La carne de conejo es una carne muy apta para comer de manera saludable y perder peso. Está también muy recomendada si estás a dieta y quieres perder peso o mantenerte. Porque precisamente, es una de las carnes que menos grasas tiene.

La carne de conejo es una carne blanca y está lleno de muchos valores nutritivos aptos para la salud. Por ejemplo, contiene entre otras muchas vitaminas, la Vitamina B12, la Vitamina B, la Vitamina B6, la Vitamina E… Tiene antioxidantes, minerales, magnesio, zinc, potasio, hierro, etc. Un portento de carne y siempre, con la mínima grasa.

Instrucciones para cocinar conejo asado

  1. Se puede preparar de muchas maneras diferentes, es una carne muy blanda que se suele deshacer en la boca y tiene infinidad de recetas para poder prepararlo. Es sencillo de cocinar y se hace con mucha rapidez. Casando muy bien con casi cualquier ingrediente, lo que lo hace un autentico comodín.
  2. En este caso, vamos a contaros uno de los platos más famosos, fáciles de elaborar, apenas tarda mucho en prepararse, y es muy resultón. Es el conejo asado.
  3. Se necesita un conejo. Que más o menos, pesará entre un kilo y dos. Es necesario para prepararlo asado, que el conejo no esté entero. Si no sabéis cortarlo o sois aprensivos, pedir en la carnicería que os lo troceen.
  4. Para acompañamiento, unas patatas que no sean muy grandes. Aproximadamente, entre medio y un kilo. Hemos elegido patatas, pero podría ser una ensalada (pensando en hacerla completa con todo un poco), con unos pimientos asados, unas verduritas, unas cremas de verduras, salsas, etc. Hemo ido a lo más sencillo.
  5. Para preparar el conejo asado, hemos elegido como acompañamiento, unas patatas. Podéis elegir otro ingrediente principal, pero las patatas las podéis cocinar también en el horno (como el conejo) y aprovechar que se hacen rápidamente, suele gustar a todo el mundo y acompañan muy bien a la carne de conejo.
  6. Si el conejo lo compráis en carnicería, pedidle al carnicero que os lo trocee. De este modo, los trozos serán más o menos iguales para todos los comensales y os ahorráis hacerlo vosotros.
  7. Si, por el contrario, lo compráis empaquetado, en los supermercados lo podréis encontrar también.
  8. Una vez tengáis todos los ingredientes, empezad a preparar el conejo. Cogéis el conejo y tenéis que especiarlo. Es decir, le echáis las especies que hayáis elegido (las más comunes son el romero y el tomillo), económicas y fáciles de encontrar. Además, dan mucho sabor a la carne.
  9. Lo salpimentáis también. Recordad, es echarle sal y pimienta.
  10. Cuando esté con todas las especies, lo dejas que repose un momento y sigues con lo demás. Te faltan los ajos, así que deberás trocearlos en trocitos pequeños y échaselos también al conejo. Procura que esté bien repartido para que la carne quede bien sabrosa.
  11. Las patatas también deben prepararse. Para ello, mientras la carne está reservada, macerándose, prepáralas.
  12. Coge las patatas y pásalas por debajo del grifo. Lávalas bien. Después, elige como prefieres prepararlas. Las opciones son o bien enteras, cortadas por la mitad, en plan patatas fritas (a tiras) o bien, a gajos.
  13. Como es un conejo asado, nos decantaremos por una opción que quede más bonita cuando se sirva. Por tanto, elegimos las patatas que están cortadas en gajos.
  14. Los trozos, intenta que sean medianos, no grandes. Si son muy grandes, costará que se hagan bien. Y que sean también todos más o menos iguales. Si los hay grandes y pequeños al final unas patatas se quemarán y otras, estarán crudas.
  15. Una vez cortadas todas las patatas, échales un poquito de sal y puedes también echarle un poco de hierbas aromáticas (o no). El último paso, échales un chorrito de aceite para que se hagan y no se peguen.
  16. Ahora, enciende el horno. La temperatura entre los 170ºC y los 180ºC.
  17. Cuando esté caliente, entonces, empieza a prepararlo. Necesitarás una fuente para colocar la carne de conejo y asarlo. Asegúrate que es una fuente o bandeja para horno (para que no pete ni se rompa). Si tienes una de tamaño grande, mejor. Porque puedes colocar todo junto el conejo y las patatas y quedará más sabroso. Pero si no, no hay problema. Por una parte, las patatas y por otra, la carne.
  18. No te olvides ahora, de echarle al conejo un buen chorro de aceite de oliva. Y todo, al horno para que se vaya horneando.¿Cuánto va a tardar en asarse el conejo? Pues eso dependerá mucho, del tipo de horno que tengáis en casa y su potencia. Por lo general, mínimo será una media hora y no llegará a los sesenta minutos. Siempre que la temperatura, fuese de los 180ºC.
  19. Asegúrate, tras los primeros treinta minutos, ir mirando el horno para asegurarte de que las patatas y la carne, no se quema, ni se tuesta en exceso, ni se pega. Ve dándole la vuelta si fuese necesario para que se haga de igual manera por ambas caras.
  20. Cuando ya veas que está dorado, no quemado ni negro, será el momento de retirarlo del horno.
  21. Emplatad y servid de inmediato, para que no se enfríe.

¿Que necesitas para cocinar conejo asado?

  • La carne de conejo.
  • Patatas.
  • Una fuente para el horno o bandeja.
  • Una bandeja de horno.
  • Un horno para hornear.
  • Un cuchillo.
  • Aceite de oliva.
  • Guantes para el horno.
  • Agua.
  • Sal y pimienta negra.
  • Tres dientes de ajo.
  • Especias: puede ser la que más os gusten. El ajo en polvo, el romero, el tomillo, cebolla, etc.

Consejos para cocinar conejo asado

Este plato de conejo asado, o lo que es lo mismo, conejo al horno, es un plato muy socorrido. Si tienes por ejemplo en casa, congelada, la carne de conejo, sólo te bastará con descongelarla y prepararlo junto con unas patatitas al horno, o gratinadas o inclusive, con otro acompañamiento, como una ensalada completa, unas verduritas, puré de patatas, etc.

No solamente es un plato muy sencillo de hacer, de hecho, como habéis podido ver, la carne de conejo no tiene mayor misterio. Si ya pedís al carnicero que os lo trocee o incluso, en algunos supermercados podéis encontrarlo en la sección de carnicería, ya envasado y troceado, os ahorráis mucho trabajo. Sólo tenéis que echarle los condimentos que creáis que os vienen mejor al plato o que más os gusten y pensar un poco en el acompañamiento. Por lo demás… la carne no necesita mucho más. Se hace con rapidez y como no es una carne con grasa, no necesita muchas horas, ni pincharla para comprobar si está bien hecha por dentro, etc.

Un truco que podéis añadir a la receta y/o la preparación de este conejo asado, es echarle un vasito de vino. Esto sirve para que la carne quede mucho más jugosa, tenga más gusto, no quede tan seca y de paso, con un poco más de sabor. Si preferís hacerlo así, tened en cuenta, que deberíais echarle un poco de vino blanco cuando vayáis a meter el conejo a hornear. Y a partir de la media hora, mirad como está el conejo y echarle el resto del vaso. De este modo, la carne quedará muy jugosa y no estará seca.

Además, es una de las carnes más baratas que os podéis encontrar. La carne de conejo se encuentra con mucha facilidad en cualquier supermercado y/o carnicería y no es cara. Por diez euros o incluso, menos, podéis preparar este plato y para varias personas.

¿Te ha gustado?