mejor.

Garbanzos con limón y sal:

  1. Si no quieres preparar un guisado y quieres sólo degustarlos, puedes coger un poco de este caldo con garbanzos en un tazón con un poco de jugo de limón, picante y sal y verás lo delicioso que estará para comer.

Consejos para cocinar garbanzos

  • Es mejor cocer los garbanzos sin sal para que así el sabor de los garbanzos no afecte el guisado que vayas a hacer.
  • Puedes utilizar la cantidad de garbanzos necesaria para el guisado que realizarás, y dejar el resto en un toper o una bolsa para poner los garbanzos en refrigeración congelándolos hasta el momento en el que necesites más garbanzos. Con este método estos garbanzos tendrán una vida útil de 2 a 3 semanas para que los utilices en los guisados que quieras.
¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.