Cómo cocer la quinoa

Cocer la quinoa es algo que probablemente muchos no sabéis como se hace. Y es totalmente normal, ya que es un alimento que, aunque ha existido durante mucho tiempo, se ha empezado a conocer de forma popular hace algunos años. Y se ha empezado a conocer debido a que es un alimento que se utiliza mucho en dietas y en comidas vegetarianas. Además, aporta un montón de nutrientes y vitaminas a nuestra dieta. Es un alimento que se parece mucho al arroz y, en realidad, se suele utilizar como sustituyente del arroz. También se asemeja un poco al couscous, y también se suele utilizar en su lugar.

Con esto queremos decir que el sabor también tiene recuerdos de alimentos como el arroz o el couscous. Por eso, las recetas que solemos hacer con estos dos alimentos suele ir perfectamente con la quinoa. En este artículo vamos a explicar el paso que se debe realizar antes de preparar cualquier receta de quinoa. Cocer la quinoa.

¿Qué es la quinoa?

La quinoa no es, ni más ni menos, que una semilla. Lo que diferencia esta semilla de todas las demás es la cantidad de propiedades y nutrientes que posee. Como curiosidad podemos añadir que este alimento también se puede consumir a modo de cereal, ya que es muy versátil. La quinoa aporta a nuestra dieta elementos como la fibra, proteínas, grasas naturales, ácidos omega 3, calcio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y zinc. Además de vitamina B y vitamina E. Como podemos ver, es fuente de muchos nutrientes que son necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y de nuestro organismo. Su textura se puede considerar ligera y la gente suele opinar que este alimento tiene un sabor y un olor que se asemeja mucho al de frutos secos como pueden ser las nueces o las almendras.

¿Cuáles son las propiedades de la quinoa?

Antes de explicar cómo preparar la quinoa queremos acercaros a los diferentes beneficios que aporta al cuerpo y las propiedades que tiene.

  • En primer lugar, la quinoa es un alimento que no está compuesto por gluten. Por lo que, cuando se toma a modo de cereal, es un sustitutivo fantásticos para las personas celíacas (que no pueden consumir gluten).
  • Se ha comprobado que ayuda a regular los niveles de colesterol. Debido a su alto contenido en fibra y los lípidos insaturados que tienen, no aportan ningún tipo de grasas a la dieta. Por eso, favorece la circulación de la sangre.
  • Es un alimento perfecto para las dietas porque no aporta azúcares ni grasas. Por lo que nutre a la vez que aporta la cantidad justa de glúcidos.
  • También contribuye a luchar contra el estreñimiento debido a su alto contenido de fibras.

Cómo cocer la quinoa

Ahora sí, vamos a explicar cómo cocer la quinoa.

Antes de cocer la quinoa hay que lavarla bien

Muchas personas cometen el error de cocer la quinoa directamente. Y, por este motivo, comentan que la quinoa es un alimento muy amargo. Y es que la quinoa está recubierta por una sustancia que se denomina saponina. Esta es la sustancia que le da ese sabor amargo a la quinoa. Y, cabe decir, que si ingerimos cantidades exageradas (ojo, cantidades exageradas), puede resultar tóxica o provocar malestar estomacal ocasional. Como curiosidad cabe decir que con esta sustancia llamada saponina, es con la que se elabora el jabón. Por eso, antes de cocer la quinoa, debemos lavarla correctamente.

Cuando compramos la quinoa en una tienda, ésta ya suele venir lavada en el proceso de elaboración. Pero, como en todo, es posible que queden restos entre la quinoa. Por esto es que repetimos con tanto ahínco que es necesario lavar la quinoa antes de consumirla.

Para lavar correctamente la quinoa, cogeremos un recipiente amplio y lo llenaremos con agua. Ahora metemos dentro del recipiente la quinoa y con los dedos frotaremos todas las semillas. A medida que vayamos haciendo esto, el agua se irá poniendo un poco oscura. Esto nos indicará que la saponina está saliendo de la quinoa. Después, escurriremos la quinoa en un colador. Y ahora tendremos que repetir este proceso hasta que veamos que el agua ya no sale oscura. Se suele necesitar alrededor de tres o cuatro repeticiones para conseguir que el agua salga completamente limpia.

Cocer la quinoa

Una vez la hayamos lavado bien debemos escurrir muy bien antes de cocer la quinoa. Cuando la tengamos lista, es el momento de cocerla. En primer lugar tendremos que coger una olla grande y llenarla de agua. La proporción entre quinoa y agua es muy parecida a la del arroz. En este caso, para cocer la quinoa se necesita el doble de agua que de quinoa. Es decir, que si quieres hacer un vaso de quinoa, necesitarás dos de agua.

Pues bien, ponemos el agua dentro de la olla y dejamos que hierva. Una vez haya llegado al punto de ebullición y el agua esté lista, agregamos la quinoa. Ahora solo tenemos que dejar que hierva durante 15 o 20 minutos a fuego medio con la tapa de la olla puesta. Para considerar que la quinoa se ha cocido correctamente y está hecha, debe tener una textura más bien blanda. Debe estar hinchada, no debe pegarse con las demás semillas y no debe tener un exceso de humedad. Cuando haya pasado el tiempo de cocción, pueden suceder dos cosas:

  • En primer lugar podemos probar la quinoa y ver que, efectivamente, está hecha pero que sigue quedando agua en la olla. En este caso, pondremos el fuego al mínimo y dejaremos que el agua se evapore. Recordad que no tendréis que quedar la tapa puesta esta vez.
  • La segunda opción con la que nos podemos encontrar es que la quinoa aún no esté hecha pero ya haya absorbido el agua de cocción. En este caso, solo tenemos que retirar la olla del fuego y esperar 5 minutos a que se termine de hacer.

¿Qué hacemos ahora?

Una vez veamos que la quinoa está hecha correctamente, tenemos que limpiarla de nuevo. Esto lo hacemos para asegurarnos de que quede perfecta. Muchas personas se saltan este paso porque no le ven importancia. Y no es obligatorio. Pero es muy recomendable.

Para aclarar de nuevo la quinoa solo tenemos que colocarla en un colador y abrir el grifo. Dejamos que el agua caiga por la quinoa para terminar de limpiarla. De esta forma habremos conseguido quitarle todo el sabor amargo que tiene de forma natural este alimento.

Cuando la hayamos limpiado, tendremos una quinoa lista para usar en cualquier receta. Como decíamos antes, la quinoa se puede usar en las mismas recetas en las que usamos el arroz o el couscous. Ahora solo tienes que dejar volar tu imaginación y empezar a introducir este alimento en tu estilo de vida. Es normal que al principio te resulte raro o no te guste demasiado, pero verás que cuando empieces a tomarla de forma habitual, verás que no puedes desprenderte de ella. Además, teniendo en cuenta la cantidad de nutrientes que contiene, nos aportará muchos beneficios a nuestro organismo.

Esperamos que este artículo os haya gustado y que también hayáis aprendido cómo cocer la quinoa de la mejor forma posible. Estaremos encantados de que nos dejéis en los comentarios qué tipos de recetas habéis elaborado a partir de quinoa cocida.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.