Cómo cocer alcachofas

La alcachofa es una verdura que aporta muchísimos beneficios para la salud. Mayoritariamente, la gente las consume para adelgazar, ya que esta verdura ayuda a perder peso por su bajo contenido calórico (son sólo 44 calorías por pieza) y contiene una gran cantidad de fibra. La fibra ayuda a un buen tránsito intestinal y también sacia y como es muy diurética, ayuda a perder toxinas y líquidos almacenados en el organismo. Es una verdura que ayuda a depurar también el hígado, produce la estimulación de la bilis y por ende, está muy recomendada en las enfermedades de carácter hepático.

Obviamente, también dependerá de cómo se cocinen las alcachofas, porque con estas verduras podemos hacer infinidad de platos… pero ojo, no todos son poco calóricos.

Los hay que son una bomba contando las calorías (aunque están buenísimos) como son las alcachofas rebozadas, en conserva, las alcachofas fritas… las hay también con opciones muchísimo más saludables o poco calóricas, como hervidas, hechas a la brasa, alcachofas cocidas, alcachofas con jamón, tomar su propio caldo (ayuda mucho a depurar el organismo), etc. Dicho esto, vamos a enseñaros a cómo cocer las alcachofas y daros también desde doncomos.com varios tips para que no se oxiden las alcachofas, conservarlas correctamente y saber cocinarlas.

En este artículo también te explicamos cómo cocinar alcachofas y seguro que será de tu interés.

Instrucciones para cocer alcachofas

  1. Para preparar las alcachofas si las vas ha cocinar el mismo día que las compras o como mucho al día siguiente, con guardarlas en la nevera, es suficiente. El consejo o el truco, es que las guardes sin más. No las laves, no las cortes, no le quites hojas… déjalas tal cual. Hay gente que como truco (probadlo si queréis), lo que hacen es coger una bolsa de plástico para congelar, meten las alcachofas dentro y las colocan en la parte más fría de la nevera. Así se conservan mejor.
  2. Si, por el contrario, vas a estar días sin poder cocinarlas, lo más recomendable sería, que las congelaras. Básicamente, para que no se estropeen. Después puedes descongelarlas y no pasa nada. Lo único que debes hacer en este caso (al contrario de lo que se hace si se guardan en la nevera) es que se tienen que limpiar, después quítale las hojas y antes de meter en el congelador, debes o bien cocerlas o escaldarlas.
  3. Muchos son los que cuando ponen las alcachofas a cocer, se creen que basta únicamente con ponerlas con agua y sal y a esperar. Si lo hacéis de este modo, dejadme deciros, que mal… la alcachofa es una de las verduras que más se oxidan y, además, más rápidamente lo hacen. Luego ocurre que están feas, que no queda bien emplatado por el color que ha cogido… y un largo etcétera.
  4. Intentad comprar las alcachofas que sean todas más o menos del mismo tamaño. No empecéis a coger unas enormes y otras pequeñas, porque entonces cuando las pongáis a cocer, unas se harán antes que otras. Lo que interesa, es que más o menos, se hagan todas a la vez. Pero esto también es recomendable para cualquier otro tipo de cocción, ya sea si hacéis las alcachofas hervidas, al horno, a la brasa, etc.
  5. Coge una olla, ensaladera o un cuenco grande y añádele agua.
  6. Ahora en este punto tienes dos opciones, pero dependerán de que sabor te gusta más. Realmente no hay una mejor y otra peor, simplemente, una puede tener sabor a un condimento u otro. Lo que más se utiliza es el limón y el perejil… por tanto, vosotros/as, decidís.
  7. Pela las alcachofas y cuando estén peladas, ves colocándolas en el cuenco que habías llenado con agua y limón o perejil. Es importante que lo hagas, porque eso evita que se oxiden. El decir oxidado, hace referencia, a que cogen un tono oscuro o negruzco que queda bastante feo.
  8. A continuación, coloca la olla con agua, perejil o limón y sal a hervir. Las alcarchofas irán dentro también pero ya las tendrás peladas. Tienes que ir pelando hasta que veas que has llegado a las hojas que son tiernas. No lo quites todo porque si no, te quedarás prácticamente sin la verdura. Y si, no te asustes, porque las alcachofas cuando se pelan pierden mucho volumen y se quedan casi en “nada”.
  9. Con el cuchillo, corta las puntas que estén negras y también el tallo. Para que sepas a simple vista hasta donde hay que hacerlo, es hasta que llegues a las zonas más claritas o blancas.
  10. Otro truco que no hemos probado pero que lo recomiendan para que las alcachofas no se suban a la superficie pudiendo así quedar oscuras por la oxidación ni voltearse, es colocar sobre las alcachofas y dentro de la olla con el agua, un trapo. Si, tal cual. Eso si la olla es la tradicional y no se le pone la tapa.
  11. El tiempo que debes dejarlas cociendo son entre 20 minutos y media hora. Dependerá del nivel del fuego (recomendado medio alto) y el tamaño de las alcachofas. Cuanto más grandes, más tardarán en hacerse.
  12. Si en vez de una olla tradicional o cazo, utilizáis una olla exprés, el tiempo de cocción será muchísimo menor. Seguramente en poco más de quince minutos, ya estarán listas.
  13. Cuando estén cocidas, apártalas del fuego con cuidado de no quemarte y deja que se enfríen. Pero ojo, no las retires del agua. Déjalas tal cual.
  14. Para saber cuándo están listas y no sacarlas duras, tendréis que ir pinchando las alcarchofas con un cuchillo. Si veis que cuesta, es que están duras y no se han terminado de cocer. Si, por el contrario, el cuchillo se clava y se hunde sin problemas, es que ya están blanditas y podéis retirarlas del fuego.
  15. Cuando las hayas retirado del fuego y ya no quemen, coge la espumadera para poder coger las alcachofas sin que se rompan y ves colocándolas en un colador. Así perderán toda el agua. Puedes dejarlas sobre unos papeles de cocina absorbentes para que no quede nada de agua y a continuación, prepara el plato que tuvieras ideado.
  16. Si quieres comerlas tal cual, así cocidas, puedes echarles un poquito de aceite de oliva y sal y están buenísimas (aparte de sanas y muy poco calóricas).

¿Que necesitas para cocer alcachofas?

  • Una olla o cazuela para cocer las alcachofas.
  • Una olla exprés si quieres tardar mucho menos.
  • Las alcachofas.
  • Agua para cocer las alcachofas.
  • Sal.
  • Platos.
  • Un cuchillo.
  • Aceite de oliva (unas gotitas).
  • Limón o perejil.
  • Trapos de cocina o guantes (para no quemarte cuando retires la olla del fuego).

Consejos para cocer alcachofas

Es una verdura que se encuentra, sobre todo, en épocas de final del invierno. Como hay exceso de esta verdura en esta época, es también cuando más barata se puede comprar.

En la gastronomía mediterránea es prácticamente un básico, se consume muchísimo pero no todo el mundo sabe, la multitud de beneficios que aporta. No solo está buenísima, también lo es a nivel de salud. Como cualquier otra verdura, están formadas en casi su totalidad, de agua. Por eso ayudan a la perdida de peso, a mantener la línea o eliminar líquidos.

Entre sus múltiples vitaminas destacamos el potasio, el hierro, el fósforo, el magnesio, la vitamina B6, la Vitamina C, folatos, tiamina, esteroles (que absorben el colesterol desde el intestino), etc.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.