Cómo cocinar arroz

Muchas veces tenemos interés en la historia del alimento que vamos a cocinar, no sólo su procedencia. Cuando es el caso de cómo cocinar arroz con leche o de cualquier otra receta deliciosa, por ejemplo y de cómo apareció en nuestra vida, nunca nos podríamos imaginar el tiempo que hace que existe. El arroz ha alimentado a más personas durante un período de tiempo más largo que cualquier otro tipo de cultivo.
En 2.500 a.C., ya aparecía en arroz como fuente de alimento y tradición en diferentes culturas y poblaciones. También es importante saber, si queremos conocer cómo cocinar arroz, que no en todos los puntos del mundo se cocina igual. Existe una manera internacional que podemos denominar la “básica” que después, según la cultura, añade ingredientes o especias.
China es, por defecto, el país rey del arroz debido a sus grandes extensiones dedicadas al cultivo del mismo. Pero estamos ante un cultivo que se puede llevar a muchas partes del mundo debido a su versatilidad a la hora de crecer. Es por ello que podemos encontrarlo tanto en los desiertos de Arabia Saudí como en las humedades asiáticas.

Si te gusta el arroz te invitamos a leer otros artículos en los cuales te enseñamos Cómo preparar arroz chino y Cómo preparar una paella.

Aunque el arroz sea un cultivo mundialmente conocido, hay muchos países que no lo cultivan. Por ello se ha tenido que crear un mercado internacional en el que el arroz es un bien preciado aunque se cultiven cantidades impensables.
Por ejemplo, China cultiva una media de 145 millones de toneladas de arroz al año. Algo que daría para alimentar a su población pero también le da la oportunidad para poder abastecer a algunas zonas cercanas. El arroz se convierte en una excusa para realizar algunas comunicaciones y relaciones internacionales que se utilizan para otro tipo de mercados o productos.

Cómo cocinar arroz y sus beneficios

La importancia de saber cómo cocinar arroz de la manera correcta es debido a todos los beneficios que puede traer para nuestra salud. Estamos ante un alimento que es alto en carbohidratos, por lo que actúa como el perfecto combustible para nuestro organismo. Además de las vitaminas y minerales que aporta mientras es esa gran fuente de energía que siempre estamos buscando.
También nos puede ayudar con nuestros problemas de colesterol o presión arterial, por lo que no deberíamos perder el arroz de vista. No contiene las temidas grasas nocivas y es bajo en sodio, por lo que si lo consumimos regularmente se convertirá en un alimento perfecto para nuestra salud.
Eso sí, todos estos beneficios pueden desaparecer si hacemos de la sal nuestro “aliado”. Es decir, si mientras cocinamos arroz le echamos sal como para que exista más sal que arroz. Esto puede hacer que nuestro grano pierda todas sus propiedades y se convierta más en un producto nocivo para nosotros que en algo beneficioso.
Por último, pero no menos importante, tenemos que recordar que el arroz es un alimento que no tiene gluten. Por lo que todas aquellas personas que son intolerantes al gluten pueden disfrutar tanto cocinando como comiendo este grano. Así que todas aquellas personas que no pueden comer gluten encuentran en el arroz nutrientes que no pueden obtener por otro camino.

¿Que necesitas para cocinar arroz?

• Taza de medir.
Arroz, de la marca que más te guste.
• Agua.
• Una olla, si es con tapa mejor.
Sal.
Aceite.
• Una cuchara de madera o lo que mejor te venga para revolver el arroz dentro de tu olla.
• Un Tenedor.

Instrucciones para cocinar arroz

  1. Coloca todos los ingredientes en tu cocina y tenlos a mano para no tener que ir a buscarlos lejos de donde vas a colocar tu olla, así podrás centrarte en lo que vas a cocinar.
  2. Elige una olla de acuerdo con la cantidad de arroz que quieras preparar y con una tapa que se ajuste, y colócala encima de tu placa o quemador a gas.
  3. Coloca en su interior una cucharada de aceite y una taza de arroz del tipo que más te guste, puede ser de grano largo o más corto, de cualquier marca, etc.
  4. A continuación es el momento de añadir la sal; lo ideal es no añadir más de ½ cucharadita de sal, ya después podremos añadirle más en nuestro plato si fuera necesario.
  5. Ahora debemos poner en el interior de nuestra olla dos tazas de agua (si ya está caliente mejor, así aceleraremos el proceso); debemos tener en cuenta que por cada taza de arroz son dos tazas de agua.
  6. Pondremos nuestra placa o nuestro quemador a gas en la mayor potencia para que nuestra olla comience a coger calor. Es el momento de llevar nuestro arroz sumergido en agua a ebullición.
  7. Debemos hervir el arroz durante unos 5 minutos o hasta que podamos ver que el agua se haya reducido y sólo queden pequeñas burbujas de espuma en la parte superior del arroz. Ese será el momento en el que deberemos reducir el fuego al mínimo y cubrir la olla con nuestra tapa.
  8. Cuando hayan pasado otros 5 minutos de cocción, es el momento de comprobar como está nuestro arroz. No debemos escuchar ningún ruido de crujir o freír, si así fuese es el momento perfecto para añadir 2 cucharadas de agua para que nuestro arroz termine de cocinarse.
  9. Para comprobar el estado de nuestro arroz todo lo que debemos hacer es insertar una cuchara hasta que toque el fondo de nuestra olla. Al sacarla, algunos granos de arroz se quedarán pegados a ella y podremos comprobar su textura y su sabor. Dependiendo del tipo de arroz que sea (largo, corto, quinoa, etc.) puede que ya esté terminado o le queden un par de minutos para finalizar.
  10. Vuelve a tapar tu olla y revisa cada 2 o 3 minutos, dependiendo de cómo hayas visto tu arroz hasta que esté finalizado. En total, el arroz necesita entre 7 y 15 minutos para cocinarse del todo, dependiendo del tipo de arroz que estemos utilizando.
  11. Debemos tener cuidado con dejarlo demasiado tiempo cocinando porque se nos puede quemar o quedarnos demasiado pegajoso y puede que no nos guste así. Es por ello que cuando veamos que nuestro arroz tenga la textura, el sabor y el tamaño que queremos, es el momento de apagar el fuego, taparlo y dejarlo reposar 10 minutos para poder comerlo, solo o acompañado.

Cómo cocinar arroz

Consejos para cocinar arroz

• No olvides el tipo de olla que vas a utilizar, ya que puede que te salga mucho arroz o muy poco y no hayas elegido la olla adecuada.
• El aceite es IMPRESCINDIBLE, ya que nadie quiere pelearse con los granos de arroz pegados en el fondo de un caldero.
• Vigila el fuego ya que podemos creer que está bajo o muy fuerte y echar a perder todo el arroz porque nuestra placa o quemador es demasiado potente o muy débil.
• No lo remuevas demasiado y así conseguirás que esté suelto y no se quede como si fuera una masa.
Nunca eches dos tipos distintos de arroz ya que uno se terminará de cocer antes que el otro y, por lo tanto, se nos puede quemar.
• Si optamos por tostar un poco el arroz en el aceite antes de añadir el agua, es mejor añadirla ya caliente así no nos saltará el aceite.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.