Cómo cocinar arroz integral

¡Sí que es posible la comida sana y sabrosa! ¿Cómo crees que cada día se suman más personas a las estadísticas de vegetarianos y veganos? El arroz integral termina siendo un favorito de ellos, ya que, tomando en cuenta su sabor y positividad nutritiva; termina ganando la pelea, sustituyendo por completo la utilización del arroz blanco. De todas formas, si no tienes nada que ver con los amantes de lo orgánico, y solo quieres incursionar un poco con este alimento tan beneficioso y rico; sigue leyendo para convencerte de que es un abanico de posibilidades en la cocina, tanto como el arroz blanco convencional.

cocinar arroz integral

¿Por qué es bueno consumirlo?

Este arroz pardo (como también se le llama) conserva el salvado y el germen; estos son subproductos resultantes de la molienda. Los dos tipos de arroz le aportan a nuestro organismo vitaminas, calcio, hierro, potasio, fibra, magnesio, proteína y ácidos grasos. La gran mayoría de estos minerales y nutrientes se pierden en el arroz blanco debido al proceso antes mencionado. En resumen, por su composición ayuda a evitar la diabetes, la obesidad, enfermedades cardiovasculares y reduce la presión arterial. Ahora ya sabes por qué es favorito. Además de su sabor particular, claro.

Molestias recurrentes a la hora de cocinarlo

Es un poco complicado al principio, no vamos a negarlo. Muchas personas afirman que al intentar cocinarlo por sí mismas, les resulta duro, crujiente; incluso todo lo contrario: pegadizo. Puede quedar blando por fuera y duro en el interior. Sucede por la capa que lo recubre (salvado). Pero no es imposible llegar a entender cómo cocinarlo. Todo ha de aprenderse y hoy sabrás algunos trucos para preparar sin problemas el arroz integral.

arroz integral

Instrucciones para cocinar arroz integral

Estos son 5 métodos diferentes:

  1. Déjalo remojado desde la noche anterior. Utiliza agua tibia (lo que es temperatura ambiente en climas cálidos). Coloca el recipiente en un lugar fresco, cúbrelo con su respectiva tapa o un paño limpio; estarás así protegiendo el arroz de posibles insectos o polvo. Mediante este sencillo truco lograrás comenzar a ablandarlo con antelación, consiguiendo que, para el momento de elaborarlo, al menos su dureza ya no sea un problema.
  2. Ponlo en remojo en agua fría, desde 45 minutos a 1 hora antes de la cocción. Este método va para aquellas personas que no tienen el tiempo de esperar una noche completa para suavizarlo. Es importante que la temperatura del agua sea lo más fría posible (sin llegar a ser precisamente congelada); esto te lo recomiendo porque pasados unos minutos el agua comenzará a ceder a los grados centígrados de su entorno, y entonces ya no será fría (sobre todo en países tropicales). Quizá puedas cambiar el agua solo una vez más durante este proceso.
  3. Cocer en aceite. Sí, no te espantes. Sin embargo, sigue leyendo, de seguro no es lo que estás pensando; así que antes de causar un accidente y dejar tu arroz integral quemado, aprende bien esta técnica. Su origen viene de los intentos por aumentar su sabor (que es válido para ello también); y es pasado por el aceite tan solo unos poquísimos segundos antes de agregar el agua. Aprende en este artículo a cocer arroz integral.
  4. Nosotros, para este método lo dejaremos más que unos cortos segundos. El fuego debe ser muy bajo. Nunca pongas a calentar previamente el aceite, el cual debe cubrir el arroz pardo (sin que sea excesiva cantidad). La razón por la que debe estar cubierto, es porque no lo estaremos revolviendo, será otra manera de dejarlo reposar. Déjalo ahí durante un minuto o tres; si ves que el aceite comienza a burbujear ha sido demasiado, o el fuego está muy alto. Pasado esto, puedes retirar el aceite sobrante y utilizarlo para otra receta.
  5. Reposar después de la cocción. Esta es la práctica que utilizan aquellos que menos tiempo tienen para hacer el arroz integral.

Para ello debes primero echar el arroz en gran cantidad de agua burbujeando; pasada una media hora (y con la olla destapada, fuego de medio a alto), cuela muy bien el contenido. Rápidamente llévalo a reposar dentro de la olla de presión que utilizaste (esta vez tapada, sin escapes y sin agua). Déjalo ahí por 10 minutos. Al sacarlo tendrás un increíble arroz integral blando y esponjoso.

Nota: Cabe volver a recalcar que cada una de las enumeraciones es un método diferente al otro. No te recomiendo que los utilices todos a la vez, pues el arroz integral podría quedarte pegajoso.

¿Qué debes saber antes de iniciarte como chef del arroz integral?

Es mucho más duro que el arroz blanco, por ello tendrá que ser sometido a más cocción o diferentes formas de suavizado.
Para preparaciones más sanas, acompáñalo solamente con aceite de oliva de preferencia extra virgen .
Dependiendo del método que elijas, puede variar el tiempo de cocción.

Por lo general, si no utilizas ninguna técnica de pre ablandamiento, el tiempo está aproximadamente sobre los 50 minutos. Si utilizas alguna, pues podrías tenerlo listo en media hora.
Al ponerlo al fuego, debes estar consciente de que llevará más agua que el arroz blanco, debido a su dureza y los largos periodos a los que se somete en la cocción.

Consejos para cocinar arroz integral

  1. Indaga sobre platos nuevos con arroz blanco y adapta las recetas a esta variedad, al arroz pardo.
  2. Pruébalo en platos dulces. Es una sensación única. Hay dulces que incluyen arroz (por ejemplo: arroz con leche). Pruébalo, atrévete.
  3. Algunas recetas con arroz integral que no puedes dejar de probar son: con vegetales, con champiñones, con albahaca.

Si has llegado a esta parte del artículo, ya te sentirás más seguro para elaborar esos platos que has visto en las revistas. Recuerda que, para sorprender a tu familia es mejor hacer una primera prueba y entonces, para el segundo intento ya estarás más listo para dejar maravillados a todos.

 

 

¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 90,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.