Cómo asar malvaviscos

Seguramente hayamos visto en muchas películas a personas asando malvaviscos alrededor de una fogata. Parece que es como una tradición cuando la gente se reúne en un campo, bosque o camping hacer esto. ¿Nunca has pensado en hacerlos en tu propia casa? Si la respuesta a esta pregunta es afirmativa, este es tu artículo. Aquí te vamos a enseñar como asar un malvavisco.

¿Qué es un malvavisco?

Un malvavisco, llamado esponjita o esponja en España, es una golosina. Tiene un sabor dulce y puede comerse solo o acompañado de chocolate o galletas. Como su nombre indica, tiene una consistencia esponjosa y suele ser de color rosa o blanco. Son muy conocidos, sobretodo en Estados Unidos, donde se suelen tostar o asar al fuego. Es una práctica muy común.

Imagen de: https://ferdelarbre.wordpress.com
Imagen de: https://ferdelarbre.wordpress.com

¿Cómo se asan los malvaviscos?

Aquí te dejamos con todo lo que necesitas para asar malvaviscos:

¿Que necesitas para asar malvaviscos?

  • Malvaviscos. La cantidad que queráis dependiendo de cuántas personas vaya a comerlos.
  • Varas o pinchos. Este es el instrumento para pinchar los malvaviscos. Puedes escoger casi cualquier cosa que se parezca a un palo. Una buena opción es utilizar los palos de madera que suelen utilizarse para cocinar pinchitos.
  • Tabletas de carbón.
  • Encendedores de carbón.
  • Galletas. Podemos utilizar la marca que queramos, pero se aconseja que no sean muy grandes. Lo mejor es que sean cuadradas y finas.
  • Tabletas de chocolate.

Una vez tengas todos los ingredientes preparados, es hora de pasar a la acción. Para asar malvaviscos, debes irte a un parque o bosque donde puedas hacer fuego. Ten en cuenta que debe ser controlado y fíjate en no encender fuego donde no se debe. Lo mejor es hacerlo cuando te has ido de camping a alguna zona donde dejen hacer lumbres.

Cuando hayas elegido el sitio, podemos empezar:

Instrucciones para asar malvaviscos

  1. El primer paso a dar es encender la fogata. Este es el elemento principal, ya que sin un fuego donde asar, poco podremos hacer. Es mejor encenderla un rato antes de que vayamos a utilizarla, para que le de tiempo a las brasa a asentarse. Para empezar, necesitamos cosas secas que prendan con facilidad. Esto puede ser papel, hojas secas, rastrojos… cualquier cosa que tengas a mano que veas que esté lo suficientemente seca para que arda rápido.
  2. Haz un sitio en el suelo donde estará la fogata. Puedes hacer un círculo con piedras para que el fuego no se descontrole. Pon los rastrojos o lo que hayas elegido en el centro del círculo. Enciende algunas tabletas de carbón y colócalas encima de ellos. Verás que empieza a arder muy rápido.
  3. A continuación, ves echando palitos o ramas para avivar el fuego. Tenemos que ir controlando el fuego. Cuando veamos que se apaga, echamos mas ramas secas o papeles para que no se apague.
  4. Cuando sea estable y las brasas asentadas, procedemos a asar los malvaviscos. Para ello, cogemos uno o dos y los pinchamos en el extremo de uno de los palos o varas que hayamos escogido.
  5. Ahora, acercamos los palos con los malvaviscos pinchados a la fogata. No debemos acercar demasiado la esponjita al fuego, ya que si las llamas le da directamente, simplemente se quemará. Para hacerlo correctamente y que nos salga un buen malvavisco, hay que dejar una distancia prudencial. Con poner la golosina de 3 a 5 centímetros de distancia del fuego bastará.
  6. Cuando la parte más cercana al fuego del malvavisco se haya tostado, se pondrá de color marrón. En este momento, hay que darle la vuelta al palito que lo sostiene. De forma que ahora la parte que antes estaba arriba, quede cerca de la llama.
  7. Como la golosina es redonda, tendrás que seguir girando. Una vez que estén todos los lados tostados, habremos acabado. Retiramos el palo del fuego. Esperamos un poco a que se temple y ya podemos disfrutar de nuestro rico tentempié.
  8. Podemos ponerle acompañamientos si creemos que necesita un poco más de sabor. Para ello, cogemos galletas cuadradas y el chocolate que más nos guste. Sacamos los malvaviscos del palo (una vez no quemen) y lo ponemos encima de un cuadrado de galleta. Le ponemos encima un trozo de chocolate y lo tapamos todo con otro cuadrado de galleta. Al final nos quedará algo parecido a un sandwich muy dulce.

    Imagen de: http://www.radioactiveunicorns.com/
    Imagen de: http://www.radioactiveunicorns.com/

Como ves, es muy fácil hacer malvaviscos. Y es una forma divertida de pasar el rato cuando estás fuera de casa.

Precauciones

Como esta actividad se desarrolla al aire libre y con fuego, hay que tener algunas precauciones:

  • Como hemos hablado antes, es esencial que hagamos la fogata en un sitio que esté permitido. Si hacemos fuego en sitios donde no se puede, corremos el riesgo de que nos multen. Por eso, informaros bien siempre antes de hacerlo.
  • Hay que tener cuidado con el instrumento que usemos para pinchar las golosinas. Lo mejor es que sea de madera, ya que no conduce el calor. Si utilizamos un palo de metal o algo por el estilo, corremos el riesgo de que puede calentarse más rápido con el fuego y quemará. Si tenemos uno de metal, lo mejor es que lo agarremos con un trapo alrededor.
  • Nunca olvides apagar bien el fuego cuando termines la actividad. Echa tierra por encima al fuego para que se apague del todo y no queden brasas encendidas.

¿Se pueden asar malvaviscos en casa?

Sí, claro que se pueden asar malvaviscos en casa. No será lo mismo porque esta actividad es más divertida cuando estás al aire libre y rodeado de naturaleza. Pero si por alguna razón no puedes ir a un bosque o campo, o simplemente no te apetece ir, no tienes porque dejar de asar estas increíbles golosinas.

Para asarlos en tu propia casa necesitas muy pocas cosas: una vela y un mechero o cerillas.

Coloca la vela en un lugar donde no manche nada cuando se caigan las gotas de cera. Puedes ponerla sobre un plato cualquiera. Cogemos el mechero o la caja de cerillas y prendemos la mecha de la vela. Ahora seguimos los mismos pasos que cuando lo hacemos fuera de casa. Pinchamos el malvavisco en un palo y lo acercamos a la llama. Tampoco debemos acercarlo demasiado, porque sino acabará carbonizado. Lo pondremos a una distancia prudencial como en la otra forma, a unos 3 o 5 centímetros. Esperamos a que se dore un lado y cambiamos. Seguimos este proceso hasta que todas las partes de la golosina tengan un color marrón tostado.

Cuando estén hechos, solo tenemos que esperar a que se enfríen un poco para poder empezar a disfrutar de ellos. Y, como antes, podemos acompañarlos de galletas y chocolates para hacer un aperitivo muy rico y dulce.

Esperamos que esta receta os haya gustado y la hayáis compartido con vuestra familia y amigos y hayáis disfrutado de ella. Esta actividad es ideal para mantener conversaciones amenas a la par que se saborea un postre delicioso.

¿Te ha gustado?
21 usuarios han opinado y a un 85,71% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.