Uno de los platos más conocidos son los spaghetti. Procedentes de la gran cocina italiana y consumidos por todo el mundo, es uno de los platos más elaborados en nuestro día a día. La increíble cantidad de variaciones que puede presentar este plato es increíble. Puedes hacerlos casi con cualquier cosa. Como bien sabemos, la pasta acepta cualquier tipo de acompañamiento.

Además de estar riquísimos, los spaghetti son fácil de preparar y pueden ser tanto un plato diario como algo para una ocasión especial. En este artículo veremos cómo hacer unos increíbles spaghetti al más puro estilo italiano. Esto es, una pasta perfectamente cocida acompañada de una deliciosa salsa de tomate y carne picada.

¡Vamos a verlo!

¿Cómo se hace un plato de spaghetti?

Lo primero que debemos hacer es reunir todos los ingredientes necesarios para realizar esta receta:

¿Que necesitas para hacer spaghetti?

  • 500 gramos de spaghetti (si puede ser, de una marca italiana)
  • 400 gramos de carne picada de cerdo
  • Dos latas grandes de tomate triturado
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • Perejil
  • Orégano
  • Albahaca
  • Sal y pimienta
  • Queso parmesano rallado

Una vez tengamos todos los ingredientes, es hora de ponernos manos a la obra:

Instrucciones para hacer spaghetti

  1. Contrariamente a lo que se piensa, lo primero que debemos hacer no es cocer la pasta, sino hacer la salsa. Esto se hace así porque, si cocemos la pasta antes y nos ponemos a hacer la salsa después, nos va a llevar tiempo. Y la pasta se va a quedar seca y pastosa para el momento de servirla. Por eso, primero elaboraremos la salsa.
  2. En una sartén, echamos un chorro abundante de aceite de oliva, pero sin pasarnos. Que no supere el fondo de la sartén. Echamos toda la carne picada y sofreímos.
  3. Cuando la carne empiece a ponerse dorada, la retiramos de la sartén. Para que nos quede perfecta la carne que acompañará a la pasta, podemos hacer un pequeño truco. Si echamos directamente la carne después de sofreírla, soltará mucho líquido. Entonces, lo que debemos hacer es escurrir bien la carne para que quede seca.
  4. Ahora cortamos los ajos en pequeños trozos y se lo añadimos también a la mezcla. Cocinamos durante uno o dos minutos hasta que los ajos estén hechos.
  5. En este puto, echamos las dos latas de tomate triturado en la sartén y salpimentamos. Este es el momentos de añadir las especias que más nos gusten. Las más indicadas para esta receta suelen ser el orégano y la albahaca. Removemos para que todo quede bien integrado. Cocinamos el tomate durante 15 o 20 minutos para que se haga. Mantenemos el fuego bajo para que no se nos quede ni se agarre a la sartén. De vez en cuando, con una cuchara de madera, remueve la mezcla.
  6. Una vez escurrida, volvemos a ponerla en la sartén. Cortamos la cebolla en trozos pequeños y se la añadimos a la carne. Cocinamos hasta que la cebolla se ponga dorada.
  7. Es el turno de cocer los spaghetti. En una olla lo suficientemente grande, echamos agua. Las cantidades son proporcionales: por cada 100 gramos de pasta, añadiremos un litro de agua. Después echamos sal. Podemos hacerlo a ojo o, si queremos ser más exacto, lo recomendable es echar 10 gramos por litro de agua. Según los expertos, el momento de echar la sal es cuando el agua está hirviendo, no antes.
  8. Cuando el agua esté hirviendo, echamos la pasta. Ponemos los spaghetti de forma vertical, que caigan hacia los lados. Y, poco a poco, los iremos sumergiendo, empujando la parte de arriba. Pero hay que tener cuidado, ya que si apretamos muy fuerte, podemos romperlos.

    Imagen de: http://cocinayrecetas.hola.com/

    Imagen de: http://cocinayrecetas.hola.com/

  9. Una vez estén sumergida toda la pasta, remueve de vez en cuando con la cuchara de madera para que no se peguen a la olla. Mira el envase de la pasta para ver cuánto tiempo debe estar cociendo. Pero no te fíes totalmente de lo que pone, ya que los distintos tipos de olla o vitrocerámica pueden hacer que se hagan antes o después. Lo recomendable es que, cuando veas que ya no están rígidos, lo vayas probando para saber cómo están realmente.
  10. Cuando estén listos, saca los spaghetti de la olla y escúrrelos. Después, ponlos en la sartén donde está la salsa de tomate hecha y remueve todo bien. Añade la carne y vuelve a remover. Cuando esté todo bien impregnado, sácalos de la sartén y sírvelos en un plato.
  11. Este es el momento de echar el queso por encima de la pasta. Además, en la receta original, suelen poner dos hojas de albahaca por comensal encima de la pasta.
  12. Ya tenemos nuestro plato de pasta listo para comer.

Como puedes ver, no es un plato difícil de preparar y estará riquísimo. Es una receta que gusta tanto a niños como a mayores. Nunca defraudarás con este gran plato.

¿Qué otro tipo de plato puedo hacer con spaghetti?

Como sabemos, la pasta es el plato estrella de la cocina italiana. Por esta razón, hay muchas más variedades que puedes hacer. Si no quieres hacer el plato con carne o con tomate, a continuación, te dejamos otra receta que seguro que te gustará.

La otra gran receta de pasta italiana es la carbonara. Y la explicamos aquí:

Ingredientes:

  • 500 gramos de spaghetti
  • Medio vaso de queso parmesano rallado
  • Tres huevos entero + tres yemas
  • 150 gramos de panceta o bacon
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

  1. Como en esta receta la salsa no tardará mucho en hacerse, podemos empezar cociendo la pasta. Para hacerlo, seguimos los mismos pasos que hemos descrito antes.
  2. Mientras la pasta se cuece en la olla, vamos a preparar todo lo demás. En un recipiente ponemos los tres huevos enteros, las tres yemas y el queso rallado. Lo batimos todo con un tenedor y añadimos la pimienta negra y lo salamos. Reservamos.
  3. En una sartén, echamos un buen chorro de aceite de oliva. Cortamos en trozos pequeños la panceta (o el bacon) y lo añadimos a la sartén. Freímos la carne durante 5 minutos aproximadamente, hasta que veamos que está hecha.
  4. Cuando la pasta esté lista, la escurrimos bien. Ahora mezclamos la pasta con la panceta y añadimos los huevos batidos con el queso. Con el calor de la pasta y de la sartén apagada, los huevos se irán cuajando un poquito. Removemos todo bien y servimos. Podemos ponerle un poco de perejil bien picado. Ya tenemos nuestro plato de pasta a la carbonara.

    Imagen de: http://www.todosacomer.net/

    Imagen de: http://www.todosacomer.net/

Esta receta tampoco tiene mucho misterio y es de las que siempre gustan. Quizás te hayas fijado en que no hemos utilizado nata para hacer la salsa carbonara. Esto es así porque, en la verdadera cocina italiana, cuando se hace un plato de spaghetti a la carbonara, no se utiliza nata. La nata se ha añadido con el tiempo por otros países. Pero la receta original está hecha a base de huevo batido. Prueba a hacerla de este modo y verás que la nata no es tan importante. Además, de esta forma, estarás comiendo mucho más sano y con menos calorías.

Esperamos que esta receta os haya gustado y que hayáis disfrutado tanto cocinándola como comiéndola.

¿Te ha gustado?